Predicaciones

I INTRODUCCIÓN

El himno “He decidido seguir a Cristo” que incluyó esta cantante cristiana en su canción Te seguiré, tiene una historia real que nos va a hablar acerca del mensaje de hoy.

En una aldea de la india, hace muchos años, una familia se había convertido a Cristo por la visita de un misionero. El jefe de la aldea se enteró y organizó una revuelta para llevarlos a la plaza central. Ahí le dijo al padre de familia que se retractarán de su fe o morirían, y el padre de familia solo atinó a cantar una canción que él había escrito cuando se convirtió a Cristo, y dijo: He decido seguir a Cristo, no vuelvo a atrás. No vuelvo atrás.

I        INTRODUCCIÓN

El himno “He decidido seguir a Cristo” que incluyó esta cantante cristiana en su canción Te seguiré, tiene una historia real que nos va a hablar acerca del mensaje de hoy.

En una aldea de la india, hace muchos años, una familia se había convertido a Cristo por la visita de un misionero. El jefe de la aldea se enteró y organizó una revuelta para llevarlos a la plaza central. Ahí le dijo al padre de familia que se retractarán de su fe o morirían, y el padre de familia solo atinó a cantar una canción que él había escrito cuando se convirtió a Cristo, y dijo: He decido seguir a Cristo, no vuelvo a atrás. No vuelvo atrás.

El jefe de la aldea ordenó a sus arqueros que mataran a sus dos hijos y clavándole una flecha a cada uno en el pecho, murieron ante sus ojos sus dos hijos. El jefe, ante la vista de toda la aldea reunida, volvió a pedirle que se retractara de su fe o mataría a su esposa, el padre de familia, horrorizado por lo sucedido, siguió cantando: Si otros vuelven, yo sigo a Cristo, no vuelvo atrás.

Ahora, el jefe de la aldea ordenó dispararle a la esposa, y con un tiro certero al pecho, murió la esposa. El jefe le dio una última oportunidad para no morir, si se arrepentía de su fe, y el hombre, ya sin hijos y sin esposa, siguió cantando: La cruz está ante mí, el mundo atrás quedó, no vuelvo atrás, no vuelvo atrás.

Ahora fue el turno del padre de familia, una cuarta flecha acabó con su vida. La historia cuenta que la aldea se retiró a seguir con su vida normal. Pero sucedió algo extraordinario, al tiempo, el jefe de la aldea, inspirado por la fe de esta familia aceptó a Cristo y junto con él, toda la aldea se convirtió al Señor.

Por eso este himno tiene tanta unción.

El Señor no tiene en poco la sangre de sus mártires, ni su muerte.

Salmo 116:1515 Estimada es a los ojos de Jehová La muerte de sus santos.”

Antes los sacrificios eran con sangre de animales, porque la palabra enseña que en la sangre está la vida. Jesús, como Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, entregó, literalmente, toda su sangre para darnos vida. Él dio su vida y nos dio vida a nosotros.

Desde ese entonces, los sacrificios ya no son con la sangre de animales, sino son con nuestro cuerpo vivo.

(NVI) Romanos 12:11 Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.”

Al dar en sacrificio tu cuerpo para venir al servicio, para ir al grupo a escuchar la palabra, para llevarle despensa al necesitado y especialmente para ir por los perdidos, etc., lo que estás haciendo es derramar sangre espiritual en sacrificio vivo de adoración a nuestro Dios y Padre, y Dios no tiene en poco esa sangre espiritual, porque en ella estás poniendo tu vida y, así como la sangre de esa familia Dios la usó para que toda una aldea se convirtiera a Jesús, así Dios, a su tiempo, usa nuestra sangre espiritual derramada en sacrificio vivo.

Jesús dijo como seguirlo.

Lucas 9:23-2423Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. 24Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.”

Cuando tú decides seguir a Cristo, no estás decidiendo solo venir a la iglesia y congregarte los domingos, estás decidiendo derramar tu sangre espiritual cada día en adoración a Dios y eso significa: sacrificio vivo. En la cruz se derrama sangre, en la cruz hay sacrificio.

No dice que te será fácil y cómodo, dice que te implicará un sacrificio diario, pero ese sacrificio es lo que expresa tu gratitud al Señor por tu salvación y la de tus generaciones; de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: He decidido seguir a Cristo.

 

II       EL VERDADERO SIGNIFICADO DE SEGUIR A CRISTO

Me gustaría iniciar enseñando el verdadero significado de seguir a Cristo.

Es muy sencillo definir lo que significa seguir a alguien que ya no está físicamente entre nosotros, haciéndonos la pregunta: ¿Si viviera Jesús aún entre nosotros, físicamente, que estaría haciendo? y la respuesta sería: Buscando a los perdidos para llevarles el evangelio y que sean salvos. Entonces si nosotros queremos seguir a Cristo, esto es lo que debe dirigir nuestra vida cristiana, ¿no cree?       

Entonces, seguir a Cristo es imaginarte que Él siguiera en su cuerpo físico aquí en la tierra y tú lo quisieras seguir, lo que haríamos junto con Él, seguramente sería, en una frase, ir por los perdidos.

Eso significa seguir a Cristo. Eso significa amar a Dios. Eso significa amar al prójimo. Eso significa ser testigos de Jesús. Eso significa ser llenos del Espíritu Santo. Eso significa buscar primero su reino y su justicia. Eso significa deleitarse en Dios. Eso significa ser digno de Él. Eso significa tener el ministerio de la reconciliación. Eso significa vivir en la gracia. Eso significa estar lleno del favor de Dios. Eso significa guardar su palabra para ponerla por obra, eso significa ser una nación santa y linaje escogido por Dios. ¿Me está siguiendo iglesia?

1ª Pedro 2:99Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Esto quiere decir que fuiste hecho salvo para que anuncies a otros que solo en Jesús hay salvación.

 

III      CONOCIENDO EL CORAZÓN DEL PADRE

Quien ha estado verdaderamente en la presencia de Dios, buscándolo a Él y no solo buscando sus bendiciones, sabrá que el corazón de Dios sigue latiendo por lo mismo que hace dos mil años: Porque nadie se pierda, más tengan vida eterna.

El apóstol Pablo lo resumió así:

Romanos 10:8(b)-13 “Esta es la palabra de fe que predicamos: 9que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Es aquí donde Dios les habla a los perdidos.

Esta es la visión de Dios en palabras, que todo el que invoque el nombre del Señor Jesús, será salvo.

Invocar no es mencionar, invocar es pedir ayuda, pedir auxilio. Mucha gente llama a Jesús por su Nombre, pero no quiere Invocarlo, no quiere pedir ayuda, porque no sabe lo que eso significa.

Por eso su palabra sigue diciendo, y ahora nos habla a nosotros:

Romanos 10:14-1514¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”

Dios se pregunta, ¿Cómo pueden mis hijos perdidos invocar el Nombre de mi Hijo, si no hay quien les hable de Él? Este versículo es para ti y para mí.

 

IV      SE NECESITA UNA VISIÓN DIVINA PARA IR POR LOS PERDIDOS

(NVI) Proverbios 29:1818 Donde no hay visión, el pueblo se extravía; ¡dichosos los que son obedientes a la ley!”

 

Donde no hay visión el pueblo se pierde. La visión debe ser para obedecer la voluntad de Dios, para seguir los latidos del corazón de Dios.

Por eso se necesita una visión divina para ir por los perdidos, como la que tuvo Isaías:

Isaías 6:1-9(a) 1En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. 2Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. 3Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. 4Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. 5Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.6Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; 7y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado. 8Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. 9Y dijo: Anda,”

 

Dios le da a Isaías esta triple visión: La visión de arriba: Él vio a Dios, sentado en su trono, vio ángeles que decían Santo, Santo, Santo, Isaías vio la inmensa santidad de Dios. La visión de adentro: Él vio su interior y exclamó: ¡Ay de mí que soy muerto por mis pecados! La visión de afuera: ¿A quién enviaré? Él vio un mundo que necesitaba que alguien les hablara del amor de Dios y dijo: Heme aquí, envíame a mí y Dios le dijo: Anda, ve.

Después de ver a Dios y de verse a sí mismo, Dios le muestra la visión de afuera: Allá afuera hay un mundo que se pierde a pasos agigantados y le pregunta: ¿Quién irá por nosotros? Que significa: ¿Quién ira por ellos en nuestro lugar? ¿Quién irá a rescatarlos en nuestro nombre? ¿Quién irá a anunciarles que los he amado de tal manera que les envié a mi Hijo Unigénito para que creyeran en Él y no se perdieran en el infierno, más tuvieran vida eterna? Parafraseando Juan 3:16.

Útiles para el mundo, pero inútiles para Dios.

El problema de que no hay quien vaya por los muchos que se están perdiendo es que hoy muchos cristianos no quieren ser tan espirituales para no correr el peligro de caer en fanatismos, se cuidan tanto de seguir siendo útiles para el mundo que están siendo inútiles para el cielo.

Orar vs. Trabajar.

Si fuéramos tan diligentes para orar y ayunar por los perdidos como lo somos para ir a trabajar, seríamos una amenaza para el diablo, seríamos los más grandes rescatadores de perdidos de nuestra generación. Y de igual manera, si fuéramos tan negligentes para trabajar como lo somos para orar y ayunar por los perdidos, hace tiempo que andaríamos mendigando en la calle, nosotros y nuestros hijos.

Una visión del infierno por favor.

La gente necesita tener una visión de lo que pasa en el infierno, pero no como mucha gente piensa, que es el pecador quien necesita tener esa visión del infierno para que se arrepienta, eso es falso, porque eso es cómodo para nosotros.

Lo que necesita el pecador es tener una visión del Calvario, con un Salvador crucificado y resucitado, implorándole que se arrepienta.

Somos nosotros, los que ya somos salvos por su gracia, los que necesitamos tener una visión del infierno, para que con pasión le pudiéramos contestar su pregunta al Señor de ¿Quién irá por los perdidos?

William Booth, el fundador del Ejército de Salvación decía que, si hubiera estado en su poder, él habría terminado el entrenamiento de sus soldados suspendiéndolos 24 horas sobre el infierno, para que vieran el tormento de la condenación eterna.

Necesitamos que Dios ponga en nuestra mente y en nuestro corazón, la pavorosa y horrenda visión de lo que implica el tormento eterno en el infierno, de la gente que muere sin aceptar a Cristo como su Señor y Salvador.

Leonard Reveanhill, un profeta del siglo XX decía: ¿Puede un hombre ser realmente humano y decirle a otro sin lágrimas: "Por la eternidad estarás muriendo quemado entre las llamas del infierno, pero nunca conocerás el alivio que trae la muerte."?

Hay estadísticas que señalan que cada semana más de un millón de personas mueren sin Cristo en el mundo. Las puertas del infierno se están tragando a más de un millón de personas cada semana, y la iglesia del Señor se siente bien cantando coros y oyendo un mensaje cada domingo, que además no quiere poner en práctica.

La falta de fuego en nosotros es la responsable.

El que la iglesia del Señor no esté bajo el fuego del Espíritu Santo es la razón por la que hoy tanta gente se esté yendo al fuego del infierno.

Necesitamos un avivamiento.

Necesitamos desesperadamente el bautizo del Espíritu Santo y su fuego para que salgamos con pasión a rescatar a esos que se están perdiendo.

Necesitamos que Dios despierte nuestra compasión por la gente.

Y por eso es que hemos ayunado y orado estos veintiún días, para que Dios ponga en nosotros como iglesia, ese fuego del Espíritu Santo y también el querer como el hacer para ir por los perdidos, para que inicie una nueva era de amor y pasión por los perdidos en su iglesia, y podamos contaminar a más iglesias de esa pasión.

El anhelo correcto de un avivamiento.

No debemos anhelar un avivamiento para llenar nuestra iglesia, debemos anhelar un avivamiento para limpiar el camino hacia el infierno de la mayor cantidad de gente posible.

 

V       MINISTRACIÓN

Esto, mi amado, es lo que significa, verdaderamente, seguir a Cristo.

Seguir haciendo en la tierra lo que él hizo para que tú y yo tuviéramos el cielo: Morir en sacrificio vivo por la gente que está haciendo fila en el túnel que conduce al infierno eterno.

Levantamos nuestro ayuno de 21 días.

Hoy levantamos nuestro ayuno con esta palabra, dándole gracias a Dios por ella y para que cada uno comience a ir por los perdidos de su casa, familia, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de escuela y universidad, su ciudad y su nación.

 

Que así sea Señor. Amén.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved