Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada entendimos que Jesús nos quiere abrir los ojos, las escrituras y la mente para que entendamos las revelaciones que el Padre nos quiere dar y podamos hacer todos los planes que Él tiene para nosotros.
(NVI) Lucas 24:45-4945 Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. 46 —Esto es lo que está escrito —les explicó—: que el Cristo padecerá y resucitará al tercer día, 47 y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. 48 Ustedes son testigos de estas cosas. 49 Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto.”

A los apóstoles les abrió la mente para que entendieran que después de que Él resucitara, se debería predicar el arrepentimiento y el perdón de los pecados en todo el mundo y ellos serían los primeros que lo harían, para lo cual necesitarían ser llenos del Espíritu Santo, por eso les dijo que serían revestidos de poder desde lo alto con la llenura del Espíritu Santo y en Hechos 2, en el Pentecostés, sucedió.
Por eso le dio las llaves del reino a Pedro, las llaves sirven para abrir puertas, y la puerta de la predicación del evangelio las abrió Pedro, por eso dice en Hechos 2:41, que a la primera predicación de Pedro se convirtieron como tres mil hombres, eso no lo puede hacer el hombre, eso lo hace el poder del Espíritu Santo.
La mente abierta es para entender lo que Dios quiere que hagamos conforme a su palabra.
 
 
II          INTRODUCCIÓN
 
Juan 15:1515Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.
Jesús no se conforma con que le sirvas, él te quiere hacer su amigo, alguien con quien tener una relación íntima y verdadera.
 
Mateo 7:21-2321No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”
Si algo le interesa a Jesús, no es que sepas decirle Señor, sino que le conozcas y él te conozca, que tengan una verdadera relación, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Quiero conocerte Jesús.
 
 
III         JESÚS ES ASOMBROSO
Hemos enseñado que para enamorarse bien de alguien hay que conocerlo bien, eso nos pasa con Jesús, entre más lo conocemos más nos enamoramos de Él y de su presencia en nuestras vidas.
Quiero compartir tres cosas que Jesús es y hace por ti, para que lo conozcamos más.
Jesús no pasa inadvertido.
Cuando Jesús pasó por la tierra en carne, hace casi dos mil años ya de eso, Jesús no era alguien que podía pasar inadvertido, o se le amaba o se le odiaba pero nunca indiferente.
Jesús atraía a las multitudes y repelía a otras multitudes, las de los fariseos, Él les decía: Hipócritas, generación de víboras, sepulcros blanqueados, y ellos decía que él era un perturbador, un revoltoso, que tenía demonios y que blasfemaba, porque decía que era el Hijo de Dios.
Solo una persona en la Biblia lo encontró indiferente, ni asombroso ni revoltoso, ese fue Poncio Pilato, Pilato dijo: Yo no hallo delito en él, tampoco se asombró por ser Jesús el Hijo de Dios, y por eso dice la Escritura:
Mateo 27:24 24Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros.”
Y así hay mucha gente que piensa de Jesús, ni lo ven como alguien asombroso, tampoco les afecta su mensaje, simplemente se “lavan las manos” delante de él, diciendo: Pues no entiendo mucho, no me meto mucho, ahí la llevamos de lejitos.
Cuando tú conoces a Jesús sabrás que él es asombroso, no podrás ser indiferente a él, lo amarás por todo lo que él es e hace por ti. Él prometió estar todos los días junto a ti y él le ha cumplido a todos los que le aman.
 
IV         JESÚS ES SIMPLE DE SEGUIR PERO NO FÁCIL
En las Escrituras nunca vemos a Jesús siendo un legalista, un religioso ni condenando a la gente, todo lo contrario, de hecho eso era lo que les molestaba tanto de él, porque los fariseos eran legalistas, religiosos y todo lo condenaban. Ellos tenían 613 leyes o mandamientos que tenían que cumplir y Jesús les cambió todo eso por Amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente, con toda el alma y con todas las fuerzas, y al prójimo igual que te amas a ti mismo.
Eso los enfurecía, pero hoy no estamos tan distantes de esos tiempos, por alguna razón la gente piensa que en las iglesias esto es lo que sucede, que somos muy legalistas, muy religiosos y que los vamos a condenar, pero eso es todo lo contrario de lo que Jesús nos enseñó, pero hay gente que prefiere oír lo que sí se puede y lo que no, en vez de saber que lo que Jesús quiere es una relación contigo muy personal.
Es más fácil tratar de seguir reglas para saber si estás dentro o estás fuera a construir una relación con Jesús, porque esto te llevara tiempo, esto te costará todo, Él se debe hacer el número uno en tu corazón y eso no es fácil, es más fácil que te digan: Esto es lo que debes hacer y esto es todo lo que no debes hacer.
Es como quien piensa que ser padre es proveer y solo pagar cosas de los hijos, no, ser padre es mucho más que eso.
Por eso Jesús no es una religión, Jesús es una relación con Él y con el Padre a través del Espíritu Santo.
 
IV        JESÚS TE SALE AL ENCUENTRO
Proverbios 8:1717 Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.”
Dios es un Dios que responde a las intenciones de tu corazón, y le gusta que lo vayamos a buscar detrás de la puerta, como Jesús nos enseñó: Ora a tu Padre en secreto y tu Padre que ve lo secreto te recompensará en público.
Pero también debemos conocer que tenemos un Dios que no se espera a ser buscado, Él te sale al encuentro, él viene por ti, ¿Cómo lo sé?
Filipenses 2:5-7 5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Por esto lo sé que Él es un Dios que sale a tu encuentro, porque Jesús, siendo Dios no se aferró a ser Dios, sino se humilló y se hizo hombre para venir a la tierra, subir a la cruz por tus pecados y los míos.
Jesús en la tierra no es el resultado de la oración de, pueblo de Dios pidiendo un Salvador, es el corazón del Padre buscando cómo traer a sus hijos de vuelta a casa, Él es un Dios que te sale al encuentro.
Dios salió y se encontró con Abraham, le salió al encuentro a Jacob y peleó con él toda la noche, le salió al encuentro a Moisés en una zarza, Jesús le salió al encuentro a Saulo, que luego sería el apóstol Pablo. Saulo no estaba orando, Saulo no estaba buscando a Dios, pero Dios si estaba buscando a Saulo.
Cuando tú le buscas y le conoces debes saber que él te saldrá al encuentro de la nada, en cualquier momento, en el auto, en la cama, en el vestidor, en el baño, y te abrazará y te dejará impregnado su perfume.
Historia de Oseas.
Oseas era un hombre que vivía en santidad, que vivía bajo los principios de Dios y a un hombre como él le dio esta orden:
Oseas 1:22…Dijo Jehová a Oseas: Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová.
Y Oseas la alimentó y tuvieron hijos y fue su esposa, pero esta mujer regresó a adorar a sus dioses, regresó a hacer lo que hacía antes y Dios le dice a Oseas otra vez:
Oseas 3:1-31Me dijo otra vez Jehová: Ve, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera, como el amor de Jehová para con los hijos de Israel, los cuales miran a dioses ajenos, y aman tortas de pasas. 2La compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada. 3Y le dije: Tú serás mía durante muchos días; no fornicarás, ni tomarás otro varón; lo mismo haré yo contigo.
Otra vez Dios saliendo a buscarnos a los hijos que fornicamos con el pecado y con el mundo, este es nuestro Dios, un Dios que no solo quiere ser buscado, sino que si le conoces, deberás esperar que él te busque, no importa lo que hayas hecho, no importa con que pecado te hayas acostado, él le dice a Oseas, ve y ámala, como yo amo a mi pueblo.
 
V         MINISTRACIÓN
Cuando tú conoces todo lo que Dios hace por ti cada día, te enamoras más de Jesús, quien te cambia el corazón para que lo lleves a habitar a él por encima de todo.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved