Predicaciones

I INTRODUCCIÓN
Estamos hablando de la promesa que Dios le hace a su pueblo, tomando la historia de cómo Saúl llegó a ser rey. Dios le dijo a Samuel que le dijera a Saúl.
1 Samuel 10:6-76Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. 7Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.
Esto mismo se lo dice Dios a Josué:
Josué 1:8-98Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”


Otra vez Dios prometiendo que iría a donde fuera Josué, entonces eso haría prosperar su camino y todo le saldría bien. ¿Me sigue? Que Dios esté contigo a donde quiera que vayas hará que todo te salga bien y lo que hagas prosperes.
 
Recuerde, tres pasos para llegar a esta promesa: Ser lleno del Espíritu Santo y su poder, que fue de lo que hablamos la semana pasada, profetizar, que será de lo que hablaremos hoy, y ser mudado en otro hombre, que será de lo que hablaremos la semana próxima. 
O sea, que una vez llenos del Espíritu Santo y su poder, debemos profetizar para ser mudados en otra persona, la (NVI) dice en 1 Samuel 10:6 “y serás una nueva persona.”, la (TLA) dice: 1 Samuel 10:6 “A partir de entonces, tu vida cambiará por completo, y la (NTV) dice: 1 Samuel 10:6 “Serás transformado en una persona diferente.” 
O sea que profetizar, llenos del poder del Espíritu Santo, nos hará ser transformados en una persona diferente y nuestra vida cambiará por completo, seremos una nueva persona, y podremos avanzar hacia hacer la voluntad de Dios, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Profetizar para avanzar.
 
 
II          ¿QUÉ ES PROFETIZAR?
 
Pero ¿Qué es profetizar? El diccionario Bíblico dice que profetizar es: Proclamar el mensaje recibido de Dios o expresar mensajes inspirados por Dios.
 
(NTV) 2 Timoteo 3:1616 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 17 Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.”
 
De lo que se trata es de hablar la palabra inspirada por Dios porque ella que es capaz de cambiarnos a nosotros mismos. Cuando hablamos los mensajes inspirados por Dios que están en su palabra acerca de nosotros, entonces es que podemos ver lo que está mal en nosotros y corregirlo.  Su palabra nos enseña a hacer lo correcto. Esto es profetizar.
 
Profetizar también tiene el significado de hablar lo que va a pasar, y esto es lo que hacían los profetas de la antigüedad. También tiene el significado de adivinar, cuando golpeaban a nuestro Señor Jesucristo, le pusieron una capucha y le golpeaban, y le decían: Profetízanos, ¿Quién te pegó?
 
Pero si estamos hablando de profetizar para ser transformados, entonces quiere decir que el primero que recibe el poder transformador de la palabra de Dios es quien la habla. Claro que ayuda a quien la oye con fe, pero seguro transforma a quien la habla.
 
 
III         LA PRINCIPAL FUNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO
 
De hecho, esa es la función principal del Espíritu Santo. ¿Recuerda que Jesús les dice a los discípulos que no se fueran de Jerusalén hasta que fueran investidos de poder desde lo Alto? Y eso significaba que sería llenos del Espíritu Santo y su poder, y eso sucedió el día de Pentecostés. Y en ese pasaje nos dice que muchos se maravillaron al oírlos:
 
Hechos 2:4,7 y 11(b) “ 4Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. 7Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? 11 (como pues) les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.
Ellos comenzaron a profetizar hablando las maravillas de Dios, y cuando dicen que lo que pasa es que están borrachos, Pedro arranca su primer sermón y dice:
 
Hechos 2:14-1814Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.”
El Espíritu Santo quiere llenarte con su poder para que profetices, para que hables la palabra inspirada por Dios y tú seas el primero en ser transformado por ella, nadie puede ser verdaderamente transformado, nadie puede ver sus errores y corregirlos, si no es de la mano del poder del Espíritu Santo.
 
Y si es la principal función del Espíritu Santo, ¿no cree que la deberíamos usar más? ¿No será que la tenemos abandonada?
 
1a Corintios 14:1 y 3 " 1Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. 3Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación."
 
No todos pueden pastorear, no todos pueden evangelizar, no todos podrían ser maestros y enseñar, pero todos podemos (y debemos) profetizar.
 
Por eso el Señor nos está hablando de la importancia de regresar el arca de su presencia a casa, donde vivamos un hambre real por la presencia de Dios y su poder, y podamos, con ese poder, hablar su palabra para que nosotros seamos cambiados.
 
 
IV         PROMESAS NO RESPUESTAS
 
Usted sabe que en esta casa siempre buscamos predicar un mensaje sencillo, que sea entendible hasta para el menos experimentado, que sea fácil de poner en práctica, porque sabemos que Dios no quiere oidores, quiere hacedores de su palabra. Entonces nosotros creemos en un Dios sencillo y simple, pero poderoso.
 
Y muchos cristianos se complican la vida esperando que Dios le dé respuestas acerca de sus circunstancias, y como esa respuesta no llega o no la entiende, vive desesperada, angustiada o mortificada.
 
Dios da promesas.
 
Dios mayormente no da respuestas, él da algo mejor que respuestas, él da promesas, porque las promesas superan las respuestas.
 
Tú no ves a Dios en las Escrituras dando respuestas a cada pregunta que le hacen, ni a Job, que era el que más tenía motivos para preguntarle porque estaba pasándole todo eso, Dios le contestó:
 
Job 38:44¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia.”
Dios es irónico con esta pregunta, Job se está desgarrando las vestiduras preguntándole ¿Por qué a mí? Y Dios le dice: ¿Dónde estabas tú para que me cuestiones?
Porque Dios mayormente no da respuestas, porque Él prefiere darnos promesas que respondan de antemano todas nuestras posibles preguntas.
Ejemplos:
 
Si tu pregunta es: Señor, ¿cuándo conseguiré empleo? El Señor te da una promesa: Deléitate en el Señor y él te concederá las peticiones de tu corazón, confía en él y él hará.
 
Si tu pregunta es: Señor, no tengo dinero ¿Cuándo mejorará mi situación económica? El Señor te da una promesa: No he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.
Si tu pregunta es: Señor, me siento desesperado(a) ¿Cuándo terminará esta prueba? El Señor te da una promesa: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Te conviertes en lo que hablas.
Y cuando tú empiezas a hablar sus promesas, tú eres el que va siendo transformado, te vas llenando de confianza, de arrojo, de valor, de autoestima, de gozo, de sabiduría, ¿Me está siguiendo?  Por eso la Biblia dice:
(NVI) Proverbios 18:20-2120 Cada uno se llena con lo que dice y se sacia con lo que habla.21 En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.”
Eres lo que hablas, te conviertes en lo que hablas, de la abundancia del corazón habla la boca, has que cambie tu corazón hablando la palabra inspirada por Dios, hay más de siete mil promesas en la Biblia que te harán ser transformado en otra persona y tendrás una nueva vida.

 
V          NUESTRA NATURALEZA DIVINA

Por eso Pedro dijo:
 
2ª Pedro 1:4(a)4por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina,”
No dice que nos dio sus preciosas y grandísimas respuestas, dice que nos ha dado sus preciosas y grandísimas promesas y que por esas promesas somos participantes de su naturaleza divina. Hablar sus promesas te hace participar de su propia naturaleza divina. ¡Aleluya!
Entonces vuelve el arca de su presencia a casa con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas, como el rey David, y comienza a profetizar para ti cada promesa que te encuentres en su palabra, anótalas y has una lista de la palabra de Dios que al hablar te hará participar de esa naturaleza divina de crear lo que hablarás.
 
(NTV) Romanos 4:17“ 17 A eso se refieren las Escrituras cuando citan lo que Dios le dijo (a Abraham): “Te hice padre de muchas naciones”. Eso sucedió porque Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y crea cosas nuevas de la nada.”
Esta es nuestra naturaleza divina, crear cosas de la nada por la fe en las promesas de Dios, no por las respuestas obtenidas. Profeticemos sus promesas y seamos cambiados en personas nuevas llenas de su poder y su presencia.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved