Predicaciones

I          INTRODUCCIÓN
           
Hoy quiero hablarte acera de tu fe. Tu fe es el mayor capital que tienes para invertirlo en el logro de todos tus planes y proyectos de vida. No son tus talentos, tus recursos o tus relaciones el mejor capital, todo eso, si lo tienes es bueno, pero el mayor capital que tenemos es nuestra fe.
 

Te quiero recordar que tus planes y proyectos forman parte de los planes de Dios. La palabra dice que Dios tiene planes para ti y tiene un futuro lleno de bienestar y para llegar a ese futuro necesitarás la fe. La fe es para el futuro. No necesitas fe para el presente y mucho menos para el pasado, la fe es para el futuro.
 
Por eso la definición de fe dice en Hebreos 11:1
 
Hebreos 11:1 “1Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”
 
La fe es para lo que esperas. La fe es para lo que aún no se ha materializado y que no puedes ver o percibir con tus sentidos. La fe es certeza. Es pensar y decir "Estoy totalmente convencido de que Dios lo hará."
 
Los hechos vs la fe.
 
Pero hay personas que teniendo el mejor capital para invertir en sus proyectos de vida que es su fe, la inversión la pierden por tomar demasiado en cuenta los hechos de su vida. Como los hechos de su vida no reflejan la oportunidad o la posibilidad de tener eso que están esperando que suceda, dejan de creer, y eso es como si ese capital lo despilfarraran, lo perdieran o se los robaran.
 
Historia de los 4 leprosos.
 
En el 2 Libro de Reyes hay una historia de un príncipe que puso demasiada atención a los hechos que le rodeaban y no pudo ver la mano de Dios en su vida. El pueblo de Israel estaba siendo sitiado por el rey de Siria y duró tanto el sitio que se generó una gran hambre, y eso esperaba el ejército de Siria, que por el hambre se debilitaran y ellos pudieran vencerles fácilmente. Era tal la hambruna se vendía una cabeza de burro para comer en 80 piezas de plata, pero el profeta Eliseo le dijo al rey de Israel:
 
2 Reyes 7:1-2 “1Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria. 2Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello. “
           
El profeta Eliseo estaba diciendo que en 24 horas, habría tanta comida que sería baratísimo comprarla, este príncipe estaba viendo los hechos y no tuvo fe, entonces el profeta le dijo que lo vería pero que no comería de ello.
 
 La historia sigue contando que había 4 leprosos a las puertas de la ciudad y dijeron: Si de todos modos vamos a morir de hambre aquí, vayamos al campamento de los sirios a ver si por misericordia nos dan algo de comer:
 
2 Reyes 7:5-8 “5Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie. 6Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército; y se dijeron unos a otros: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros. 7Y así se levantaron y huyeron al anochecer, abandonando sus tiendas, sus caballos, sus asnos, y el campamento como estaba; y habían huido para salvar sus vidas.8Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y tomaron de allí plata y oro y vestidos, y fueron y lo escondieron; y vueltos, entraron en otra tienda, y de allí también tomaron, y fueron y lo escondieron. ”
 
Después lo pensaron mejor y regresaron y le informaron al rey de Israel y todo el pueblo pudo comer, como el profeta lo había profetizado.
 
2 Reyes 7:16-17 “16Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios. Y fue vendido un seah de flor de harina por un siclo, y dos seahs de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehová. 17Y el rey puso a la puerta a aquel príncipe sobre cuyo brazo él se apoyaba; y lo atropelló el pueblo a la entrada, y murió, conforme a lo que había dicho el varón de Dios, cuando el rey descendió a él.”
 
Este príncipe no tuvo fe en Dios, se concentró demasiado en los hechos y se le olvidó que Dios es más grande que cualquier hecho de su vida. Todos los que creyeron comieron porque había tanta comida que valía el equivalente a un centavo, pero el príncipe murió. Lo vio, pero no lo recibió.
 
Nosotros somos príncipes, hijos del Rey de reyes y Señor de señores y debemos tener fe que Dios hará algo grandioso por encima de nuestros hechos. Los hechos pueden decir que tu matrimonio no se recuperará, lo hechos pueden decir que no tienes el dinero suficiente para hacer ese proyecto o para cubrir esa necesidad, los hechos pueden decir que el parte médico es desalentador, los hechos pueden decir que llevas mucho tiempo sin trabajo o esperando ese ascenso, pero por encima de nuestros hechos debe estar nuestra fe en que Dios hará algo estrepitoso y le dará la vuelta a nuestra historia, debemos tener fe de que Dios siempre está por encima de nuestros hechos.
 
De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Mi fe superará los hechos.
 
 
II        NUESTRA FE LE DA TESTIMONIO A DIOS
 
Nuestra fe es muy importante para Dios porque la fe le da testimonio a Dios.
 
Hebreos 11:2  “2Porque por ella (la fe) alcanzaron buen testimonio los antiguos.”
 
Pero de que testimonio nos está hablando. Vayamos al verso 5.
Hebreos 11:5 “5Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y
antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.”
 
El testimonio que debemos darle a Dios es el de agradarle.
Sabemos que debemos amar a Dios, amar es deleitarlo o dicho con otra palabra es agradarlo. Pero es a través de la fe que le tienes y que le puedes dar testimonio de que lo amas o lo agradas.
 
Recordemos que amar es acción, no se trata de tener buenos sentimientos para con Dios, se trata de hacer las acciones que a Dios le agradan y la única manera de agradarlo a través de tu fe.
 
Dos testimonios.
 
La palabra dice que debemos tener un buen testimonio para con los hombres, y eso se refiere a nuestra conducta, que seamos afables, apacible, benignos, etc. Pero debemos también tener un buen testimonio delante de Dios y ese nos lo da nuestra fe.
 
 
III       QUITA LA MIRADA DE LOS HECHOS
 
Debemos acostumbrarnos a no enfocar nuestra mirada en los hechos, si te das cuenta, siempre que la Biblia habla de que Dios intervino lo hizo por encima de los hechos:
Frente al Mar Rojo. El pueblo estaba entre el mar rojo y el ejército más poderoso del mundo en ese tiempo, no había oportunidad de salir de esta. Dios abrió el mar, el pueblo pasó en seco y se ahogaron los egipcios. Dios no pone su mirada en los hechos.
 
El que nació ciego. Un día Jesús encontró a un ciego de nacimiento y le preguntaron si sabía quién había pecado, si él mismo o sus padres, queriendo hacer poner a Jesús su mirada en algún hecho. No sabían quién había pecado, pero ellos estaban enfocados en encontrar algún hecho para definir la ceguera de ese hombre, Jesús contestó:
 
Juan 9:3 y 6-7 “3Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.  6Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 7y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.”
 
La harina y el aceite. En otra ocasión había una gran sequía y por lo tanto una gran hambre y estaba una mujer viuda con su hijo listos a comer un último pan y dejarse morir, pero llegó el profeta Elías y le dijo, cuéceme una torta con ese pan a mi primero y después come tú y tu hijo y ella obedeció al hombre de Dios.
 
1 Reyes 17:13-16 “13Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 14Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. 15Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 16Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.”
 
Quiero que vea que la hambruna no dejó de suceder en esa región, los hechos alrededor eran desalentadores, pero a la mujer y a su hijo no le escasearon ni la harina ni el aceite. En medio de las peores circunstancias Dios puede hacer ese milagro que tú necesitas, solo necesitas tener una fe que supere los hechos de tu vida.
 
A lo mejor la situación económica de tu familia ha estado por años mal, pero en medio de esos hechos, Dios levantará tus finanzas. A lo mejor tu familiar lleva años sin querer nada con Dios, pero en medio de esos hechos contundentes, Dios lo va a quebrantar y él llegará a los pies de Cristo. Tal vez llevas años esperando que aparezca la persona correcta para tu vida, que tus hijos cambien, que la gente te reconozca o acepte, pero debes creer que por encima de esos hechos Dios hará algo estrepitoso, estruendoso en tu vida que superará todo esos hechos.
 
 
IV       SI VAS A MIRAR LOS HECHOS QUE SEAN LOS HECHOS DE DIOS
 
El rechazo. David había sido un mucho rechazado. había sido considerado poca cosa por su padre Isaí, después fue despreciado por sus tres hermanos mayores que estaban en el frente de guerra, después fue despreciado por Saúl cuando David se ofreció a pelear contra Goliat:
 
1 Samuel 17:33 “33Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud.”
 
Pero David era un hombre que no ponía su mirada en los hechos de los hombres, sino en los hechos de Dios y por eso alimentaba su fe.
 
1 Samuel 17:37 “37Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo.”
 
Por eso David lleno de fe pronunció las palabras correctas que le hacían saber a Dios que él no estaba mirando los hechos sino poniendo su mirada en Dios:
 
1 Samuel 17:46-47 “46Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. 47Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos.”
 
Que tu fe supere los hechos y creas que Dios hará algo estruendoso en tu vida, porque Dios no mira los hechos de tu vida, Dios mira tu fe y en base a esa fe actuará.
 
 
IV       MINISTRACIÓN
 
No despilfarres el mayor capital que tienes para invertir en los proyectos y planes que Dios tiene para tu vida. No mires los hechos de tu vida, que tu fe supere los hechos como todas las veces que Dios ha intervenido, lo ha hecho por encima de los hechos, por encima de las circunstancias.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Maestros veracruzanos #24 casi esq. 20 nov
Xalapa Veracruz 91047, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved