Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada le dimos honra a los padres y usando su ejemplo Dios nos dio la estrategia que todos debemos usar para ganar nuestras batallas.

Aprendimos que una parte fundamental de esa estrategia es vivir en el reposo de Dios, de donde toma sentido lo que dice Romanos 8:37 “Que somos más que vencedores”, porque aprendimos que Él pelea nuestras batallas y gana nuestras batallas.

Al final entendimos, con la vida de Mefi-Boset, como a muchos de nosotros, no solo a los papás, sino a todos nosotros, de una forma u otra, nos dejaron caer nuestros padres con sus errores involuntarios o imprudentes y sufrimos mucho, pero ahora, al recibir a Jesús nuestra vida es restaurada y hemos sido sentados a la mesa de Dios ¿Recuerda?

 

Hoy Dios quiere hablarnos acerca de lo que necesitamos entender y creer para ser totalmente restaurados y restituidos.

 

 

II          INTRODUCCIÓN

           

Cada año, al inicio, Dios nos da una palabra que será el fundamento de toda la predicación de ese año, y en este 2021 Dios nos dijo: Año 2021: “Y responderá Dios y será año de restitución”.

 

Y el Señor ha cumplido y ha hablado fuerte a mi espíritu para hacernos saber que esa es la razón por la cual nos ha dado todos estos últimos mensajes acerca del reino y de su gracia, su reposo y su justicia, porque su gracia, su reposo y su justicia son el fundamento de la restauración y restitución total de sus hijos.

 

Jeremías 23:3-4 “3Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán. 4Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Jehová.”

Cuando dice que levantará pastores que las apacienten, que significa que las alimenten y no teman más, es porque Dios está levantando una generación de pastores que predicamos de su gracia, que predicamos el Evangelio puro de la Gracia, pues le hemos quitado todo el marco de la Ley que habíamos venido predicando.

 

Y con el mensaje de hoy entenderemos que en su gracia es que ya hemos sido restaurados y restituidos, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: ¡Restaurados y restituidos!

 

 

III         RESTITUCIÓN TOTAL

 

Ser restaurados significa que Dios nos sana todas aquellas áreas del alma y de nuestro corazón que han sido lastimadas en el pasado por diversas circunstancias, aún de niños o desde el vientre de nuestra madre por la genética y nos hace caminar como verdaderos hijos suyos sanados, como le pasó al hijo pródigo al regresar a casa.

 

Ser restituidos significa que Dios nos entrega todo aquello que perdimos, que nos fue robado o arrebatado, incluso aquellos años que por todas estas razones hubiésemos perdido de nuestra vida.

 

Palabra para Plenitud en Cristo.

 

Lo que voy a leer a continuación es un versículo que Dios nos dio como palabra profética para esta iglesia desde hace varios años atrás, y hoy estamos listos para ver su cumplimiento:

 

Joel 2:25-27 “25Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.26Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. 27Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.”

Esta promesa dice que Dios restaurará todos los años perdidos de tu vida, cada minuto que pasaste en temor, preocupación, duda, culpabilidad, dolor, tristeza, rechazo, abandono, condenación, pecado o adicción, cualquiera que haya sido la langosta que se haya robado años de no vivir una vida de abundancia, Dios ha prometido que te serán restituidos.

¿Como es esto? Sigue diciendo Jeremías en el verso 5:

 

Jeremías 23:5-6 “5He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. 6En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra.”

Esto ya ocurrió hace casi dos mil años en la cruz del Calvario, y esto es lo que tienes que entender y creer para ser totalmente restaurado y restituido en todo: Que por la obra de Jesús consumada en la cruz, tú y yo ya hemos sido totalmente restaurados por dentro y restituidos por fuera, para decirlo de una forma más práctica.

 

El Evangelio de la gracia es el Evangelio de la restauración y la restitución.

 

Todos esos preciosos años perdidos peleando, sintiéndote rechazado, abandonado, lleno de dolor, tristeza, decepcionado, traicionado o en escasez, hoy, por la obra consumada de Jesús en la cruz son restituidos para ti y tus generaciones.

 

No tienes que hacer nada para que eso ocurra, no tienes que hablar con nadie, ni siquiera tienes que orar todos los días para que ocurra, solo tienes que entender y creer que este es el tiempo de esta profecía en tu vida y creerla con todo tu corazón. No de labios para afuera, sino que sea en ti una verdad absoluta a tu corazón. ¿Amén?

 

 

IV         RESTITUIDOS POR LA FE EN LA OBRA CONSUMADA DE LA CRUZ

 

Vamos a ver si esto nos ayuda a entender lo que significa creer en la obra consumada de Jesús en la cruz.

 

Gálatas 2:16 “16sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

Esto lo debemos tener bien claro, somos justos por la fe que tenemos en Cristo, pero específicamente, en la obra consumada de Jesucristo en esa cruz y su resurrección.

 

Ahora, la Biblia también dice que nuestros corazones han sido purificados por la fe en Jesús:

 

Este es el pasaje en que Pedro es llevado por un ángel del Señor a casa de Cornelio el centurión y allí, lleno el lugar de gentiles, el Espíritu Santo se derramó igual que en el aposento alto sobre puros judíos.

 

Hechos 15:8-9 “8Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; 9y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. 

¿Se arrepintieron los gentiles para que su corazón fuese purificado? No, solo por la fe sus corazones fueron purificados, de igual manera por tu fe en la gracia en la obra consumada en la cruz eres restaurado y restituido.

 

 

V          ENTIENDO EL TIEMPO DE LA GRACIA

 

Para que podamos entender mejor los tiempos que estamos viviendo, es necesario entender un pasaje en el que una coma nos da una gran revelación:

 

Lucas 4:16-21 “16Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. 17Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;19 A predicar el año agradable del Señor. 20Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

Lo hemos leído y predicado muchas veces, pero hoy quiero que pongamos atención en algo que nunca habíamos entendido antes: Dice la Biblia que “cerró el libro” y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes.

¿Qué tiene de relevante que haya cerrado el Libro de Isaías? Tenemos que entender que en la Biblia no hay nada dejado al azar, todo detalle, por pequeño que sea, tiene una gran relevancia cuando nuestros ojos nos son abiertos, por eso les insisto que leamos la Biblia despacio tratando de leer entrelíneas, claro, primero orando para que Dios nos abra los ojos espirituales y nos de entendimiento.

Para entender el detalle de por qué cerró el Libro debemos ir al original que está en Isaías 61:2

Isaías 61:1-2 “1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 2a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro;”

Jesús cerró el Libro de Isaías y dejó de leer hasta la coma, donde dice: que el vino a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová y ya no leyó donde dice: el día de la venganza del Dios nuestro, o sea, que lo que se cumplió delante de los ojos de todos ellos en esa sinagoga es que es el tiempo de la buena voluntad del Señor, o sea, que es el tiempo de la Gracia.

No es el tiempo donde Dios tomará venganza de nuestras malas acciones, es el tiempo de la Gracia.

Cuando dice: A proclamar el año de la buena voluntad del Señor, la palabra griega para voluntad es la palabra Dektos que significa: El tiempo más bendito cuando la salvación y los favores de Dios abundan profusamente, eso es la Gracia.

Las siete dispensaciones.

Este tiempo de la Gracia es conocido entre los teólogos como el tiempo de la Dispensación de la gracia, donde todo nos es restaurado y restituido por su gracia y no por nuestros esfuerzos o nuestras obras.

(Leer) Encontré esto acerca de las siete dispensaciones de la Biblia y te lo leo para que no te quede duda: El dispensacionalismo genérico divide la historia de la humanidad en siete dispensaciones distintas: la dispensación de la inocencia (De la creación hasta la caída de Adán), la dispensación de la conciencia (Desde la expulsión  del Huerto hasta el diluvio), la dispensación del gobierno humano (Desde Noé hasta la torre de Babel), la dispensación de la promesa (Desde Abraham hasta antes del Éxodo), la dispensación de la Ley (Desde el Éxodo hasta la cruz de Jesús), la dispensación de la gracia (desde su resurrección hasta hoy) y la séptima dispensación es la del reino milenario de Cristo (Cuando Jesús venga por segunda vez y ate al diablo por mil años) y ahí comenzará la venganza del Dios nuestro.

Pero mientras ese día llega estamos en el tiempo o la dispensación de la Gracia.

Es importante tener en cuenta que estas siete dispensaciones son una forma de entender lo que la Biblia nos ha revelado sobre los propósitos de Dios hacia los hombres. 

Estamos en el tiempo de la gracia, si lo entiendes y lo crees serás totalmente  restaurado y restituido porque eso ya sucedió hace casi dos mil años.

 

VI         ESCOGIDOS A VIVIR LA GRACIA DEL SEÑOR

Cierto es que estamos en la era de la gracia de Jesús, pero no todos los cristianos viven en la gracia, muchas iglesias son legalistas, predican la ley sin nada de gracia, la mayoría predican la gracia pero enmarcada en la ley, enseñando, que al final, son los esfuerzos de la gente lo que hará que sean perdonados y bendecidos, lo que es vuelve un perro mordiéndose la cola, un círculo vicioso. (Así lo hacíamos nosotros mismos hace dos meses atrás).

Pero lo que el Señor quiere es que en esta iglesia, que desde hace dos meses, Dios nos llevó al siguiente nivel de entendimiento y nos abrió los ojos espirituales para comenzar a predicar el Evangelio puro de la gracia, porque le hemos quitado todo marco u obstáculo a la gracia, Dios quiere que todos los miembros de esta iglesia vivan en la gracia.

Llamados y escogidos.

¿Usted ha escuchado ese versículo que dice: Muchos son los llamados pero poco los escogidos? Siempre lo entendí y lo prediqué diciendo que se refería a que muchas personas son llamadas a recibir a Cristo pero pocos son los escogidos para salvarse.

Pero hoy, a la luz de su gracia, entenderemos lo que verdaderamente significa ser llamados y escogidos.

Mateo 20:1-16 “1Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. 2Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. 3Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; 4y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. 5Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. 6Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? 7Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. 8Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal,  comenzando desde los postreros hasta los primeros. 9Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. 10Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. 11Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, 12diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. 13Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? 14Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. 15¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? 16Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.”

Los primeros creían que el Señor pagaba según el esfuerzo, y como a los últimos, a los de una hora les pagó un denario, e hicieron poquito esfuerzo, ellos pensaron que lo “justo” era que ellos recibieran doce denarios, porque habían hecho mucho más esfuerzo. Y por eso se enojaron contra el Señor porque a sus ojos no había sido justo.

Y el Señor les explicó: Yo le doy lo que es justo a los que confían en mí, que llamaremos “a los de la gracia”, y por eso a los postreros que solo trabajaron una hora les dio también un denario, todo lo que yo doy es justo porque soy el dueño de la viña, quien no confía en mi y quiere confiar más en su esfuerzo, a ese si le pago por su esfuerzo, pero le pago el equivalente a un doceavo de mi gracia.

Por eso les hizo entender: A ustedes, que llamaremos “los del esfuerzo” no les he hecho agravio me pidieron “algo”, en este caso, “un denario”, y eso les di. Pero a los que me “firmaron en blanco”, a los que creyeron en que yo soy justo, a “los de la gracia”, por haber trabajado una hora les daré un denario, ¿Saben por qué? porque yo soy bueno.

Y al final dice: Muchos son llamados y más pocos escogidos.

¿Sabes por qué habla de escogidos? Porque al otro día, el Señor de la viña, ¿A quiénes crees que escogió para ir a trabajar a su viña a “los del esfuerzo” o a “los de la gracia”? Pues a los de la gracia, a los que confiaron en Él, a los que saben y creen que el Señor siempre paga lo justo.

¿Y cuanto crees que les pagó al otro día, si el primer día por una hora les dio un denario, cuanto crees que les pagó por doce horas? Así es, pues doce denarios, porque el señor siempre es justo.

Al otro día, “los de la gracia” hicieron el mismo esfuerzo que “los del esfuerzo” pero recibieron doce veces más, porque ellos escogieron vivir en la gracia.

Así que concluimos que muchos son llamados a vivir en el Señor como cristianos, pero pocos son escogidos a vivir bajo su gracia, porque para vivir bajo su gracia hace falta salir de la dispensación de la ley que se basa en tus esfuerzos y entrar a vivir en la dispensación de la gracia que se basa en la obra consumada de Jesús en la cruz.

Dios quiere que tú seas de los escogidos para vivir en el reino de la gracia, así que confía en Él, cree que Jesús ya lo consumó todo en la cruz y que tu restauración y tu restitución ya fueron hechas. ¡Aleluya!

 

VII        MINISTRACIÓN

Cree que tu alma y tu corazón, por todo el daño, dolor y sufrimiento en tu pasado, aun desde el vientre de tu madre o tu niñez, hoy están siendo restaurados por la obra de Cristo en la cruz.

Cree que todos los años perdidos por el divorcio de tus padres, o tu divorcio, el abandono, el rechazo, los pleitos y la escasez económica, hoy están siendo restituidos por la obra consumada de Cristo en la cruz, solo cree que es su justicia que está actuando ahora para los que confían en Él.

Y verás como todas las bendiciones que estaban detenidas esperando tus esfuerzos hoy son derramadas por su gracia y su favor.

Y entonces tú puedas decir: He sido escogido el día de hoy para ser restaurado y restituido en todo por confiar plenamente en la obra consumada de Jesús en la cruz.

Cierra tus ojos y repite esta oración después de mí: Hoy he entendido y creído- que he sido escogido – para ser restaurado y restituido en todo - por confiar plenamente – en la obra consumada- de mi Señor Jesús en la cruz – Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved