Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada entendimos que no estamos deprimidos, estamos desenfocados y conocimos el enfoque que nos llevará directo a los planes y propósitos de Dios.
Con las gráficas entendimos que A Dios no le preocupan tanto nuestras circunstancias, sino que Él evalúa nuestro corazón en medio de toda circunstancia, las buenas y las malas y en todas espera hallar fe, confianza y paz de que Él lo tiene realmente todo bajo su control y eso solo se puede si la gráfica de tu relación con Él es para arriba.
Jesús le dijo a Pedro:
Mateo 16:2323Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.”
De igual modo Jesús espera que nuestra mirada esté en las cosas de Dios y no en las de los hombres. Toda la Escritura es filtrada en estas gráficas:

 

Buscad primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura.
El que busque su vida la perderá, pero el que la pierda por causa de mi la hallará.
 
Entra en tu aposento y cerrada la puerta ora a tu Padre y tu Padre te recompensará en público.
 
 
II          INTRODUCCIÓN: ALGUIEN NOS DEJÓ CAER
 
La historia de José se parece tanto a nuestras historias, porque de niños todos tenemos una túnica de colores, la gran mayoría de los bebés son esperados por sus padres o por lo menos por la madre y acompañada de la abuela y la familia.
 
Son muy pocos los bebés que vienen al mundo sin que nadie los quiera, tristemente los que no quieren a sus bebés no los dejan nacer, pero todos los que estamos acá, de un modo u otro, alguien nos esperaba y para ese alguien éramos tan especiales, o nos convertimos en alguien tan especial, que nos pusieron lo que equivaldría a la túnica de colores de José. Éramos esperados y había muchas esperanzas cifradas en nosotros de que algún día creceríamos y nos iría bien.
 
Nadie espera un bebé y lo alimenta y lo ayuda a crecer para querer verlo derrotado por la vida, apabullado por las circunstancias, sin dinero, sin futuro o para verlo en un hospital, o fracasados en su matrimonio y en su paternidad.
 
Para toda esa familia que nos esperaba con alegría, nosotros seríamos unos niños felices, unos adolescentes bien portados, unos jóvenes llenos de fuerza y vigor para estudiar o tener un oficio o negocio y un adulto realizado y feliz.
 
Pero para muchos de nosotros la historia no fue así de romántica.
 
Acabo de escuchar la noticia de que en un hospital de Veracruz, una enfermera dejó caer a un niño de cinco días de nacido y se fracturó el cráneo, esto fue algo terrible. A nosotros, tal vez nadie nos dejó caer de la cuna, pero alguien nos dejó caer el alma, o algo pasó en la vida que nos tiró al suelo y quedamos lisiados del alma y del corazón.
 
Hoy le quiero hablar a todos aquellos que, de una u otra forma, han quedado lisiados en alguna parte de su alma y sienten y piensan que no hay nada que los pueda realmente restaurar, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Lisiados del alma...restaurados.
 
 
III         ENCONTRANDO TUS LODEBAR
 
Hay una historia en la Biblia que nos habla acerca quedar lisiado, y es la historia de Mefi Boset. La Biblia narra:
 
(NTV) 2 Samuel 4:4Jonatán, hijo de Saúl, tuvo un hijo llamado Mefiboset, quien quedó lisiado de niño. Cuando Mefiboset tenía cinco años, llegó la noticia desde Jezreel de que Saúl y Jonatán habían muerto en batalla. Al enterarse la niñera, tomó al niño y huyó; pero, con el apuro, se le cayó y quedó lisiado.”
 
Tome en cuenta que MefiBoset era hijo del que debería ser el próximo rey de Israel, porque a la muerte de Saúl, lo que correspondía era que su hijo Jonatán lo sucediera en el trono, así que el pequeño MefiBoset tenía también una túnica de colores muy cara, es una versión antigua de Ricky Ricón o del pirruris o del Javi Noble,  para que me entienda.
 
 La vida del pequeño empezó a ir para abajo, ya había malas noticias para el pequeño, su padre Jonatán y su abuelo Saúl habían muerto en batalla, ahora, ¿quién vería por él? La niñera se asustó con la noticia y lo cargó y en la carrera se le cayó y quedó lisiado de las piernas.
 
Ahora, ya no podía usar sus piernas para caminar y Mefi Boset fue a refugiarse a un lugar llamado Lodebar, que etimológicamente significa: Lugar sin palabras, lugar de silencio.
 
El significado Bíblico de Lodebar es dolor, miseria, tristeza, oscuridad, soledad y desesperanza, un estado espiritual de los despojados de la fe.
 
Geográficamente era un lugar demasiado árido donde nada puede dar fruto y era a donde iban los perseguidos, los lisiados, los que habían perdido todos sus bienes, para quienes ya no podrían aspirar a un futuro prometedor.           
 
Muchos de nosotros,  de una forma u otra, estamos lisiados porque alguien nos dejó caer o cayó encima de nosotros, por ejemplo, un novio que te pidió una prueba de amor y él te mostró después que no te amaba, un marido que te invalidó, una esposa que no creyó en ti, un padre que te golpeó mientras apestaba a alcohol o que te abandonó por otra familia, o que el vicio del alcohol o el trabajo te lo arrebató desde la infancia, tal vez algún adulto te traicionó y abusó de tu inocencia dejándote lisiada el alma para no volver a amar o no volver, siquiera, a confiar en ti ni en nadie.
 
Y pasamos a vivir en Lodebar en alguna área de nuestra vida.
 
Y ¿Cómo saber que estoy en Lodebar? Porque hay silencio y no podemos hablar de eso, porque el dolor es demasiado fuerte para hablar de ello, porque parece que no hay esperanza para ti, que nunca serás totalmente restaurado o restaurada.
 
 
IV         PERO EL SEÑOR NOS HARÁ REBOTAR PARA ESTAR DE PIE
 
Otra vez se repite la gráfica 1 de José, para abajo, para abajo, pero cuando Dios entra en escena, dice la palabra que rebotamos desde nos hayan dejado caer para crecer, vencer y madurar, y ser más que vencedores.
 
Salmo 37:24-2624 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano. 25 Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. 26 En todo tiempo tiene misericordia, y presta; Y su descendencia es para bendición.”
Cuando cayeres rebotarás porque Dios sostiene tu mano. No es que Dios te de la mano para levantarte, sino que Dios tiene agarrada tu mano antes de que te caigas y por eso rebotas para volverte a parar junto a él. ¡Aleluya!
Eso fue lo que le pasó a Mefi Boset, cuando Dios intervino y movió el corazón de David, al final de la historia cuando David reinó Israel, buscó a alguien de la casa de Saúl para hacerle misericordia por amor de Jonatán, y encontró a Mefi Boset:
2 Samuel 9:5-75Entonces envió el rey David, y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar. 6Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo. 7Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.8Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?”
David restauró todo de Mefi-Boset, lo primero que le restauró fue el alma, al hablar con él y decirle que sería igual que sus otros hijos, que sería un príncipe, porque se sentaría a su mesa igual que todos.
La mesa.
La mesa representa lo que Dios hace con nosotros a través de Jesús. La mesa representa a nuestro Señor Jesús, porque podemos tener las piernas y los pies lisiados, pero sentados a su mesa, su mesa nos cubre las piernas y entonces no hay diferencia entre nosotros y sus demás hijos.
La historia no dice que David oró por un milagro y Mefi Boset se curó de sus piernas, pero si dice que lo restauró en todo, le dio su lugar, le cubrió su parte lisiada y le devolvió todos los bienes que le correspondían por haber sido nieto del rey e hijo de Jonatán.
Tu pasado estará ahí, no te hará olvidarlo, pero no te afectará, no se notará, estarás sentado en su mesa disfrutando de todo lo que significa ser hijo del Rey.
 
V          EL PADRE QUIERE METER SU MANO EN TU LODEBAR
Si tú le abres tu corazón al Señor y dejas que él te transforme, en la gráfica de tu relación con él, llegará el momento donde él Padre quiere meter su mano en tu escoria y sacar ese Lodebar de cada área de tu corazón.
Isaías 1:25 " 25y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza."
Pero necesitas confiar en Él y darle permiso, entonces tu historia y la de tus generaciones cambiará. Dejarás de ser un lisiado y estarás corriendo en el propósito generacional de Dios.
Isaías 61:4 "4Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones."
Si dejas que el Señor meta su mano en tu corazón y limpie tus Lodebar, tú reedificarás las ciudades que son tu familia, restaurarás las ciudades arruinadas que son tus hijos y levantarás los escombros que dejaron caer sobre ti tantas generaciones de tus ancestros.
 
VI         MINSTRACIÓN
Yo no podría hablarle de esto, si no fuera yo un lisiado del alma restaurado y en proceso de restauración, así que déjeme abrirle mi corazón y le cuento un poco de cómo es que le abrí mí corazón a Dios para que él lo transformara. Así que le contaré un poco de mi historia.
 
Salmo 126:1-3 "1Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan.2Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.3Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros; Estaremos alegres."

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved