Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

Hay un consejo muy famoso y popular que dice: “A la gente no les des el pescado, mejor enséñalos a pescar”, en el contexto de no hacer a la gente codependiente de nadie, sino más bien, que pueda valerse por sí misma y crecer.

Algo así me ocurre a mi como pastor de esta congregación, me gusta mucho alimentarlos con la palabra de Dios, yo solo me siento el mesero que sirve la comida, pero también me interesa mucho que usted aprenda a alimentarse usted por su cuenta.

No para que deje de venir o crea que no necesita una iglesia, porque todos estamos aquí para unirnos como cuerpo de Cristo y conectar a otros con Su Cuerpo, pero sí para que cada vez que usted lea la palabra de Dios, pueda entenderla mejor y sobre todo, sepa como ponerla por obra.

(Por eso subimos a la internet y enviamos por WhatsApp los textos de las predicas desde hace más de diez años).

Hoy Dios nos quiere enseñar que debemos estudiar las Escrituras a la luz de la cruz.

 

II          INTRODUCCIÓN

La palabra de Dios dice:

(NVI) Salmos 103:1-5 “Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias; él rescata tu vida del sepulcro y te cubre de amor y compasión; él colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas.”

Este es el corazón de Dios, Él quiere que alabemos su nombre en todo tiempo y lugar, no solo los días del servicio, pero también quiere que recordemos todos los beneficios que Cristo compró en la cruz para nosotros.

Aquí nos da una mirada conceptual de sus beneficios y nos enseña a mirar esos beneficios a la luz de la cruz, por eso dice que Él perdona todos tus pecados y sana todas tus enfermedades, y eso lo tenemos claro que sucedió en la cruz ¿cierto?

Rescata del hoyo tu vida, que significa que te da salvación, vida eterna y vida en abundancia, y eso también sabemos que sucedió en la cruz.

Pero también dice que te cubre de amor y compasión, obvio, desde la cruz y el te colma de bienes tu vida y te rejuvenece, también desde la cruz.

¿Puedes mirar como está hablando que la cruz nos otorga beneficios espirituales, emocionales, corporales, materiales y en general para todas las áreas de tu vida?

De aquí que el mensaje lleva por título: Reflectores a la cruz (No olvides ninguno de sus beneficios).

           

III         RECORDANDO ALGUNOS DE SUS BENEFICIOS

Hemos estado enseñando desde hace seis meses y medio, casi treinta mensajes, veintinueve con este, para ser exactos, acerca de la importancia de entender y creer que ya no vivimos bajo el pacto de las obras, ni buenas ni malas, llamado el pacto de la ley, sino que vivimos bajo el pacto de la gracia y de su favor inmerecido.

La palabra dice que no olvidemos ninguno de sus beneficios, así es que hoy vamos a recordar algunos de los beneficios que hemos aprendido que trae su Gracia para nosotros.

1.- Que todos hemos pecado y debiendo estar destituidos de la gloria de Dios, hemos sido justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

2.- Que nos podemos sentar a recibir todo lo que Jesús ha ganado para nosotros en la cruz, como María lo hizo.

3.- Que Jesús desarmó al diablo y lo dejó sin poder al clavar la ley (o el acta de decretos) en la cruz. Y si el poder del pecado es la ley y ya no hay ley, ni el pecado, ni el diablo tienen poder contra ti.

4.- Que Jesús nos da su descanso y su reposo.

5.- Que somos justos a los ojos de Dios, no por lo que hacemos bien o mal, sino por la obra consumada de nuestro Señor Jesucristo en la cruz.

Algunos beneficios de los justos que específicamente se mencionan en los Salmos y Proverbios:

  • Que su bendición está sobre el hogar de los justos. Proverbios 3.33
  • Que el justo se ve coronado de bendiciones. Proverbios 10:6
  • Que lo que el impío teme, eso le vendrá; Pero a los justos les será dado lo que desean. Proverbios 10:24
  • Que la casa de los justos permanecerá firme. Proverbios 10:27
  • Que los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias. Salmos 34:17

Así, hay más de cien versículos que hablan de los beneficios para los justos.

6.- Que tú y yo ya hemos sido totalmente restaurados por dentro y restituidos por fuera, por la fe en Jesucristo.

7.- Que somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez y para siempre.

8.- Que no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.

9.- Que al renovar nuestra mente con la gracia podemos comprobar que su voluntad es buena, agradable y perfecta.

10.- Que podemos pedirle en grande, porque si no escatimó ni a su propio Hijo, como no nos dará, juntamente con Él, todas las cosas.

Antes de seguir haciendo memoria de sus beneficios, déjame enseñarte algo más.

 

IV         CON LOS REFLECTORES EN LA CRUZ

(NVI) 2ª Timoteo 2:15 “15 Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.”

El apóstol Pablo invita a Timoteo a presentarse como obrero que interpreta correctamente la Escritura.

Y eso también nos invita a nosotros, que interpretemos las Escrituras correctamente y para eso debemos aprender a dividir adecuadamente los dos pactos que hay en la Biblia.

(NVI) Osas 4:6 “pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.”

Hay dos pactos en la Biblia.

Recordemos o aprendamos que en las Escrituras podemos ver que hay dos pactos que hizo Dios con sus hijos: El pacto de la ley, que abarca desde Moisés y los profetas hasta Malaquías y el nuevo pacto de la gracia que comienza con la cruz de Cristo y su resurrección hasta el día de hoy.

Por eso tu Biblia está dividido en Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.

La palabra Testamento en el original griego es la palabra Diathēkē, que significa la celebración de un pacto o promesa en un acuerdo solemne.

Así que Antiguo Testamento significa Antiguo Pacto, y Nuevo Testamento significa Nuevo Pacto.

Por eso Jesús dijo:

(NVI) Lucas 22:20 “20 De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo: —Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.”

Pero solo uno está vigente.

Ojo a esto que es muy importante: Aunque hay dos pactos en tu Biblia, solo uno está vigente.

No es que los dos estén vigentes, solo uno, el nuevo pacto de la gracia.

Si bien es cierto el primero fue el pacto de la ley, ese ya no está vigente porque Dios miró que no era lo mejor para sus hijos y nos lo cambió por el pacto de la gracia.

(NVI) Hebreos 8:6-8 y 13 “ Pero el servicio sacerdotal que Jesús ha recibido es superior al de ellos, así como el pacto del cual es mediador es superior al antiguo, puesto que se basa en mejores promesas. Efectivamente, si ese primer pacto hubiera sido perfecto, no habría lugar para un segundo pacto. Pero Dios, reprochándoles sus defectos, dijo: Vienen días —dice el Señor—, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.13 Al llamar “nuevo” a ese pacto, ha declarado obsoleto al anterior; y lo que se vuelve obsoleto y envejece ya está por desaparecer.

Aquí nos lo deja muy claro el escritor del Libro de Hebreos, que se cree que fue el apóstol Pablo, que el pacto de Moisés o el pacto de la ley es antiguo y obsoleto y ha sido cambiado por el pacto de la gracia, del cual Jesús es el mediador y dice que este nuevo pacto es superior al primero.

No permitas que nadie te diga que si no cumples con todos los requisitos de la ley Dios no te dará éxito, porque tu éxito no está basado en tus buenas obras o en dejar de hacer malas obras, tu éxito está basado en la obra consumada perfectamente por Jesús en la cruz del Calvario.

Leamos el Antiguo Testamento con los reflectores puestos en la cruz.

Ahora, ¿Esto significa que ya no debemos leer el Antiguo Testamento? Claro que no.

Hay que seguir leyendo el Antiguo Testamento, pero como dice el título de este mensaje, con los reflectores puestos en la cruz.

La explicación es esta: En el Antiguo Testamento Cristo está oculto y en el Nuevo Testamento Cristo está revelado.

Algunas tipologías de Cristo en el A.T.

¿Se acuerda cuando le enseñé que el campamento israelí estaba asentado alrededor del tabernáculo formando una cruz, y que si desdoblamos el Arca del Pacto lo que veremos es la cruz también?

Y todo el tiempo en el Antiguo Testamento vemos una sombra de lo que habría de venir, desde la estructura del tabernáculo, las ropas del sacerdote, los sacrificios de corderos inocentes para perdonar el pecado del pueblo, la sangre en los dinteles de las casas de los israelitas en Egipto para que no murieran los primogénitos, etc.

Leer el Antiguo Testamento se hace muy enriquecedor cuando los leemos con los reflectores puestos en la cruz de Jesús y se nos es revelado Cristo por todo el Antiguo Testamento. ¿Amén?

 

V          LA LEY NO ES PARA LOS JUSTOS

Para dejarlo aún más claro:

(NVI) Gálatas 3:24-25 “ 24 Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe. 25 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía.”

Aquí dice que la ley sirvió de guía al pueblo de Dios para llegar a Cristo, pero al llegar a Cristo, ya no estamos sujetos a esa guía que fue la ley.

Mira que claro lo dice también este pasaje:

(NVI) 1ª Timoteo 1:8-11 “Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido. Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres, para los asesinos, 10 para los adúlteros y los homosexuales, para los traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina 11 enseñada por el glorioso evangelio que el Dios bendito me ha confiado.”

La ley no está vigente para los justos como tú y como yo, que nos sabemos justos por fe y no por nuestras buenas obras.

Pero sí está vigente para que quienes no tienen fe en Jesucristo, a ellos les llama la Escritura: Desobedientes y rebeldes, impíos y pecadores.

Porque pecadores somos tú y yo también, ¿cierto? Pero por nuestra fe en Jesús y su obra consumada en la cruz, somos justificados, es decir, somos justos a los ojos de Dios, porque Él ya no mira nuestros pecados sino mira a Cristo de quien estamos revestidos, como dice:

(NVI) Gálatas 3:26-29 “26 Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, 27 porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. 28 Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. 29 Y si ustedes pertenecen a Cristo, son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.”

Como si fuera un vestido externo, Cristo nos viste de Él ante los ojos del Padre y de la gente. ¿Amén?

 

VI         LOS DOS PIES EN LA GRACIA

Algo importante es que debemos asegurarnos de que tenemos los dos pies del lado del pacto de la gracia y no un pie en cada pacto.

Porque al tener un pie en ambos pactos mezclamos las obras con la gracia y eso solo trae confusión y nos aleja de sus beneficios y bendiciones.

Dios no es bipolar.

Dios no puede bendecir una mezcla que lo muestra a veces enojado porque no cumplimos la ley, a la par que dice que nos quiere bendecir por su gracia, es decir, que la mezcla nos dice que Dios nos da bendición por la obra de su Hijo en la cruz, pero nos la quita por nuestras fallas ante la ley. ¿Qué clase de Padre sería este si sabe que es imposible que no fallemos?

La mezcla enseña que para Dios somos sus hijos amados en quien Él tiene complacencia, pero que de tanto en tanto rompemos nuestra comunión con él a causa de nuestras fallas y errores.

Así que por eso es necesario aprender a leer toda la Escritura con los reflectores puestos cien por ciento en la obra de la cruz y la resurrección.

 

VII        RECORDEMOS MÁS BENEFICIOS

Y si uno de los propósitos de este mensaje es que no olvidemos ninguno de sus beneficios, recordemos más beneficios de los que Dios nos ha enseñado a través de revelar a nuestros corazones el Evangelio de la gracia, de las “Buenas Noticias” de la gracia:

11.- Que somos sus hijos amados y que tenemos el derecho cada uno de nosotros de auto nombrarnos el discípulo que Jesús ama.

12.- Que nada podrá separarnos del amor DE Dios.

13.- Que como Él es, así somos nosotros en este mundo.

14.- Que nosotros tenemos la mente de Cristo, tenemos sus pensamientos.

15.- Que lo más difícil para nosotros, para Jesús es muy fácil. Nada es imposible ni difícil para Él.

16.- Que nuestro amor por Dios es una consecuencia de Su Amor por nosotros.

17.- Que somos irreversiblemente bendecidos.

18.- Que tenemos derecho a todo su favor inmerecido, porque no se basa en nuestras obras sino en la suya.

19.- Que tenemos el Qaráh de Dios, siempre estamos en lugar correcto y en el momento oportuno.

20.- Entendimos que la ley nos maldice, pero su gracia nos bendice porque creemos y confiamos en ella.

21.- Que tenemos la bendición de Abraham que incluye: el Éxito, la prosperidad económica, la fecundación y la longevidad.

22.- Que tenemos la bendición de Sara que incluye: Rejuvenecer, la sanidad total y las nuevas fuerzas.

23.- Que tenemos el perdón de nuestros pecados sin necesidad de confesión cuando ya hemos aceptado a Cristo como Señor y Salvador.

24.- Que Jesús está con nosotros permanentemente, cada minuto de nuestra vida, ayudándonos en todo.

25.- Que tenemos la sabiduría del Señor porque Él es nuestra sabiduría.

26.- Que tenemos su justicia porque Él es nuestra justicia.

27.- Que tenemos su santidad porque Él es nuestra santidad.

28.- Que somos salvos porque Él es nuestra redención. (1a Corintios 1:30)

29.- Que vivimos en paz porque Él fue castigado en la cruz para que nosotros viviéramos en paz. Esa paz es un pacto que Jesús hizo por nosotros.

30.- Que nosotros lo alabamos en todo tiempo y no olvidamos ninguno de sus beneficios, porque su gracia nos los recuerda en todo tiempo.

           

VII        MINISTRACIÓN

Estos son algunos de sus beneficios, que hemos recibido a través de los casi treinta últimos mensajes de la Gracia que hemos compartido

Toda la Escritura esta llena de beneficios para aquellos que viven bajo el pacto de su gracia. Declárelos como parte de sus oraciones diarias.

Incluya orar diciendo: Yo he sido hecho justicia de Dios en Cristo Jesús. Esto lo abarca todo.

Usted puede hacer de estos treinta beneficios su principal oración todos los días.

Mire toda la Escritura siempre con los reflectores de su corazón dirigidos a la hermosa cruz de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved