Predicaciones

I          INTRODUCCIÓN
El mensaje de hoy lleva por título: Los tres mandamientos mayores.
 
II        DESCUBRIENDO LOS TRES MANDAMIENTOS MAYORES
 
Vamos a descubrir cuáles son los tres principales mandamientos que Jesús nos dejó. Jesús resumió todos los mandamientos, la Ley y los profetas en sólo tres mandamientos. Jesús dijo que si cumplían estos tres mandamientos estarían cumpliendo todo lo que dice la Escritura.
 

Imagínate, toda la Biblia, convertida en solo tres mandamientos, más de 6,000 años de historia universal, 1,600 años para escribirla, 40 personas diferentes de 20 oficios diferentes, en tres idiomas diferentes, todo esto resumido por Jesús en solo tres mandamientos, ¡Que impresionante!, ¿No cree? Nos debe quedar claro que deben de ser muy importantes y muy poderosos para la vida del pueblo de Dios. 
 
Descubrámoslos juntos, acompáñeme a la Biblia por favor.
 
Marcos 12:30-31 “30Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.”
 
Jesús mencionó dos mandamientos, pero el tercero está intrínseco en esos dos, el tercero está escondido en esos dos. ¿Cuál es ese tercer mandamiento? Te amarás a ti mismo, pues dice que como te ames a ti, es como debes amar a tu prójimo.
 
De hecho, si somos entendidos y los ubicamos en posiciones, el primero es amar a Dios, el segundo es amarte a ti y el tercero es amar a tu prójimo, porque si no te amas a ti mismo, no tendrás una referencia para como amar a las personas que están a tu alrededor, por eso parece tan difícil amar al prójimo.
 
Así que no se haga bolas, si amar al prójimo es un mandamiento y tiene como referencia “como a ti mismo”, amarte a ti mismo es un mandamiento también.
 
 
III       LA IMPORTANCIA DE CUMPLIR ESTOS TRES MANDAMIENTOS 
 
Cumplir estos tres mandamientos es muy importante para nuestras vidas, porque  todo lo que hagamos en nuestra vida y los resultados que tengamos en todas nuestras áreas, en el área personal, familiar, conyugal, de nuestras relaciones personales, económica, el amor, la felicidad, la paz, nuestros hijos, nuestro legado, todo, va a depender que podamos cumplir estos tres mandamientos, de aquí su gran importancia.
 
Josué 1:8 “8Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”
 
Se lo dijo Dios a Josué al momento de iniciar la conquista de su tierra prometida, igual nos lo dice a nosotros. Si nosotros logramos amar a Dios, amarnos a nosotros mismos y amar al prójimo, estaremos cumpliendo toda la Escritura y sin dudar haremos prosperar nuestros caminos.
 
Hay más de siete mil promesas por toda la Biblia, promesas de bien para ti y tu descendencia, y para ver esas promesas operar en nuestras vidas, deberemos cumplir solo estos tres mandamientos.
 
 
IV       ES DIFÍCIL AMAR AL PRÓJIMO
 
Lo complejo que era cumplir la Ley y los profetas, Jesús lo resumió todo en tres mandamientos, lo volvió sencillo, pero hoy nos damos cuentas que no es tan sencillo como parece. Amar a Dios es fácil, y es entendible, la mayoría de los cristianos amamos a Dios sin ningún tipo de problema, está más que claro.
 
Y sabemos que tenemos que amar al prójimo, pero la realidad es que amar al prójimo es muy difícil. Lo podemos tratar bien, podemos no hacerle daño, pero tanto como amarlo, lo que se dice amarlo, eso es menos entendible y más complicado. Y la razón de que sea así, es que Jesús nos dejó una referencia para poder amar al prójimo, y fue ese tercer mandamiento escondido entre estos dos claros mandamientos de amar a Dios y amar al prójimo, Jesús dijo, “como a ti mismo”.
 
Dios se ama a sí mismo.
Necesitamos aprender a amarnos a nosotros mismos. Esto le puede sonar egocéntrico, pero no, al contrario, amarnos a nosotros mismos está en el diseño original de Dios. Él mismo se ama a sí mismo.
 
Isaías 43:25 “25Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.”
 
Aquí dice que por amor a sí mismo, Dios no se acuerda de nuestros pecados, Dios por amor a sí mismo pasa por alto la ofensa, lo mismo que nos recomienda a nosotros.
 
Proverbios 19:11 " 11La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa."
 
La honra a sí mismo es amor a sí mismo. La única manera de no enojarnos con los demás es amarnos a nosotros mismos. Lo mismo hace Dios.
 
Isaías 49:9 y 11 " 9Por amor de mi nombre diferiré mi ira, y para alabanza mía la reprimiré para no destruirte. 11Por mí, por amor de mí mismo lo haré, para que no sea amancillado mi nombre, y mi honra no la daré a otro."
 
Puede ver cómo Dios prefiere no enojarse con su pueblo por amor de sí mismo, y recuerde que usted está hecho a su imagen y semejanza.
 
 
V         LAS CONSECUENCIAS DE NO SABER AMARNOS A NOSOTROS MISMOS
 
Realmente nos metemos en problemas en función de la falta de amor a nosotros mismos. Hay dos graves consecuencias que tendremos al no saber amarnos a nosotros mismos:
                      
Tendremos problemas con las personas.
 
El chisme, la murmuración, la crítica, el juicio a las personas son causados por la falta de amor a nosotros mismos. El no sabernos amar a nosotros mismos genera un vació que “necesitamos llenar con la vida de otros y por eso caemos en murmuración, critica, juicio y chisme.
 
Los pleitos y las contiendas tienen como origen, que el vacío del amor a nosotros mismos lo queremos llenar con que la otra persona nos ame y como esta persona tampoco se ama a si mismo de la manera correcta, no sabrá como amarnos y nos lastimará, el caso más típico es el del matrimonio en problemas.
 
Pero si se da cuenta, nos lastimamos los esposos por el vacío de amor a sí mismos que tenemos cuando nos casamos. Frases como: Quiero encontrar a mi media naranja o a tu lado seré feliz, nos hablan de ese vacío de la persona que está esperando que alguien más lo llene, que alguien más lo ame y lo haga feliz porque el mismo no es feliz ni siente amado.
 
Tendremos sentimientos y emociones negativos.
 
El enojo, la ira, la falta de perdón, los celos, la tristeza profunda, la depresión, el luto, la angustia y la mayoría de las enfermedades, por no decir que todas, son producto de la falta de amor a nosotros mismos.
 
Le damos lugar a que este tipo de emociones y sentimientos nos dominen porque todos estos sentimientos y emociones tienen que ver con el vacío de amor que hay en nosotros que es llenado por el enemigo con estos malos sentimientos.
 
 
VI       COMO AMARNOS A NOSOTROS MISMOS DE UN MODO CORRECTO
 
La pregunta será entonces, ¿Cómo amarnos a nosotros mismos de un modo correcto? Bueno, primero tendríamos que saber que amarnos a nosotros mismos de un modo incorrecto hace que nuestro ego crezca y vaya por delante, nos hace egoístas o ególatras, soberbios, orgullosos, engreídos, vanagloriosos, etc. y todas estas actitudes no agradan a Dios.
 
Tendríamos que empezar por saber que en nosotros está la semilla correcta del amor, porque la Biblia dice:
 
2ª Timoteo 1:7 “7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”
 
Dios nos dio espíritu de amor, nosotros tenemos una semilla de amor sembrada por Dios en nosotros y es esa semilla de amor en nosotros la que debemos cultivar y hacerla crecer, sí, ¿Pero cómo?
La secuencia correcta para amarnos a nosotros mismos.
 
La única manera de amarnos a nosotros mismos, es cumplir con la secuencia de amor que Jesús nos dejó: Si para amar al prójimo se necesita amarse a sí mismo, para amarse así mismo, se necesita amar a Dios. Dicho de otra manera, si del amor a ti mismo nace el amor al prójimo, del amor a Dios nace el amor a ti mismo.
Enfocamos en las personas no en Dios.
 
El problema del hombre es que su amor a si mismo lo quiere obtener de las personas a su alrededor. Queremos que nos den reconocimiento, aceptación, honra, que nos hagan felices, que nos respeten, que nos hagan valer, y ponemos eso valores propios en manos de terceras personas, de niños en nuestros padres, de adolescentes en nuestros amigos, de jóvenes en el novio(a), de adultos jóvenes en nuestros jefes, en nuestros éxitos profesionales, de más adultos en nuestro cónyuge y de viejos en nuestros hijos.
Y esto es un grave error simple de entender: Si estas personas no se aman ni a sí mismas, como esperamos que nos amen a nosotros que somos su prójimo. La única fuente de amor para poder aprender a amarnos a nosotros mismos proviene del amor del Padre.
 
La solución.
Deja de centrar tu mirada en que tu esposo o esposa te haga feliz, tú se feliz porque Dios te ama. Deja de querer que tu familia te respete para sentirte completo, el amor del Padre te hará un ser completo. Y cuando tú te mires y te evalúes a ti mismo bajo la mirada y los estándares de Dios y no del hombre, habrás aprendido a amarte a ti mismo, y ese amor propio lo podrás poner en tu prójimo y podrás amarlo.
 
La promesa.
Y cuando lo logres estarás cumpliendo toda la Escritura, la del nuevo y la del viejo testamento y entonces llegará la promesa: Harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien.
 
 

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Maestros veracruzanos #24 casi esq. 20 nov
Xalapa Veracruz 91047, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved