Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana Dios nos advirtió de los peligros de no vivir en modo honra en todas las áreas de nuestra vida, y nos enseñó como podemos, sin querer o por ignorancia, deshonrarlo. Nos habló fuerte y claro.

Oiga, yo prefiero así, porque no quisiera deshonrarlo con nada de lo que hagamos, ni como personas, ni como iglesia.

Hoy Dios nos hablará de cuales son algunos de los efectos de vivir en modo honra.

 

II          INTRODUCCIÓN

 

Mateo 6:9-10 “9Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

Esta es la oración que Jesús nos enseñó, la única, y como les he enseñado en esos videos acerca del poder del Padre Nuestro, esta primera parte que oramos, la oramos para establecernos en su reino. Por eso, esta oración se hace la oración más importante de tu día a día,  no la única, pero si la más importante.

Primero lo reconocemos a Él como nuestro Padre, no solo mío o tuyo, sino nuestro, de todos, (esto es muy importante, ya lo estaremos platicando más adelante), reconocemos que él está en los cielos, nosotros en la tierra, haciendo sus propósitos, pero unidos en Jesús. Jesús vino a unir los cielos y la tierra.

(NVI) Colosenses 1:19-20 “19 Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud 20 y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.”

Ahora, antes de decir que su reino venga, que realmente significa que somos nosotros los que decidimos entrar al reino que Él ya estableció desde la cruz, antes de entrar al reino le decimos “Santificado sea tu nombre”.

Santificado, en el original griego es la palabra Hagiazó que significa: Honrar como santo o sagrado. Por eso dijimos que la puerta de entrada a su reino es la honra, lo que estamos diciendo en esa parte del Padre Nuestro es: “Honrado sea tu nombre”.

¿Cómo honramos su nombre según hemos aprendido? Con nuestra obediencia a Él, con nuestra confianza en Él y con nuestra santidad, eso aprendimos en los videos. Y la semana pasada aprendimos que también lo honramos con nuestros tiempos, nuestra atención y nuestro dinero.

Un reino espiritual.

El reino de los cielos es un reino espiritual, el mayor de los siete reinos que existen ¿recuerdas? El reino de los hombres, el renio animal, el reino vegetal, el reino mineral, el reino de los planetas y el reino de las tinieblas, que también es un reino espiritual.

Y el reino de Dios es el reino que reina todos los demás reinos, por eso es nuestro deber y privilegio el habitar ese reino espiritual, y todo comienza con la honra, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Honrado sea tu reino.

 

III      LA CULTURA DE LA HONRA

Ahora, todo reino tiene su propia cultura.

El diccionario define la cultura de un país o de un reino como el conjunto de conocimientos, ideas, costumbres y tradiciones que caracterizan a un pueblo.

Así que el reino de los cielos tiene su propia cultura, porque tiene su propio conocimiento, sus ideas, su forma de pensar, costumbres, ¿me sigue? Y nosotros debemos involucrarnos en la cultura de nuestro reino.

(NTV) Romanos 12:2 “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.”

Lo que está diciendo es que no nos hagamos a la cultura del mundo, tenemos que pensar diferente, y eso nos hará entrar en la cultura del reino.

Por ejemplo: Si tu honras la cultura del Sr. Wallmart, cuando vas a la tienda, tú vas a tener más que su cultura, vas a tener sus productos. Si tu honras la cultura del Sr. Problemas, y te la pasas pensando demasiado tiempo en ellos, vas a tener más de los productos que fabrica el sr. Problemas: Estrés, enfermedad, pelitos, angustia, separación, etc., pero si tu honras la cultura del reino de Dios, vas a tener más de lo que produce nuestro Señor y Padre.

Eso es meterte en su cultura, en su reino.

¿Quieres cambiar la cultura en la que vives y te mueves? Debes renovar tu mente y empezar honrando en todo al Padre.

Vamos a conocer algunos aspectos importantes de la honra en la cultura del reino de Dios en la tierra.

 

 

IV         LA HONRA SE TRATA DE NOSOTROS

 

Como opera la honra. 

 

Si queremos saber cómo opera la honra, miremos como opera la Trinidad, ellos se honran mutuamente creando unidad.  El padre honra al Hijo siendo Él el que lo envió, el Hijo honra al Espíritu Santo dándole su lugar en la tierra, y el Espíritu Santo honra al Hijo no hablando por su propia cuenta, sino de Jesús.

 

La honra crea unidad, y en la unidad está Cristo, y donde está Cristo con honra, ahí hay milagros.

Honrando a Dios en otros.  

 

El año pasado en mayo prediqué tres mensajes donde enseñé las 5 direcciones en las que opera la honra a otros: Hacia arriba, tus autoridades o relaciones superiores, hacia abajo, con aquellos que somos sus autoridades, a un lado, con nuestros iguales, al otro lado, con los que pasan ocasionalmente a nuestro lado, como vendedores, meseros, propineros, limpia vidrios, gente de baja condición y hacia adentro, hacia nosotros mismos.

           

En todos estos casos lo que debemos pensar para que nos sea más fácil honrarlos es que estamos honrando a Dios en otros, o sea, honrando a Dios en ellos. Así no te importará lo que te hagan o digan, tú los honrarás porque Dios los ama, y porque, aunque ellos no lo sepan, están hechos a la imagen y semejanza de Dios.

 

No lo escucharás muy seguido.

 

Eso no lo escucharás muy seguido porque el mundo no celebra la honra a otros, el mundo celebra creernos únicos, la independencia y la individualidad. Si bien Dios nos ha hecho únicos, él quiere que esa unicidad la usemos para unir más al cuerpo de Cristo.

 

Todos los seres humanos compartimos el 99% del mismo ADN, solo el 1% diferente es lo que nos da nuestros rasgos particulares, las huellas dactilares únicas, etc. Así que seamos únicos en ese 1% pero que busquemos la igualdad con todos en ese 99%.

 

El honor se trata de nosotros y no de mí.

 

El honor se trata de nosotros y no de mí. Por eso es tan opuesto a la cultura del mundo donde frases como: “ yo voy primero”,  “yo que gano”, “como me afecta a mí”, definen a las personas.

 

La palabra honor en Estados Unidos se escribe honor, igual que en español. Pero en Inglaterra lleva una u entre la o y la r, o sea, honour, los gringos le quitaron la u, pero el origen de la palabra en inglés es honour, porque la terminación our, significa nuestro, o sea, que el honor se trata de nosotros y no solo de mí.

 

El Padre Nuestro en inglés comienza diciendo: Our Father, ósea, Padre Nuestro. Honramos a la Trinidad cuando oramos el Padre Nuestro con este entendimiento.

 

Por eso el Padre lo practica y nos honra primero y por eso atrae el honor a Él, el honor es algo entre Dios y nosotros, no solo de Dios.

 

No es acerca de mi o lo mío, sino de nosotros y lo nuestro, no son mis derechos o mis dones, son nuestras bendiciones en el cuerpo de Cristo.

 

Los matrimonios se separan porque los esposos dejaron de moverse en modo nosotros y comenzaron a moverse en modo yo.

 

Esto esta buenísimo: Sabrás que estás actuando en modo honra cuando piensas en dar para dar más y no en dar para recibir u obtener algo.

 

Honrar la desnudez.

 

Por eso honrar también es tapar los errores del otro, eso es guardar la desnudez. Noé se emborrachó y durmió desnudo, y uno de sus hijos, Cam, lo vio, se burló de él y lo fue a contar a sus hermanos, sus hermanos entraron caminado hacia atrás para no verlo y le cubrieron la desnudez.

 

Atención a esto: Noé está en Hebreos 11, el capítulo de los hombres y mujeres de fe, pero no está Cam. Entendamos que el que deshonra desaparece.

 

Somos el perfume de Cristo.

 

(NVI) 2ª Corintios 2:15 “15 Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden.”

 

Tú honra refleja el aroma de Cristo dentro de la iglesia y aún con los que no creen o no siguen a Cristo. Esto es un verdadero honor.

 

 

V          EL EFECTO MULTIPLICADOR DE LA HONRA

 

Conocí la historia de un nieto que hablaba de como se conocieron sus abuelos. Cuenta: Mi abuelo se convirtió al Señor a sus 20 años en Gales. Al mismo tiempo mi abuela se estaba convirtiendo a Jesús en Australia, tenía igual sobre veinte años.

 

Mi abuela escuchó el llamado de Dios a ser misionera en la India, mi abuelo también, desde Gales, escuchó la voz de Dios a ir a una misión a la India, y ambos honraron ese llamado de Dios. Allá se conocieron en la India. Sirvieron a Dios en ese país por veinticinco años, antes de regresar ambos a Australia.

 

Mi papá nació en la India y él se convirtió en pastor y en un increíble hombre de influencia para la iglesia y para el gobierno de Australia.

 

A sus ochenta años, mi abuela enfermó y comenzó a morir. Un día estábamos reunidos mi abuelo, mi papá y yo con ella, ahí en su lecho de muerte, mi abuelo le tomó la mano y oró diciendo: Gracias Jesús por haber tenido el honor de servirte. Te hemos dado lo mejor de nosotros y no nos guardamos nada para ti.

 

Cuando mi abuelo terminó de orar, mi abuela le dijo adiós a todos sus hijos, nietos y bisnietos, a todos los que ella amaba, aunque solo estábamos tres de nosotros en ese momento. Yo le dije: “Abuela, nos vemos en el cielo. Yo no hubiera servido a Jesús si no fuera por ti”. Dos horas después sus últimas palabras fueron: ¡Oh, para las almas de los jóvenes!

Y murió.

 

Este nieto dice que tuvo el honor de cargar su féretro el día que la enterraron, que lloró por ello, pero ahora, cada vez que la iglesia canta una canción, cada vez que un alma es salva en nuestras reuniones, cada vez que el Espíritu Santo se mueve en nuestras reuniones, yo sé que tiene que ver con que mis abuelos honraron el llamado que Dios les hizo.

 

Mis padres también honraron el llamado que Dios les hizo, establecieron muchas iglesias por toda la región, y así nació nuestra iglesia: Planetshakers.

 

Es la historia del pastor Rusell Evans, pastor de una de las iglesias de mayor crecimiento en Australia y aquella región del mundo. Tienen más de 10,000 miembros en su iglesia, la conferencia anual de jóvenes la ven cientos de miles de jóvenes alrededor del mundo y las canciones de Planetshakers impactan la vida de millones de jóvenes alrededor del mundo.

 

Este es el efecto multiplicador de la honra. Cuando honras a Dios con el llamado que te ha hecho, y dejas de ver tu vida como algo que comienza en ti y termina en ti, y empiezas a ver tu vida como parte de una visión generacional multiplicadora de parte de Dios, vivir en modo honra será tu único modo de vivir, será tu “modus vivendis” el honrar a Dios en todo y en todos.

 

 

VI         HONRANDO A DIOS POR TRES GENERACIONES   

 

Hechos 7:31-32(a) “31Entonces Moisés, mirando, se maravilló de la visión; y acercándose para observar, vino a él la voz del Señor: 32Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob.“

Dios ama ver como tres generaciones se unen en una misma visión con Él, como tres generaciones le creen a Él, como tres generaciones lo honran a Él creyendo en su llamado.

 

Si tú no honras tu llamado, es muy probable que tus hijos no honren el suyo.

 

Pero si tú decides hoy honrar tu llamado, ahí donde estas, ahí en esos ambientes en los que te mueves, con esos dones que Dios te ha dado y hasta con esa imperfección que Dios te dio, honras a Dios en todo, tus hijos, seguro, honrarán su llamado y Dios te bendecirá hasta por mil generaciones.

 

Por eso dice la Escritura qué hay bendición en la unidad.

 

(NVI)Salmo 133:1-3 1¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!(unidad) 2Es como el buen aceite que, desde la cabeza, va descendiendo por la barba, por la barba de Aarón, hasta el borde de sus vestiduras. 3Es como el rocío de Hermón que va descendiendo sobre los montes de Sión. Donde se da esta armonía, el Señor concede bendición y vida eterna.”

 

Hay bendición en la unidad, y eso lo crea la honra, cuando nos honramos unos a otros por honrar a Dios en nosotros.

 

Cierto es que cada generación tiene la oportunidad de iniciar la historia. Si tus padres no quieren o no pueden porque no entienden, joven, comienza tú.

           

VII        MINISTRACIÓN

 

Yo quiero ser como esos abuelos, que alguno de mis nietos escriba un libro o simplemente nos diga, ahí en el lecho de partida: ¡Gracias abuelos por haber honrado el llamado que Dios les dio!

 

Ese será el más grande galardón sobre la tierra y estaremos listos para encontrarnos con el Señor en la eternidad, y por esta manera de morir voy a vivir para honrar a Dios, honrar mi llamado y honrarlo a Él en todos los que me rodean.

 

Espero que tú también quieras morir así y corras a partir de hoy a honrar tu llamado y vivir en el reino de los cielos aquí en la tierra, y así podamos decir juntos: Señor Jesús, en Plenitud en Cristo, Honrado sea tu Reino.

 

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved