Predicaciones

I INTRODUCCIÓN
Al profeta Isaías le fue revelado cuál sería el propósito del Hijo de Dios sobre la tierra, setecientos años antes de que sucediera y sé que se cumplió, porque lo dice el Libro de Lucas, capítulo cuatro.
Isaías 61:11El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
Sigue diciendo el versículo cuatro:
Isaías 61:44Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.”
Esto quiere decir que el Padre envió a Jesús y a su Espíritu Santo para vernos que cada uno de nosotros podamos limpiar los escombros de nuestras generaciones antiguas y reedificar nuestras ciudades, que significa, volver a edificar a nuestra familia pero ahora conforme al corazón de Dios, ¿Me sigue? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Levantaré los escombros de mis generaciones.

II          LA FAMILIA SON NUESTRAS CIUDADES QUE DEBEMOS RESTAURAR 
 
Somos ciudades.        La escritura nos compara con una ciudad.
1ª Corintios 3:9-10 9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.10Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.
Dice que cada uno de nosotros somos un edificio de Dios, cuyo cimiento es Cristo, alguien como Pablo, o yo, o el que les predique, estamos edificando encima de ese fundamento que es Cristo, pero cada uno debe hacerse responsable de cómo sobre edifica, de que pone encima de esa edificación que hace uno como pastor, por ejemplo.
Ciudades y escombros.
¿De que se forma una ciudad? De diferentes edificaciones. Déjame explicarlo de esta forma: Cada miembro de tu familia es una edificación que en conjunto forman la cuidad de tus apellidos: Los Meza Romero, los Hernández Pérez. Cuando menos cuatro generaciones son los que conforman tu ciudad. Dos padres, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciséis tatarabuelos.
¿Qué son los escombros? Es lo que queda de una edificación que fue derrumbada o destruida.
Levantadas o arruinadas.
Entonces tu familia y tus antepasados son esas ciudades antiguas a que se refiere la Escritura, y éstas pueden estar levantadas o arruinadas y llenas de escombros.
Levantadas, firmes y creciendo, si fueron familias cuyo fundamento de vida fue Cristo e hicieron las cosas conforme al Señor, pero generalmente nuestras ciudades familiares están arruinadas, porque sus vidas no fueron conforme al corazón de Dios, tuvieron pleitos, divorcios, abortos, guerras, mataron, fueron idólatras, vivieron oprimidos u oprimiendo a alguien, entró el machismo, hubo infidelidades, robo, mentira, endeudamiento, fornicación, adulterio, etc.  y todo eso significa que espiritualmente se derrumbaron, y el resultado es que aventaron escombros a nuestras vidas, y a eso le sumas lo arruinado de nuestra propia vida, que por muchos años vivió o ha vivido apartado de la palabra de Dios, no le obedecemos, hacemos lo que nosotros pensamos o creemos y no lo que Él nos pide, y todo esto da por suma los escombros de una familia arruinada espiritualmente.
Uniendo mensajes.
Uniendo este mensaje con el de la semana pasada, una de las consecuencias de tener familias arruinadas y llenas de escombro es que a sus hijos nos dejan caer y se nos rompe el alma, con lo cual nosotros también cooperamos con esa destrucción de esa ciudad que lleva tus apellidos.
Pero hay que entender que a ellos también los dejaron caer, y tal vez desde más alto o aún más fuerte, también nuestros antepasados vivieron en un Lodebar pero, más oscuro y difícil que el nuestro.
No se trata de echar culpas.
Por eso no se trata de echar culpas hacia atrás, sino de ser la generación que tome la promesa de que levantaremos todos esos escombros que hay sobre nosotros y reedificaremos las ciudades arruinadas para nosotros y nuestras generaciones.
Por eso la vida no te ha sido fácil,
Por eso la vida no te ha sido fácil o te ha sido tan difícil por qué estas tratando de caminar sobre escombros, estás tratando de edificar una nueva casa un nuevo hogar sin haber quitado los escombros primero.
Cuando hay temblores o huracanes que destruyen ciudades, antes de iniciar los trabajos de reedificación, primero tienen que quitar los escombros. Eso mismo tenemos que hacer nosotros. Dios nos ha dado la oportunidad de ser nosotros esa generación que edifique a nuestras futuras generaciones en su nombre.

 
III      LAS CRISIS SON PROBLEMAS U OPORTUNIDADES

En japonés la palabra crisis tiene dos significados opuestos, significa Problema o significa Oportunidad, y la gente la usa según su entendimiento.
Usted normalmente ve en una situación de crisis, producto de tus escombros generacionales, un problema, y por eso llora, se enoja, se frustra y se desespera, pero en cada situación complicada, Dios ve la oportunidad de que salgas victorioso de esa situación y levantes un escombro más para allanar él caminos de tus hijos.
(NVI) 1a Pedro 5:10 " 10 Y, después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables."
Dios te quiere hacer fuerte de cada situación, por qué tú heredarás ese carácter a tus nuevas generaciones.
José no vivió crisis, vivió oportunidades.
Para José la esclavitud fue una oportunidad de mostrar el carácter de Dios en Él y por eso, dentro de esa casa Él hacía todo bien y con excelencia haciendo que Dios lo prosperara. Lo mismo en la cárcel. Él entendió que todo tenía un propósito divino:
(NVI) Génesis 45:4,5 y 8 "4No obstante, José insistió: —¡Acérquense! Cuando ellos se acercaron, él añadió: —Yo soy José, el hermano de ustedes, a quien vendieron a Egipto. 5Pero ahora, por favor no se aflijan más ni se reprochen el haberme vendido, pues en realidad fue Dios quien me mandó delante de ustedes para salvar vidas. 8Fue Dios quien me envió aquí, y no ustedes. Él me ha puesto como asesor del faraón y administrador de su casa, y como gobernador de todo Egipto."
Si tú puedes entender hoy que tus circunstancias forman parte de un plan divino y ese plan divino es que restaures tu vida en todas tus áreas y las de tus hijos y los hijos de tus hijos... Eso dice Isaías  61:4
Ejemplo de escombros generacionales.
Si tus escombros son que tienes una baja autoestima, ¿crees que Dios te pondrá una estima alta y ya o te permitirá que la gente a tu alrededor te trate mal para que entiendas que tu estima viene de lo que eres y significas para Dios y no de lo que la gente dice o hace para ti? Y en ese momento sanarás tu auto estima y esa gente se irá de tu vida o Dios la cambiará.
Si tus escombros son de divorcios en la familia ¿crees que Dios te dará un cónyuge que te trate súper bien para que no te divorcies, o te dará uno que te haga la vida de cuadritos y te haga doblar las rodillas, llenarte de la presencia del Señor y perdonar, quitar ese orgullo, o ese temor, o esa desvalorización, para que levantes esos escombros de manera definitiva para ti y tus generaciones?
Salir victorioso.
Ahora, salir victorioso no significa necesariamente que esa situación se va arreglar o componer, victorioso significa que aún en medio de esa situación tú vives lleno de gozo, en paz y lleno de fe, porque tu relación con Dios te es suficiente y vives confiando en Él, creyendo firmemente que todo es parte de sus planes.

 
IV      NO TE CANSES HASTA VER TUS CIUDADES RESTAURADAS

Te puedes quedar llorando y culpando a alguien, eso sólo hará que tus escombros se queden ahí, tú no puedas avanzar en la vida y además tus generaciones  sigan caminando con gran dificultad en sus vidas porque lo harán sobre escombros.
O puedes ver la oportunidad de ser tú el o la que pague el precio de levantar los escombros y restaurar la ciudad de tu familia.
Eso llevará tiempo.
No será fácil, pero si dejas que el Señor te guíe Él te restaurará esas heridas y podrás comenzar a edificar una nueva historia para tu familia.
Hebreos 12:1-2(a) " 1Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, "
La carrera que se corre con paciencia es el maratón, la vida es una carrera larga que requiere entendimiento para saber cómo correrla, y luego paciencia para hacerlo toda la vida, motivados porque veremos nuestras ciudades familiares levantadas y prosperadas, porque Jesús subió a la cruz y cumplió su propósito en nosotros.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved