Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

Dios nos está equipando en este inicio de año para que nos vaya bien, no solo el resto del año, sino el resto de nuestras vidas. Nos ha enseñado a honrarlo a través de las primicias, bendiciendo así todo nuestro esfuerzo del año, nos aconsejó que hablemos lo bueno y no lo malo, que cuidemos lo que escuchamos y la semana pasada nos enseñó que debemos renovar nuestros pensamientos y cuidar lo que dejamos entrar y sobre todo, lo que dejamos permanecer en nuestra mente porque ella es la fuente de nuestra vida.

(TLA) Proverbios 4:2323Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida.”

II       INTRODUCCIÓN

Después de saber cómo pensar, oír y hablar, estamos listos para tomar las mejores decisiones ora nuestra vida.

Debemos entender que todo lo que hagamos en nuestra vida estará precedido de haber tomado una decisión, de alguna u otra forma, aún si no tomas la decisión, habrás tomado la decisión de no tomarla, ¿me explico?

Deuteronomio 30:19-2019A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.”

Dios quiere que tomemos buenas decisiones. Todas las decisiones que tomemos debemos fundamentarlas en el amor a Dios y ver que esas decisiones nos hagan crecer espiritualmente antes que en cualquier otra área de nuestra vida, así que el mensaje de hoy lleva por título: Tomaré buenas decisiones.

 

III      DECISIONES TÁCITAS

Yo encuentro dos tipos de decisiones que la Biblia enseña a tomar: Las tácitas, las de facto, aquellas en que la Biblia es muy explícita y habla claramente, que no deja lugar a dudas de qué es lo que debemos hacer o no hacer, por ejemplo, los diez mandamientos: No matarás. No cometerás adulterio. No hurtarás. Gálatas 5:19 nos dice cuáles son las obras de la carne que no debemos hacer, y eso es muy claro. La Biblia nos dice lo que sí debemos hacer, debemos orar, leer la palabra, velar por los menos agraciados, etc. Esto es muy claro ¿Me está siguiendo?

 

IV      DECISIONES NO TÁCITAS

Pero quiero enfocarme en las decisiones que no son tácitas, esas en que la Biblia no dice tan claramente si puedes o no hacerlo, porque no todo en la Biblia son blancos y negros, hay decisiones que caen la mitad, que no sabes si lo que vas a decidir es de Dios o no es de Dios, son esas decisiones en que necesitas escuchar la voz de Dios y muchas veces Dios hace silencio y ahí comienza nuestra crisis, ¿Qué debo decidir? ¿cómo tomar buenas decisiones si Dios no me dice claramente que debo hacer o que no debo hacer?

Por ejemplo: ¿Puedo oír tal música? ¿Puedo bailar? ¿Puedo tomar? ¿Puedo tener novio? ¿Es pecado entrar en un bar? ¿Me puedo tatuar? ¿Me puedo poner un piercing? ¿Qué puedo comer? ¿Puedo tomar vino?

¿Puedo ver televisión? A la televisión le llamaron la caja del diablo, supe de una iglesia que prohibía jugar futbol, porque decían “esos que andan tras la cabeza de satanás”.

Sería imposible como hacer una lista extensa de todas las situaciones que podrías pasar y establecer lo que deberías hacer o no, así que lo mejor es que conozcamos cuatro principios o lo que yo llamaría los cuatro filtros que la Biblia enseña y que nos ayudarán a tomar esas buenas decisiones.

 

V       LOS CUATRO FILTROS PARA TOMAR BUENAS DECISIONES

  • ¿Te conviene o no te conviene? Lo primero que hay que preguntarse es si eso que vas a decidir te conviene o no te conviene.

1ª corintios 10:23(a)23Todo me es lícito, pero no todo conviene;”

Cuando dice que “todo me es lícito”, está hablando de las cosas que están fuera de lo que está prohibido en la Biblia. Ahora, separando lo que está permitido hay que saber que no todo lo permitido conviene.     Esas son las decisiones que caen en medio, que no están prohibidas, pero ¿Cómo saber si me conviene hacerlas?

En el original griego la palabra conviene se traduce como ventajoso, beneficioso, entonces, podemos preguntarnos: ¿Esta decisión beneficia mi vida espiritual? ¿Mejora mi vida espiritual? ¿Fomenta mi santidad? ¿Es conveniente para mi crecimiento?

Lo primero que debemos tener claro es que nuestra vida primero debe crecer y mejorar en lo espiritual para que podamos crecer en todo lo demás.

(NVI) 3 Juan 1:2Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente.”

Primero prosperamos espiritualmente y después prosperaremos en todo.

Entonces debemos preguntarnos si eso que vamos a decidir nos conviene, nos mejora nuestra vida espiritual, crecemos espiritualmente.

Obstáculos por vencer en la conveniencia.

Hay dos obstáculos que a la gente le impiden mirar si les conviene algo o no, lo primero es la falta de esfuerzo. Mucha gente tiene problemas con el esfuerzo que hay que hacer para lograr los propósitos. Vivimos en una época del menor esfuerzo. Gente que quiere lo bueno o lo mejor pero que implique el menor esfuerzo posible.

 El segundo es el desánimo: Gente que ya sufrió en el pasado, que le fue mal y no quiere volver a intentarlo otra vez porque ya se desanimó. Como si las cosas tuvieran que salir bien a la primera o a la segunda. Las mejores cosas de la vida generalmente cuestan mucho esfuerzo y muchos intentos antes de que se den.

  • ¿Te edifica o no te edifica? El segundo filtro es preguntarte si te eso que vas a decidir te edifica o no te edifica.

1ª Corintios 10:23(b)23 …todo me es lícito, pero no todo edifica.

Edifica significa crecer sólidamente. Esta decisión ¿Me da solidez espiritual? ¿Se afirma mi desarrollo espiritual? ¿Me hace mejor persona?

1ª de Corintios 14:26 dice al final: Hágase todo para edificar. Todo lo que hagamos nos tiene que edificar, tiene que ser para que mejoremos como persona.

Hay personas que no edifican en nada, el médico les dice que deben cuidar lo que comen y hacer ejercicio porque tienen los triglicéridos y el colesterol alto y ellos se comen dos o tres hamburguesas a la semana con refrescos de cola, y dicen: “Dios es el que me da la sanidad”, si, la sanidad es un regalo de Dios, pero la salud es una recompensa.

Gente que no edifica en su trabajo, en su escuela, no quiere superarse a sí mismo, no quiere mejorar, no le interesa ser más disciplinado, gente que no es puntual y no le importa.

Eso que vas a decidir ¿mejora tu salud? ¿te hace mejor persona? ¿Te hace crecer en algún área de tu vida?

  • ¿Te avanza o te retrasa? El tercer filtro es preguntarte si eso que vas a decidir te avanza o te retrasa.

Hebreos 12:1 1Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,

Tenemos una carrera por delante que es nuestra vida y la de por lo menos tres generaciones más o aún cuatro, pero debemos despojarnos del pecado y de todo peso. No son lo mismo.

Es claro que debemos quitarnos el pecado de encima si queremos correr bien esta carrera de la vida, pero dice también que nos quitemos todo peso. En el original la palabra peso se traduce como estorbo, impedimento, bulto o maleta.

Corredores de 100 metros planos.

Si un corredor de 100 metros planos, la noche anterior se va de juerga, alcohol y orgía, eso es pecado, seguro que no va a ganar. Pero si una mujer que corre los 100 metros se prepara, cuida su alimentación, calienta y estira antes de la carrera, todo bien, pero sale a correr con zapatillas de tacón y un abrigo de mink, ese peso tampoco la va a dejar correr. Por eso debes verificar si esa decisión te avanza o te retrasa.

Para tomar esa decisión debes preguntarte si te retrasará o te avanzará en tus propósitos. Hay gente que viene cargando con el peso de culpas que debe dejar de tener, o el peso de dolor, la tristeza, etc.

También hay personas que vienen cargando el peso de gente que Dios no les dijo que cargaran, gente tóxica que solo les retrasan en la vida.

Ese novio o ese amigo ¿te atrasa o te avanza en tu vida espiritual? Si sientes que desde que estás con esa persona, tu vida espiritual ha menguado, tienes que tomar la decisión de dejarlo.

No cargues con los Jonás, porque, aunque tengan buenas intenciones te hundirán el barco. No te lleves a Lot, no te lleves a tu parentela, si Dios no te lo dijo, porque te retrasará la carrera que Dios te ordenó que corrieras. Hay gente que te drena la energía.

Historia del caballo y el cerdito.

No te quieras hacer el super héroe redentor, si Dios no te lo dijo: Supe la historia de un caballo que estaba muy enfermo, el dueño mandó a llamar al veterinario y el veterinario le dice, debe tomarse este medicamento, si en cuatro días no mejora, habrá que sacrificarlo. Un cerdito estaba oyendo todo, el caballo no había oído, y el primer día le dan al caballo su medicamento, pero él no quiere tomarlo, el cerdito le decía “tómate el medicamento, si no te mejoras, te van a sacrificar. Al segundo día igual y al tercero el caballo no quería y el cerdo insistía, y al cuarto día, el cerdo le dice “ándale, tómate el medicamento amigo”, y el caballo de mala gana se lo toma y se comienza a sentir mejor, y al quinto ya andaba de pie, después ya andaba corriendo por todo el establo, y llega el dueño y lo ve corriendo y dice: ¡Eh!, el caballo se ha recuperado, celebremos, ¡matemos al cerdo para celebrar!

No te metas a “rescatar” la vida de alguien si Dios no te lo dijo, porque te van a sacrificar para celebrar.

Ese nuevo trabajo ¿te avanza o te retrasa? Si ahora llegas todo estresado a casa, le contestas mal a tu esposa, ya no ves a tus hijos, ya no tienes tiempo para el Señor, para orar y fortalecerte, ese trabajo te estará retrasando.

Ese socio con el que quieres hacer negocios ¿te va a ayudar a avanzar espiritualmente o cuando menos no te va a retrasar? ¿No te va a estar invitando a ti y a los empleados de tu negocio a los tugurios de la ciudad? verifica si te va a avanzar o a retrasar. ¿Es mentiroso? ¿Tienes valores correctos? Serán preguntas que debes hacerte para tomar esas decisiones.

  • ¿Te domina?

1ª Corintios 6:12(b) “todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

No debemos dejar que nada nos domine, aunque eso parezca bueno, porque se habrá convertido en una adicción, como pasa con el celular. Sin celular ya no somos nada, no valemos, ahora valemos según la capacidad de Gigas de nuestro celular.

¿Puedo ir al casino? ¡Cuidado! jugar no es pecado, pero es muy probable que el juego termine dominándote. Hay gente adicta a viajar, se endeuda con tal de viajar. Viajar es bueno, pero eso no debe dominarte.

Libertad, pero no para hacer lo malo.

1a Pedro 2:1616como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.

¡Cuidado!, no porque tienes muchos años en el Señor, puedes hacer lo malo con el pretexto de que eres muy maduro, te das permiso de ver películas B15, o inclusive C, llenas de contenido inmoral, porque tienes la madures y eres libre en Cristo.

Al final pregúntate si eso que vas a decidir te puede dominar o si ya te domina, ya sabes que decisiones debes empezar a tomar.

Debes oír a tu conciencia.

Si tu conciencia te acusa y no tienes paz, no lo hagas.

1ª Corintios 10:27-2927Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia. 28Mas si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud. 29La conciencia, digo, no la tuya, sino la del otro. Pues ¿por qué se ha de juzgar mi libertad por la conciencia de otro?”

No me quiero referir a la comida, porque hoy prácticamente se come de todo, aunque hay sus excepciones. Pero quiero enfocar al tema de la conciencia del otro. Debemos cuidar nuestra conciencia y velar por la conciencia del otro.

 

VI      CONCLUSIÓN

1ª Corintios 10:3131Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.”

Dice que todo lo hagamos para la gloria de Dios. Todas las decisiones que tomes debes pensar primero si eso que vas a hacer o dejar de hacer glorifica a Dios. Y estos filtros te ayudarán: ¿Me conviene? ¿Me edifica? ¿Me hace crecer espiritualmente? ¿Solidifica mi vida espiritual? ¿me hace mejor persona? ¿Me avanza o me retrasa? ¿Me domina o soy realmente libre?

 

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved