Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos habló de la importancia de derribar esas fortalezas que se levantan de contra del conocimiento de Dios, que en otras palabras se refiere, a la importancia de eliminar y sobre todo cambiar nuestras creencias y pensamientos acerca de quien es Dios y cómo es que Él interviene en nuestra vida para bendecirnos y darnos su gracia y favor inmerecido.

Como dice el Libro de Hebreos:

Hebreos 12:1(b) “despojémonos del lastre que nos estorba, …, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.”

Hoy Dios nos quiere ayudar con su palabra a derribar esas creencias erróneas y esos pensamientos negativos que son un lastre y que no nos dejan correr la carrera de la vida con la libertad gloriosa que Jesús consumó para nosotros en la cruz.

 

II          INTRODUCCIÓN

Los fariseos eran gente complicada y difícil, vivían bajo una Ley complicada que los hacía a ellos tener una manera de vivir la vida difícil, de hecho su relación con Dios era difícil, debían cumplir 613 leyes para estar bien con Dios.

Por ejemplo, hablando de sanar enfermos el capítulo 13 del Libro de Levítico tiene 59 versículos de como sanar la lepra y el capítulo 14 tiene 57 versículos de que tenía que hacer un leproso que había sanado. 116 versículos para tratar la enfermedad de la lepra. Era difícil tener lepra, era difícil curarse de lepra y era difícil hacer lo que había que hacer después de sanar de lepra.

Pero Jesús vino a hacerlo fácil:

Mateo 7:2-4 “2Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 3Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció. 4Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino ve, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos.”

La misma enfermedad Jesús la resolvió en tres versículos. ¿Me esta siguiendo? 116 vs. 3. Jesús vino a hacerlo fácil.

Cuando le bajaron al paralítico por el techo de su casa les dijo:

Lucas 5:22-25 “22Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? 23¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? 24Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. 25Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.

Me llama la atención que les dice: ¿Qué es más fácil? Los fariseos no aceptaban ni que perdonara pecados ni que sanara a las personas y menos en sábado, porque Jesús lo hacía fácil y en su Ley era muy difícil hacerlo y hasta prohibido hacerlo en sábado, pero Jesús vino a hacerlo fácil para nosotros.

La naturaleza del hombre lo lleva a creer la mayoría de las veces que las cosas importantes para él tienen que resolverse de una manera difícil, si es de una manera fácil nos cuesta trabajo creerlo, hemos sido enseñados que las cosas tienen que ser difícil hacerlas, porque si no cualquiera las haría, y nosotros no somos cualquiera, ¿te acuerdas de ese anuncio icónico? “Si las cosas fueran fáciles, cualquiera las haría”.

Pero Jesús vino a hacerlo fácil para nosotros:

Mateo 11:28-30 “28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

La razón por la cual hallamos descanso al venir a Cristo es porque su yugo es fácil y ligero.

Vivir una vida con Jesús es fácil, pero la naturaleza caída del hombre prefiere creer en que las cosas serán difíciles y que necesita hacer mucho esfuerzo para lograrlo para que valga la pena, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Qué difícil es lo fácil.

 

III         NOSOTROS LA QUEREMOS COMPLICAR

Mire la historia de Gedeón.

Jueces 6:1-2 y 11-19 “1Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años. 2Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados.11Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. 12Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. 13Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. 14Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? 15Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. 16Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre. 17Y él respondió: Yo te ruego que si he hallado gracia delante de ti, me des señal de que tú has hablado conmigo. 18Te ruego que no te vayas de aquí hasta que vuelva a ti, y saque mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Yo esperaré hasta que vuelvas.”

Los Israelitas hicieron lo malo y Dios los entregó en manos de los Madianitas y por ello vivían escondidos en cuevas pasándola mal, pero Dios estaba listo para darles salvación y cambiar su circunstancia.

Dios le dijo a Gedeón que él vencería a los madianitas por que Dios iría con él, pero eso era muy fácil, Gedeón sabía que debía ser difícil porque su familia era pobre y él era el menor de todos.

Pareciera que los pobres, los oprimidos, los derrotados o los frustrados todo lo ven difícil, como Gedeón. Y ¿sabe por qué? Porque piensan que lo tienen que hacer ellos con su esfuerzo.

Por eso Gedeón pensó en lo que él no podía hacer, porque era pobre y el menor de su casa, o sea el más pobre e insignificante de su casa.

Pero Dios le volvió a decir: “Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.” Pero eso era demasiado fácil, había que hacerlo difícil:

Después de esto, sigue narrando el capítulo seis del Libro de los Jueces que, Gedeón pidió confirmación de que de verdad ese ángel era de parte de Dios y le dijo que lo esperara a que él trajera un cabrito y unos panes sin levadura como ofrenda para que comiese el ángel (eso nos hace saber que muy probablemente se le apareció con forma de hombre). Le trajo el cabrito y los panes, los puso en una peña, el ángel tocó con su báculo la carne del animal y los panes, salió fuego de la peña que consumió la carne y los panes sin levadura.

Y entonces Gedeón creyó que Dios haría lo que prometió, pues NO, eso era muy fácil, había que pedir una reconfirmación de que de verdad Dios haría lo que prometió, entonces pidió a Dios lo siguiente:

Jueces 6:36-40 “36Y Gedeón dijo a Dios: Si has de salvar a Israel por mi mano, como has dicho, 37he aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra, entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano, como lo has dicho. 38Y aconteció así, pues cuando se levantó de mañana, exprimió el vellón y sacó de él el rocío, un tazón lleno de agua. 39Mas Gedeón dijo a Dios: No se encienda tu ira contra mí, si aún hablare esta vez; solamente probaré ahora otra vez con el vellón. Te ruego que solamente el vellón quede seco, y el rocío sobre la tierra. 40Y aquella noche lo hizo Dios así; sólo el vellón quedó seco, y en toda la tierra hubo rocío.”

No solo pidió que el rocío empapara un vellón de lana, que es la lana completa que le esquilaba a una oveja, y la tierra a su alrededor quedara seco, sino que a la siguiente noche pidió al revés, que el vellón quedara seco y la tierra de alrededor mojada, y así lo hizo Dios.

El hombre tiene la tendencia de creer en que las cosas sean difíciles pero Dios tiene la tendencia de hacer que las cosas sean fáciles para el hombre.

Gedeón quería llevar treinta y dos mil soldados a la guerra contra Marian y Dios le pidió que fuera con solo 300, para demostrarle que cuando Dios está en la ecuación nuestra victoria será fácil.

¿Cómo venció Gedeón a los Madianitas con solo trescientos hombres?

Jueces 7:20-21 “ 20Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: ¡Por la espada de Jehová y de Gedeón! 21Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo.”

Ni siquiera Dios los puso a pelear, con unas trompetas y unas antorchas  asustaron a los madianitas y huyeron, cumpliendo lo que Dios le había prometido desde el principio, cuando le dijo:

Jueces 6:16 “. 16 … Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

Y así lo hizo Dios, fácil, solo que Gedeón lo quería complicado.

 

IV         RENUEVA TU MENTE A UNA MENTE FÁCIL

Dios le da instrucciones sencillas a su pueblo porque las instrucciones difíciles se las dio a su Hijo Unigénito para que fuera a la cruz y lo consumara todo para ti y para mí.

Lucas 22:41-45 “41Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 42diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 43Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 44Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

Esto fue difícil, lo que le pidió a su Hijo fue muy difícil, tanto que sudaba gotas de sangre, hoy la medicina le llama a eso Hematidrosis.

Jesús hizo fácil la voluntad del Padre.

Piense en esto, aquí, para Jesús, como hombre, la voluntad del Padre no era ni buena para él, ni agradable, perfecta siempre, pero ni buena ni agradable, pero Jesús cumplió su voluntad y consumó para ti que ahora su voluntad para ti sea buena y agradable mi amado, y eso es lo fácil de seguir a Cristo, por eso el Apóstol Pablo escribió:

(NTV) Romanos 12:2 “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la forma de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.”

Para Jesús fue perfecta la voluntad del Padre, porque gracias a eso nos dio la vida eterna y Jesús se hizo Señor de todos, ¿Amén? Pero fue mala y desagradable para él, sufrió mucho, se angustió mucho hasta que su frente sudara gotas de sangre.

Pero para nosotros. también es perfecta su voluntad, solo que gracias a Jesús, es buena y agradable.

Concéntrate en eso, si su voluntad es buena y agradable, entonces a ti te tocó lo fácil porque a Jesús le toco lo difícil, ¿me sigue? ¿Alguien está recibiendo esta palabra esta mañana?

 

V          NUESTRA RELACIÓN CON DIOS ES FÁCIL

La forma de relacionarnos con Dios muchas veces creemos, por nuestra naturaleza, que debe ser difícil, cuando él la puso fácil para nosotros.

(NTV) Romanos 4:13 “13Obviamente, la promesa que Dios hizo de dar toda la tierra a Abraham y a sus descendientes no se basaba en la obediencia de Abraham a la ley sino en una relación correcta con Dios, la cual viene por la fe.”

La creencia correcta para relacionarte con Dios es fácil: No se trata de lo que tú puedes hacer o dejar de hacer, sino de la fe que le tienes, o sea, de lo que tú crees que Dios hizo y hace para ti.

(NTV) Romanos 4:14-15 “14 Si la promesa de Dios es solo para los que obedecen la ley, entonces la fe no hace falta y la promesa no tiene sentido. 15 Pues la ley siempre trae castigo para los que tratan de obedecerla, (¡La única forma de forma de no violar la ley es no tener ninguna ley para violar!).”

¿Te está quedando claro? Tu relación con Dios no tiene que ver con lo que haces bien o mal, tiene que ver con la fe en lo que Él hizo por ti en la cruz y entonces dice el verso 16:

(NTV) Romanos 4:16 “16 Así que la promesa se recibe por medio de la fe. Es un regalo inmerecido (es su gracia). Y, vivamos o no de acuerdo con la ley de Moisés, todos estamos seguros de recibir esta promesa si tenemos una fe como la de Abraham, quien es el padre de todos los que creen.”

Recibir las promesas es fácil para nosotros porque Jesús hizo lo difícil.

Escuche esto que Dios le dijo a Josué:

Josué 1:7 “ 7Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

Esto era difícil, pero con el sacrificio de Cristo ya no hay ley que obedecer, ahora se trata de recibir su gracia, su amor, su justicia y su sanidad directamente desde la cruz y ¡Listo!, lo difícil se hizo fácil.

 

VI         DIOS ME DIJO QUE TE DIJERA

El jueves estaba preparando el tema de nuestro Grupo de Vida, cuando el Espíritu Santo comenzó a hablarme y a dictarme lo que sería la esencia del mensaje de hoy.

Quiero leerte textualmente lo que me dijo que te dijera, que al armar el mensaje completo me lo fue dejando para lo último, espero que lo puedas recibir completo:

“Creer que tú puedes te hará centrarte en ti y en tus esfuerzos, pero es más fácil que eso, Jesús te dice: “Cree en mi esfuerzo para ir a la cruz y cree en que lo consumé todo para ti. Si ya consumé tu salvación como no consumaré para ti todas las cosas”, parafraseando Romanos 8:32

Gedeón lo complicó todo porque en su vida todo había sido difícil, pero Dios los hizo fácil para él.

Se nos complican las cosas porque a veces pensamos que tenemos mejores opciones que obedecer las instrucciones de Dios.

Tu iglesia funciona como el lugar de las instrucciones de Dios para tu vida. Si las crees y las ejecutas te prometo que verás la voluntad de Dios, que solo es buena, agradable y perfecta para ti. No una de las tres, no a veces buena o a veces agradable o a veces perfecta, no, su voluntad es las tres cosas juntas como los son ellos, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, su voluntad es Buena, nunca mala. Agradable, nunca desagradable o fea, y perfecta, siempre en tiempo y forma para ti y sus grandes propósitos en ti.

A veces para mucha gente es más fácil creer lo difícil, caminar de rodillas, golpearse con un látigo, hacer ayunos interminables o vivir sufriendo permanentemente, pero lo difícil ya lo hizo Jesús una vez y para siempre.

¡Wow! Escucha esto: Hacer lo fácil implica morir a nosotros mismos, implica dejarnos de centrar en nosotros, hacer lo difícil nos hace creer que somos nosotros quienes lo hacen y eso nos da cierto valor: “yo lo hice” “yo lo valgo”, en cambio creer que Él ya lo hizo implica creerle, obedecerle y morir a nuestras ideas preconcebidas de como debe ser, como le pasó a Gedeón.

Piense esto: Jericó fue fácil para Josué y el pueblo de Israel. Goliat fue fácil para David. Al final para Gedeón fue fácil, ganaron tocando trompetas y enseñando velitas. Para Josafat fue fácil, solo se quedó quieto y los ejércitos enemigos se mataron entre sí. Para Sansón fue fácil cuando dejó de desobedecer y querer hacer su voluntad y sus impulsos, sin la vista que lo guiará se dejó guiar por Dios y mató a tres mil filisteos, fue fácil.

La mujer del flujo de sangre sanó fácil comparado con todo lo que había hecho en los doce años anteriores, había recorrido muchos médicos y gastado todo su dinero.

Cuando estaban rodeados de enemigos Guiezi temió pero Elíseo le hizo ver que mayores eran los que estaban con ellos y entonces creyó y fue fácil derrotarlos.

Queremos complicar lo que Dios vino a simplificar. La ley era complicada, la gracia vino a simplificarlo todo.

Cree en mí que ya lo hice por ti, para ti y en ti y todo te será posible. Todo te será hecho, dice Jesús.

Dios le dio una fácil salvación al pueblo de Israel en el desierto cuando estaban frente al mar, Dios hizo lo difícil (abrir el mar), el pueblo hizo lo fácil, solo caminó en lo seco y no solo escapó sino que eliminó a 600 egipcios guerreros con carros y caballos de guerra.

Jesús sufrió para que tú y yo tuviéramos una fácil salvación: Creer y confesar que murió por tus pecados y resucitó.

Simple y fácil, pero poderoso.

Si en algo nos tenemos que esforzar más es en creer en su amor y su gracia, su favor y sus bendiciones y después hacer nuestras labores, pero en paz.

Hoy el esfuerzo y la paz son enemigos, porque la gente cree que debe ser difícil y doloroso y por esa razón les cuesta tanto trabajo ver cumplidos los deseos de su corazón.

Decimos que su reino venga, vino y derramó su gracia y una abundancia de favor inmerecido para los que creen que es el camino fácil que debemos tomar.

No hemos hecho los esfuerzos para merecer nada pero él ya lo hizo todo  y se merece nuestra fe para que pueda darnos las promesas y las bendiciones que Él anhela darnos, como buen Padre que es.

Se obediente en creer y hacer lo que Dios te manda a través de nuestra vida y te prometo que te sorprenderás de sentir un nuevo nivel de su amor, de su Justicia, de su favor y de su hermosa presencia.

Haz a un lado tu Estructura mental de Gedeón, quita esa fortaleza y reemplázala con todo lo que te he enseñado hoy.

Aprende a ver con los ojos cerrados de la fe en Él, no la fe en ti por creer que en él. ¿Me explico?

Cristo vs Adán.

Dios le dijo a Adán:

(NVI) Génesis 3:17-19 “17 Al hombre le dijo: Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, y comiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tu culpa! Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida. 18 La tierra te producirá cardos y espinas, y comerás hierbas silvestres. 19 Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y al polvo volverás.”

Esto era lo difícil a la hora de buscar la provisión económica, pero Jesús lo cambio a modo fácil:

(NVI) Mateo 6: 25-26 y 28-32 “25 Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán… 26 Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? 28 ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; 29 sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. 30 Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? 31 Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” 32 Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. 33 Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.”

¡Jesús vino a convertir lo difícil en fácil!

Quítate la idea de que llevar provisión a casa te será difícil y verás como se acomoda todo fácilmente.

 

VII        MINISTRACIÓN

Deja que Dios te cambie hoy esa manera de pensar en donde crees que todo te será difícil y que te tienes que esforzar por hacer muchas cosas y hacerlas bien para que te vaya bien, y comienza a creer que es más fácil que eso, comienza a creer que por su amor y su gracia sobre ti, Jesús ya consumó todo lo que tu anhelas en tu corazón y entonces te será hecho. Así de fácil ¿Amén?

Si Jesús ya consumó tu salvación, como no habrá consumado para ti todas las cosas que estén en tu corazón.

Ven y recibe a este Jesús lleno de amor y gracia por ti y camina con él, para que en ti ya no se cumpla eso de: Qué difícil es lo fácil, y comiences a creer que a ti Dios te prospera en todo fácilmente.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved