Predicaciones

I           MENSAJE CENTRAL

           

Hoy estamos celebrando el día del padre en México, y como regalo, el mensaje de hoy estará enfocado en las batallas que libramos los papás, pero la realidad es que nos aplica a todos, porque todos, hombres, mujeres, jóvenes, abuelos, etc., de una forma u otra, estamos en alguna batalla, acabamos de salir de alguna batalla o vamos a entrar en alguna batalla, todo el tiempo estamos librando batallas en nuestra vida y siempre será bueno aprender como librarlas y sobre todo, como ganarlas.

 

Como siempre, el mensaje será de mucha bendición, pues si tú eres una  esposa lo podrás entender mejor a él, si tú eres el esposo te servirá para ponerte las pilas en el Señor o si tienes un papá, te servirá para comprenderlo mejor y tener una mejor relación con él.

 

 

II          INTRODUCCIÓN

 

Así que hoy aprenderemos como librar nuestras batallas conforme al corazón de Dios, y utilizaremos como ejemplo a la persona a la que Dios le ha dado el mayor número de batallas que pelear: Los papás, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Las batallas de papá (Esposo, padre, proveedor… ¡Uff!)

 

III         DIOS PUSO AL HOMBRE COMO CABEZA

 

Dios puso al hombre a la cabeza del hogar, y eso significa que lo puso como el mayor responsable de todo lo que ocurre en su hogar, por eso la Escritura dice:

 

(NVI) 1ª Timoteo 3:12 “12 El diácono debe ser esposo de una sola mujer y gobernar bien a sus hijos y su propia casa.”

           

Este versículo habla de hombres que le sirven a Dios y todos los hombres debemos servir a Dios con nuestras vidas y en todos los entornos de la vida, no solo en la iglesia. La iglesia debe ser solo una de las áreas de la vida de todo hombre.

Y nos da el perfil académico del hombre: Marido fiel, de una sola mujer, o sea, no mujeriego, que sepa gobernar a sus hijos, a su esposa, a su suegra y a toda su casa. El hombre es el gobernador de la casa. 

¿Qué significa gobernar?

La palabra “gobernar” en este versículo proviene de la palabra griega Proistamai, que significa: Guiar, conducir, dirigir, ser activos en cuanto a ayudar, comprometerse en ayudar o comprometerse a luchar por.

Ve como gobernar no tiene nada que ver con mandar, imponer, gritar o solo llevar dinero a casa y ver la Televisión.

No, gobernar es mucho más, somos los responsables de guiar y dirigir a nuestra esposa e hijos a que tengan una vida correcta conforme al corazón de Dios, también debemos ser activos en cuanto a ayudar, debemos comprometernos a ayudar y a luchar por los sueños de nuestra esposa e hijos.

Esto es glorioso, es un privilegio, pero también es difícil, por eso hemos dicho que es difícil ser hombre, no solo tienes que ver por ti, sino Dios te asignó la vida de tu esposa, la vida de tus hijos y la vida de toda tu casa.

Por eso es por lo que le llamamos a este privilegio, con toda certeza: Las batallas de papá,  esposo, padre, proveedor, guía, director, animador, etc. y al final decimos ¡Uff! Y ¿Quién podrá defendernos? Y la respuesta no es el Chapulín Colorado, la repuesta es Dios.

 

Esta es una tarea imposible de lograr para todo papá si no está Dios presente en nuestra vida.

 

 

IV         EL PROCESO DE CADA BATALLA

 

Vamos a ver la historia de la batalla de Josafat, que fue rey de Judá en los tiempos de Elías, que nos narra la Biblia en el Segundo Libro de Crónicas, capítulo 20, y de ahí Dios nos dará la estrategia a seguir para pelear cada una de nuestras batallas, seas un joven, una esposa, un soltero, una abuela o un papá, como dijimos al principio.

 

2 Crónicas 20:1-3 “1 Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra.2 Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi.3 Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.”

Vamos a ir enumerando lo que hizo Josafat y de ahí Dios nos dará la estrategia:

 

1.- Sintió temor. Esto nos hace entender que el qué tú y yo tengamos miedo o temor cuando nos dan alguna mala noticia o entramos en cualquier tiempo difícil es normal.

 

Los hombres hemos sido enseñados a que no debemos tener miedo, desde niños eso nos decían nuestros padres, pero el miedo es un sentimiento normal. La Biblia dice que Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y se refiere al temor que sintió cuando Jezabel lo amenazó. 

 

Sentir miedo o temor está bien, lo que no está bien es huir de todo aquello que nos de temor o no seguir adelante solo porque tenemos temor. El temor es una de las batallas de todo papá.

 

Así que, mi querido papá, si sientes temor de como es que vas a gobernar toda tu casa, eso es normal, pero Dios nos dirá como vencer nuestras batallas.

 

2.- Consultó a Dios. Esto es lo que segundo que hay que hacer cuando entremos en cada batalla de la vida, hablar con Dios, orar a Dios.

 

3.-. Proclamó la grandeza de su Dios.

 

Vamos a ver como oró Josafat al Señor.

2ª Crónicas 20: 5-7 “En el templo del Señor, frente al atrio nuevo, Josafat se puso de pie ante la asamblea de Judá y de Jerusalén, y dijo: Señor, Dios de nuestros antepasados, ¿no eres tú el Dios del cielo, y el que gobierna a todas las naciones? ¡Es tal tu fuerza y tu poder que no hay quien pueda resistirte! ¿No fuiste tú, Dios nuestro, quien a los ojos de tu pueblo Israel expulsó a los habitantes de esta tierra? ¿Y no fuiste tú quien les dio para siempre esta tierra a los descendientes de tu amigo Abraham?”

Josafat oró a Dios, pero no se centró en lo grande de su problema o se lamentó de la mala circunstancia que estaba viviendo, porque los pueblos que venían en guerra contra él eran infinitamente superiores en número y en armas, y en todo, pero lo que hizo fue centrarse en lo grande y poderoso que verdaderamente era su Dios.

Debemos poner la confianza en Dios.

Josafat puso su esperanza en Dios, y no en él ni en sus fuerzas, y eso es lo que tenemos que hacer también nosotros, poner toda nuestra esperanza en aquel que nos ama mas que nadie en el mundo.

 

(NTV) Romanos 5:5 “ Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor.”

 

Por su gracia Dios te ama papá hagas lo que hagas, recuerda que no hay nada que puedas hacer para que Dios te ame menos o te deje de amar, por ese amor no te dejará solo en tus batallas, grábatelo bien en tu corazón.

 

La confianza en Dios es el centro de la Biblia.

 

Al salmo 118 versículo 8 se le conoce como el centro de la Biblia, y esto es lo que dice:

 

Salmo 118:8-10 “8 Mejor es confiar en Jehová Que confiar en el hombre. 9 Mejor es confiar en Jehová Que confiar en príncipes. 10 Todas las naciones me rodearon; Mas en el nombre de Jehová yo las destruiré.”

Mire como el salmista está rodeado de problemas, pero confía en que con Dios el vencerá todas sus batallas. Pero ¿Sabe por qué el salmista pudo poner su confianza en Dios en lugar de ponerla en el hombre? El secreto está en como inicia y como termina este Salmo:

(NVI) Salmo 118:1 “Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.”

Y como termina:

(NVI) Salmo 118:29 “29 Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.”

El salmista pudo poner su confianza en Dios porque, a pesar de lo duro y difícil de sus batallas, él sabe y cree que Dios es bueno y su amor perdura para siempre. Imitemos al salmista y creamos que Dios es bueno y su amor perdura para siempre. 

Y Dios les dio la estrategia.

 

4.- Estuvieron en reposo.

2 Crónicas 20:15-17 “15y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios. 16Mañana descenderéis contra ellos; he aquí que ellos subirán por la cuesta de Sis, y los hallaréis junto al arroyo, antes del desierto de Jeruel. 17No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros.”

Lo que Dios les mandó a hacer es lo que hemos enseñado hace algunas semanas, Dios los mandó a entrar en su reposo y  estar quietos.

En otra ocasión, cuando los Egipcios iban a la carga contra los hijos de Israel dispuestos a aniquilarlos frente al Mar Rojo, Moisés les dijo esto de parte de Dios:

(NTV) Éxodo 14:13-14 “13 Pero Moisés les dijo: —No tengan miedo. Solo quédense quietos y observen cómo el Señor los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos. 14 El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos.”

 

5.- Reforzaron su confianza en Dios antes de iniciar la batalla.

En el verso 20, Josafat le recuerda al pueblo que debe estar confiado y les dice:

2 Crónicas 20:20 “ 20Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. ”

Josafat les recuerda: Creed en Dios y estarán seguros, conforme al mensaje de la semana pasada les dijo: Vivan en su reposo, pero también les dice: Creed a sus profetas y seréis prosperados. Dios usa hombres y mujeres para hablarte, por eso les hemos recomendado siempre, crean en que la palabra que Dios les da los domingos es la más importante para que puedas pelear y ganar tus batallas de la semana papá.

 

6.- Adoraron a Dios en voz alta.

2 Crónicas 20:18(a)-19 “18Entonces Josafat se inclinó rostro a tierra, … 19Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz.”

Lo siguiente que hicieron antes de ir a la batalla fue alabar y adorar a Dios sin pena, a voz en cuello dice otra versión. 

Resultado de la batalla.

Esto es lo que pasó cuando comenzaron a alabar a Dios en voz alta, sin pena:

2 Crónicas 20:22 y 24 “22Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros. 24Y luego que vino Judá a la torre del desierto, miraron hacia la multitud, y he aquí yacían ellos en tierra muertos, pues ninguno había escapado.

Sus enemigos se mataron entre sí, los últimos dos que quedaban, uno mató al otro y el otro mató al uno, como en las películas de Hollywood, pero no quedó uno solo de sus enemigos.

Esto es lo que Dios hace cuando confías en Él, cuando vives en su reposo a pesar de lo difícil de tus batallas, papá.

 

7.- Recoger el botín de la victoria.

Vamos a ver como termina la historia de la batalla de Josafat:

2 Crónicas 20:25 “25Viniendo entonces Josafat y su pueblo a despojarlos, hallaron entre los cadáveres muchas riquezas, así vestidos como alhajas preciosas, que tomaron para sí, tantos, que no los podían llevar; tres días estuvieron recogiendo el botín, porque era mucho.

Cuando confías en Dios y vives en su reposo tus batallas son ganadas y en tus victorias serás muy prosperado papá.

Proverbios 15:6 6 En la casa del justo hay gran provisión; Pero turbación en las ganancias del impío.”

Dice que en la casa del justo, conforme al mensaje de la semana pasada, no solo hay provisión, sino dice que llevarás a tu casa gran provisión, proveerás con abundancia, dice el Señor.

 

8.- Seguir viviendo en paz.

Y además, dice la historia:

2 Crónicas 20:29-30 “29Y el pavor de Dios cayó sobre todos los reinos de aquella tierra, cuando oyeron que Jehová había peleado contra los enemigos de Israel. 30Y el reino de Josafat tuvo paz, porque su Dios le dio paz por todas partes.”

Dice que todos los enemigos se atemorizaron de lo que Dios había hecho con su pueblo y los dejaron en paz, tus batallas son ganadas y tus enemigos te dejarán en paz, si confías en su amor y su gracia.

(NVI) Salmo 34:19 “ 19 Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas;”

Proverbios 16:7 “ 7 Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.”

Esto es lo que debes esperar en cada una de tus batallas papá si decides caminar rectamente confiando en Dios en todo lo qué haces.

 

V          LA HISTORIA CON TU PAPÁ

Hay otra historia en la Biblia que nos deja ver cómo muchas veces las heridas que sufrimos de niños nos estorban para poder gobernar nuestras vidas y las de las personas que Dios ha puesto a nuestro lado.

Es la historia de Mefi-Boset, hijo de Jonatán, nieto del rey Saúl en tiempos de David. Jonatán y su papá se enfrascaron en una guerra contra los filisteos y cuando iban perdiendo, un ejército filisteo entró al palacio donde estaba el hijo de Jonatán, Mefi-Boset como de 5 años, la nana lo levantó en sus brazos para salvarlo y salió corriendo con el niño.

Casi iba escuchando los aplausos por ser la heroína de la historia cuando la chancla se le atoró en una piedra y se tropezó, pero al dejar caer a Mefi-Boset, este quedó lisiado de los pies.

De ser el nieto del rey, destinado a sucederlo en el trono algún día pasó a ser un mendigo lisiado en un lugar de oscuridad llamado Lodebar, que significa: Lugar de silencio, donde nadie habla y nadie escucha.

Y esto es lo que nos ha pasado a muchos papás el día de hoy, nuestros padres, por estar peleando “sus batallas”, nos dejaron caer con sus maltratos, su abandono, su desinterés o su sobreprotección y quedamos lisiados, no físicamente, pero sí quedamos lisiados del alma, del corazón y de la mente.

Y eso nos ha imposibilitado para pelear y ganar nuestras propias batallas, como saber gobernar bien a nuestra esposa, hijos, familia, finanzas y todo lo que pasa en nuestro hogar.

Pero esto no nos justifica para no hacer un cambio.

Cuando David fue rey, que es una tipología de Cristo, David restauró a Mefi-Boset en todo, le devolvió todas las tierras que eran de Saúl y Jonatán y lo sentó a su mesa como a cualquier otro de sus hijos.

Esto es lo que hace Jesús cuando tú le recibes como tu Rey, Señor y Salvador, él te restaura en todas las áreas de la vida.

Sentado a la mesa, la mesa no dejaba ver su lisiadura, era igual que cualquiera de sus otros hijos, y eso es lo que hace Dios, te sienta a la mesa y la Mesa es Cristo, cuando tú te refugias en Cristo, todas tus áreas lisiadas, de dolor, de trauma o de necedad desaparecen, por eso el Salmo 23 dice:

Salmo 23:5 “5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;”

Dios no está preocupado por tus batallas, Dios está ocupado en ti, en darte la victoria en todas ellas, él te ha preparado una Mesa aun delante de tus tiempos de angustia, y esa Mesa es Jesús.

 

VII        MINISTRACIÓN

Hoy en este día del padre date el mejor regalo, recibe a Cristo en tu corazón y siéntate a su mesa y sé restaurado en todas las áreas de tu vida confiando en Él en todo tiempo.

Acepta todas las Batallas que Dios ha diseñado o permitido para ti, pero déjaselas a él, las batallas son de él, Dios pelea nuestras batallas y siempre gana nuestras batallas.

Y lo que al principio se llamó las batallas de papá ahora cambia por las victorias de papá.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved