Predicaciones

I INTRODUCCIÓN
Hemos aprendido que para seguir a Jesús debemos abandonar nuestra manera egoísta de vivir y cargar nuestra cruz, que implica: Sacrificios por Jesús, luchas y momentos de prueba para obtener nuestras victorias y una pasión por seguirlo a Él.
Entendimos que el gran distractor para no poder seguir a Jesús correctamente, la Escritura lo llama: El amor al dinero. La Biblia dice que la raíz de todos los males es el amor al dinero. Y amor al dinero se entiende como el estar pensando todo el tiempo en dinero, en como ganar más dinero, como hacer que alcance el dinero, como no perder dinero, angustiado porque no tienes dinero, como pagar lo que debemos, y muchas personas por aferrarse a vivir bajo el parámetro del dinero terminan perdiéndose, y eso quiere evitar nuestro Señor Jesús y por eso enseñó lo mismo de varias maneras.
Comentamos que Jesús no tiene problemas con los ricos ni con su dinero, y por eso quiere que aprendamos a manejar bien el dinero, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Manejando mis finanzas como rico.
 
 
II          INCLUYE A DIOS EN TUS PLANES FINANCIEROS
 
Lucas 12:16-21 “ 16También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. ”
Este es un hombre que no está haciendo nada malo, no dice que son ganancias deshonestas, ni siquiera dice que haya actuado con avaricia, pero Jesús le puso el título de tonto, necio significa tonto, imprudente.
Su error no es que hizo planes financieros, como ahora sería, sacar el dinero del banco y mejor invertirlo en la Bolsa de Valores, o asociarse con alguien y construir unas casas para venderlas y hacer más dinero o cambiarlo en dólares para hacer que crezca solo el dinero, Jesús no tiene problemas si de tu trabajo haces riquezas, aquí el problema no eran los planes financieros de este hombre, el problema era que en sus planes no estaba Dios.
Jesús no tiene problemas con las metas personales, el problema lo tenemos nosotros cuando esas metas personales no incluyen a Dios.
El motivo de nuestras finanzas: El temor y no la honra.
La mayoría de las veces se nos ha enseñado a hacer dinero por el temor de lo que implica no tenerlo, pero no por honrar a Dios, y este es un grave error que hoy el Señor quiere corregir.
 
Mi papá quiso ganar dinero para no pasar las penurias que pasó de niño, pero no sabía honrar a Dios con su dinero y lo perdió todo, hasta la salud.
 
Somos un pueblo saqueado desde hace más de quinientos años y la cultura de tener dinero se nos inculcó a tenerlo por temor o por avaricia,  y no por honrar a Dios.
 
Básicamente es lo que está diciendo Jesús en el verso 21, cuando dice:
 
Lucas 12:21 “21Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.”
 
 
III         LA RIQUEZA ES RELATIVA
 
(NVI) 1ª Timoteo 6:17(a) “17 A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas…”
Este versículo como que lo pasamos por alto porque Dios les está hablando a los ricos de este mundo y nosotros no somos ricos, cómo vamos a ser ricos si a veces no podemos pagar la renta, no podemos viajar como quisiéramos, no tenemos casa propia o auto del año, como que eso nos descalifica para ser ricos.
El Banco Mundial ha determinado que se vive en pobreza cuando se vive con menos de dos dólares diarios, lo que equivale a vivir con menos de mil pesos al mes. Si usted vive solo con mil pesos al menos entonces usted cae en la categoría de pobre, si no, entonces usted es rico.
Mas de tres mil millones de personas en el mundo viven con menos de mil pesos al mes, si tú ganas más de mil pesos al mes, eres más rico que la mitad de la población mundial.
La riqueza es un concepto relativo, alguien siempre te parecerá más rico que tú y tú le parecerás más rico a alguien, para alguien que no tiene para viajar en autobús, si tu llegaste acá en camión o en taxi o en auto propio, tú eres rico para esa persona.
La carta de un africano.
Cuentan que un africano vino a México y después de estar algunos días en México, le escribió una carta a su familia y les contó: En México son muy ricos, cada familia tiene un auto y algunos tienen hasta dos autos, y tienen una casita para el auto que le llaman Garaje. Ellos van a lugares donde venden comida, creo que se llaman restaurantes y pagan porque otros les sirvan de comer. Luego van a lugares que se llaman gimnasios y ahora pagan para que les hagan bajar todo lo que se comieron. Los niños se las pasan pegados a unos aparatos que los apartan de la realidad, pero ellos dicen que están actualizados y avanzados, yo no creo eso. Luego, compran ropa que se ponen dos o tres veces y la tiran, le llaman moda, creo. Pero más bien yo creo que ellos son muy pobres porque lo único que tienen es dinero.
Siempre habrá alguien a quien le asombre lo que gastas en cable, en internet, en comida, en tu auto o en el súper, hay personas que con lo que tú te gastas en el cable o en la internet ellos comen toda la quincena o todo el mes.
Ahora, si llegaste acá por tu propio pie, eres más rico que el que no puede caminar o anda en una silla de ruedas. Al final de cuentas la riqueza es relativa.

 
IV         A LOS RICOS DE ESTE MUNDO     

Así que este versículo, donde Jesús le habla a los ricos de este mundo, te está hablando a ti y a mí. Entonces, ahora si pon atención porque Jesús te está diciendo como debe manejar el dinero un rico.
(NVI) 1ª Timoteo 6:17-19 “17 A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. 18 Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. 19 de este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera.”
Arrogante es aquel que trata con desprecio a los demás. A nosotros los ricos de este mundo, Dios nos manda a no tener nuestra esperanza en las riquezas sino en Dios. Nos pide que seamos ricos en buenas obras, ricos para con Dios, generosos y dispuestos a compartir lo que tienen. Esta es la manera en que los ricos deben manejar las finanzas si quieren tener una vida verdadera.
 
Proverbios 22:9(a) “9 El ojo misericordioso será bendito,”
 
 Hay gente que tiene ojo para los negocios, o para asociarse con otros, el cristiano a parte debe tener un ojo misericordioso para darle a los demás.
 
Muchos cristianos como no se saben ricos, dicen: Que den otros, yo no tengo, a mí no me alcanza, y esa mentalidad de pobreza o de escasez se vuelve un círculo vicioso.
 
No importa cuánto tengas mientras tu jornada incluya servir al Señor y tus ingresos lo honren a Él, estarás viviendo como rico.
 
 
V          COMO NO DEBE VIVIR UN RICO
 
Mira como advierte Isaías que un rico no debe vivir.
 
(NVI) Isaías 5:8-11 “¡Ay de aquellos que acaparan casa tras casa y se apropian de campo tras campo hasta que no dejan lugar para nadie más, y terminan viviendo solos en el país! El Señor Todopoderoso me ha dicho al oído: Muchas casas quedarán desoladas, y no habrá quien habite las grandes mansiones.10 Tres hectáreas de viña sólo producirán un tonel, y diez medidas de semilla darán tan sólo una.”
Esto ¿No es una realidad? Casas vacías, sin familia, porque los padres se dedicaron a hacer dinero y se olvidaron de Dios. No está hablando de los que se quieren hacer ricos o millonarios, sino de todos los que por buscar el dinero se olvidan de vivir.
 
Hageo también advierte lo que significa dejar la casa de Dios abandonada:
(NVI) Hageo 1:6 y 9 “Ustedes siembran mucho, pero cosechan poco; comen, pero no quedan satisfechos; beben, pero no llegan a saciarse; se visten, pero no logran abrigarse; y al jornalero se le va su salario como por saco roto.Ustedes esperan mucho, pero cosechan poco; lo que almacenan en su casa, yo lo disipo de un soplo. ¿Por qué? ¡Porque mi casa está en ruinas, mientras ustedes sólo se ocupan de la suya! —afirma el Señor Todopoderoso—.”
Nosotros los ricos debemos cuidar la casa del Señor y no vivir para hacer riquezas, sino ocuparnos de que nuestras riquezas honren a Dios, que podamos bendecir a mucha gente con nuestras riquezas.

 
VI         EL GOZO ES EL BARÓMETRO (OTRA ADVERTENCIA)

Cuando te das cuenta de que el trabajo o todo lo que produce riquezas te está quitando calidad de tiempo para servir a Dios y a tu familia, entonces tienes que hacer algo, no puedes quedarte como decía Isaías con tu casa vacía o con tu vida vacía, porque todo lo que hay ahí solo es hacer dinero, obligaciones y responsabilidades.
Cuando te das cuenta de que el trabajo y las riquezas te producen estrés, frustración y te apartan de hacer lo que realmente te gusta hacer, ahí es cuando debes hacer algo. Nehemías dijo: “El gozo de Jehová es nuestra fuerza”. David dijo “Vuélveme el gozo de tu salvación”. Si buscar las riquezas te están quitando el gozo de vivir, debes parar y recomponer el camino.
 
La Escritura dice que:
Proverbios 10:22 “ 22 La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella.”
Lo que viene de Dios te da alegría y no tristeza.
Salmo 126:1-3 “1 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan. 2 Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.3 Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres.”
Parafraseando diríamos: Cuando Dios nos haga salir de la cautividad de hacer riquezas, seremos como los que sueñan, entonces nuestra boca se llenará de risa y alabaremos todo el tiempo, la gente dirá: Grandes cosas ha hecho Dios con esta familia y nosotros reconoceremos: Grandes cosas ha hecho Dios con nosotros; estaremos alegres. ¿Cómo? Alegres.

 
VII        EL CONTENTAMIENTO NOS QUITA LO TONTO

El apóstol Pablo enseñaba que el contentamiento nos quita lo tonto:
Filipenses 4:11-13 “ 11No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”
Saber vivir en abundancia implica preferir la abundancia que la escasez, nadie prefiere ir a pie que, en camión, en camión que, en auto, y en auto que, en avión. Saber vivir en escasez es no maldecir cuando no tienes para el camión y agradeces que puedes caminar, no maldices por no ir en auto, sino agradeces que puedes ir en camión en vez de caminando.
Charly y la fábrica de chocolate.
En la película de Jhony Depp: Charly y la fábrica de chocolates, el dueño de la fábrica de dulces y chocolates emite 5 billetes dorados para que los ganadores puedan visitar la fábrica. Un niño muy pobre, que quiere ir pero no puede comprar los chocolates, entonces los cuatro abuelos que duermen en la misma cama, unos con los pies para allá y otros para acá, imagínate dormir con tu consuegra, juntan sus ahorros y le dan a Charly para que se compre un chocolate a ver si le sale el billete dorado y si, se le sale, pero como ve tanta pobreza en su casa quiere venderlo y le dice a los abuelos: Mejor lo vendo y me darán mucho dinero y podremos comer muchas cosas, pero uno de los abuelos le dice: Dinero hay mucho allá afuera, pero de estos solo hay cinco, habría que ser un tonto para vender este boleto.
Y podemos usar como metáfora que el boleto es el contentamiento, cambiar tu contentamiento por dinero es una locura, dejar que el dinero te arrebate tu contentamiento nos hace necios, nos hace tontos, un rico en el reino vive lleno de gozo y contentamiento por que ya no es un incrédulo, solo eso, esa fue la fuente de tu primer amor, el contentamiento y el gozo que te dio saber que ya no eras un incrédulo y que la recompensa final sería la vida eterna. Que las riquezas no te roben el gozo y el contentamiento de vivir para servir al Señor.

 
VIII    MINISTRACIÓN

Cuando has cambiado tu contentamiento por ganar dinero, es tiempo de cambiar.  Cuando en tu trabajo ya no hagas las cosas con alegría y gozo, quiere decir que no estás haciendo lo que Dios te mando a hacer. O cuando tu trabajo te roba el gozo de llegar a casa o de hacer otras cosas, ese trabajo tampoco es de Dios.
Así viven los ricos de este mundo en el reino, somos ricos en un reino donde el que gobierna es nuestro Dios y Padre, estaremos alegres, contentos y llenos de gozo. Así vivimos los ricos, ¡Aleluya!

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved