Predicaciones

Luis David Meza
Visto por: 1945
La semana pasada hablamos de que tenemos que perseverar por nuestro milagro. Que hay milagros que Jesús hace instantáneos y otros en el camino y ahí es donde debemos perseverar sin dejar de creer. Hoy Dios nos va a hablar de otra cosa en la que es bueno perseverar, y es perseverar siendo hijos de Dios.
La semana pasada enseñamos que perseverar implica confianza, y eso es fe. Nosotros debemos perseverar siendo hijos, perseverar como hijos. No hay otro nombre mejor que Dios nos haya dado, que el de hijos. Ser hijo de Dios lo es todo.
Pero hay que perseverar por mantenernos en esa posición.

Hemos hablado en otras ocasiones que las oraciones, la guerra espiritual, los decretos, la profecía, la Unción, la ministración, etc., para qué funcionen, no depende de lo que se diga, ni de quien lo diga, sino desde que posición lo dice uno.
La posición lo es todo. Cuando Adán y Eva desobedecieron el hombre perdió la posición de privilegio que tenía el hombre; el diablo quedó arriba y el hombre cayó y sufrió las consecuencias teniendo que aceptar vivir una vida de opresión. Pero, Jesús recuperó nuestra posición al vencer al diablo, y recorrer el camino desde el Getsemaní, pasando por la cruz, bajando a los infiernos y arrebatándole las llaves al diablo, resucitando y ascendiendo a los lugares celestiales,  desde donde hoy reina como Señor y Rey de nuestras vidas; y así el hombre volvió a quedar arriba y el diablo abajo; es decir, volvió el hombre a su posición de privilegio.
           
PERSEVERA COMO HIJO         
¿Cuál es esa posición de privilegio?

Mire, los nombres siempre han tenido un significado especial para Dios. Dios le cambió el nombre a Abraham, paso de ser Abram sin h, que significaba “padre exaltado”, y lo llamó Abraham, con h, que significa “padre de multitudes”; y se cumplió, de Abraham descendemos todos los que hemos aceptado a Jesús como el Hijo de Dios y como Salvador y Rey. Jesús le cambió el nombre  a Pedro, y pasó de llamarse Simón, que significaba “junco llevado por el viento”, porque era fluctuante en su andar, y le puso Pedro que significa “piedra”, porque lo transformó en alguien firme, y se cumplió, porque fue tan firme, que Jesús le dio las llaves de los cielos para que iniciara la predicación del Evangelio, por cuanto había recibido la revelación de quien en verdad era Jesucristo.
Dios no te llama por tu nombre de pila, no le importa que signifique o haya significado para tus padres cuando te lo pusieron, si lo hicieron para honrar a un tío, para honrar a tu mismo padre o madre, para honrar a un santo idolátrico; al Padre no le interesa, El te ha cambiado tu nombre por el de “hijo” y eso significa todo. Todos los atributos de Dios en ti, por cuanto el te llama hijo.
2ª Corintios 6:1818  Y seré para vosotros por Padre,Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.”
Aquí, al nombrarte su hijo, te está confirmando tu posición y la de Él. Tú eres el hijo y Él es el Padre.
Romanos 8:14-1714Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.15Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.17Y si hijos, también herederos;herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”
           
Por eso insistimos tanto en que vaya y busque la presencia del Espíritu Santo y su llenura. Por eso nos oye tanto ministrar el Espíritu Santo sobre usted y pedir que usted sea lleno de Su Santo Espíritu, que Él lo llene todo, porque de esa manera usted será guiado por el Espíritu y usted se sabrá hijo y Dios le revelará cuáles son sus atributos.
De la misma manera que al llamarlo Padre, ahí se encuentran todos los atributos de Dios, proveedor, estandarte, Pastor, Protector, Ejército, Luz, etc., todos los atributos de los nombres de Él quedan inmersos al llamarte Su hijo.
Juan 17:20-22“ 20Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,21para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.22La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.”

Nuestro Señor Jesús es el Hijo de Dios, y tu eres su hijo también, hermano de Nuestro Señor Jesús,  el es el heredero y tu coheredero de la gracia juntamente con Cristo
 
PROSPERA EN TU MANERA DE PENSAR
Esto está tremendo. Tú vas a prosperar en todo lo que hagas, cuando prospere lo que piensas, cuando prosperen las decisiones que tomas y prospere lo que haces.
3ª Juan 2:2Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.”
            En la medida que tus pensamientos sobre de quien eres, y que atributos o atribuciones tienes prosperen y llegues a entender, comprender y creer lo que eres, tu mundo va a dar un giro de 180 grados, porque de ahí en adelante se te abrirá el entendimiento.
            Si dice Jesús en la Palabra que tú y él son uno y uno con el Padre. Eso eres, uno.
Piensa como hijo, habla como hijo, decide como hijo, actúa como hijo, obedece como hijo y pide como hijo.
 
DONDE VIVEN LOS HIJOS
Ya que sabes que eres hijo, debes cuidar tu posición de hijo. Esa es una responsabilidad tuya.
El hijo pródigo se fue de su casa; no perdió su calidad de hijo, pero mientras estuvo fuera de la casa de su padre, vivió perdidamente, lo malgastó todo, no obtenía nada de lo que pedía, ni aún la petición más pequeña e insignificante que representaban las algarrobas, le daban. Si no es el Padre, nadie te puede dar nada. Y el Padre sólo te puede dar mientras habites Su Casa.
Salmo 91:11 El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente.”
            Morar bajo la sombra. Morar es vivir todo el día, significa que esa es tu casa, el lugar donde resides, y ese lugar está cubierto por el Dios todo poderoso. Es ahí donde todo lo puedes. Pero eso es para los hijos. Los hijos habitan en la casa, los que llegan de visita los domingos o de vez en cuando se llaman nietos.
Recuerda: Dios tiene hijos, no tiene nietos. O eres hijo o no lo eres. Ser hijo significa permanecer en Él todos los días y no sólo los domingos o de vez en vez.
 
PIDE COMO HIJO
Una de las actitudes que tienen las personas para reconocerse hijos, es la confianza con la que piden. Mucha gente te pide, pero no todos son tus hijos, tus hijos se diferencian de otras personas que te piden, por la confianza al pedir y por las cosas que se atreven a pedir.

Historia de Sara y el escritorio: Supe la historia de un pastor y su familia que salieron un día a comprar escritorios. El pastor necesitaba uno nuevo, su esposa también y a la hija menor de 7 años, llamada Sara, le habían prometido comprarle uno, pues le encantaba regresar de la escuela y ponerse a dibujar.

Y decidieron ir a una fábrica que había en su localidad y comenzaron a escoger. Sara escogió muy rápido y siguió corriendo por los pasillos. En cierto punto Sara se enteró de que no llevarían los escritorios a casa ese mismo día pues debían pintarlos y darles el acabado y eso tardaría 4 semanas.
-Pero papito, yo quería llevarlo a casa hoy mismo, dijo la pequeña Sara con lagrimas en los ojos.
Su papá le explicó, pero ella seguía diciendo lo mismo. No pataleó, ni exigió, pero se puso en acción para hacer cambiar de parecer a su papá.
Cada vez que doblaba un pasillo ahí estaba esperándome, _ Papito ¿no crees que podríamos pintarlo nosotros?
Papito, quiero hacer unos dibujos en mi nuevo escritorio.
Papito, por favor llevémoslo a casa hoy.
Dice el pastor, después de un rato desapareció, solo para aparecer de nuevo con los brazos extendidos diciendo: _ Papito ¿sabes qué? ¡Si cabe en la cajuela del auto!
Dice el pastor, Usted que una niña de 7 años no tiene conciencia de lo que cabe o no cabe en una cajuela, pero que haya medido la cajuela con sus bracitos me partió el corazón.
Ese mismo día llevamos el escritorio de Sara a casa.
Dice el pastor: Que padre no desea que su hijo dibuje y haga trabajos en un escritorio adecuado después de la escuela. Dice, yo lo quería igual que ella, solo que ella lo quería en menos tiempo.

Dios contesta nuestras oraciones cuando le pedimos conforme a su voluntad.
1ª Juan 5:14 14Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.”
            Dice el pastor, lo que me movió a responder a la petición de Sara, por sobre todo, fue como me llamó. “papito”.
            Dios responde nuestras peticiones porque somos sus hijos.
Juan 13:14-15 13Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.14Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.15Si me amáis, guardad mis mandamientos.”
            Pero debemos perseverar como hijos para poder pedir y recibir.
Juan 15:77Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.”
            La historia de Sara termina cuando camino a casa, se da cuenta que el escritorio de papá se quedó en la fábrica y le dice: Supongo que no rogaste ¿verdad papito?
            Dice el pastor que cuando descargaron el escritorio en la casa, Dice, Sara me invito a “bautizar” su escritorio escribiendo algo, y puse: “Escritorio de Sara”. Y ella puso otro: “Amo a mi papito.”
            La adoración es la oración perfecta para pedir y para cuando se ha recibido lo que pedimos.
Hebreos 4:1616Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”
 
CONCLUSIÓN
Acércate hoy confiadamente a pedir tu milagro. Si ya entendiste lo que es ser hijo. Recibe a Jesús en tu corazón si tu no lo has hecho antes, y si ya lo has hecho, pero quieres reconciliarte con Dios y Su Hijo o quieres de verdad que el sea de ahora en adelante tu Papito, tu Abba Padre, repite esta oración conmigo: Señor Jesús te recibo hoy en mi corazón como mi Señor y Salvador, creo que eres el Hijo de Dios y que Dios te resucitó de entre los muertos, lléname de tu Santo Espíritu para ser guiado por Él y recibo el espíritu de adopción por el cual te puedo llamar de ahora en adelante ¡PAPITO!

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved