Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó como se heredan, la vida eterna y sus otras 3,564 promesas, y nos dijo que con fe y paciencia.

Hoy, Dios nos quiere llevar a creer por más, porque a Dios no lo mueve nuestra lástima, ni nuestras lágrimas, ni nuestros deseos o anhelos, a Dios lo mueve nuestra fe.

II          INTRODUCCIÓN

 

En el mundo de los negocios y las finanzas, hay un proverbio que dice: En los negocios no se tiene lo que se merece, se tiene lo que se negocia, y ya que estanos en los negocios de nuestro Padre celestial, lo podemos adaptar y diría: En el reino de Dios no se tiene lo que se merece, se tiene lo que se cree por fe.

 

Preguntándole al Espíritu Santo qué quería que predicáramos este domingo, durante varios días de la semana no me decía nada, y ayer me dijo que la predica saldría de mi lectura de la Biblia de ese día, o sea, de ayer sábado, y ayer, en mi plan de lectura, me tocaba leer este capítulo de la Isaías:

 

Isaías 54:1-3 “1Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová. 2Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.3Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.”

Aquí Dios le está dando una promesa a su pueblo, pero es tan grande esa promesa que le está diciendo, "Así como está tu tienda no caben mis promesas ahí, necesitas ensanchar el sitio de tu tienda porque vas a crecer, te extenderás a la derecha y a la izquierda." De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Ensancha tu tienda para creer por más.

 

 

III         VAS A CRECER

 

Todo este capítulo está lleno de promesas para el pueblo de Dios, pero empezaremos por entender lo que Dios nos quiere hablar en estos primeros tres versículos, y para eso los analizaremos de atrás para adelante, así que empecemos con el verso tres:

 

Isaías 54:3 “ 3Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.”

 

Esto es una profecía que Dios le está diciendo a su pueblo: Vas a crecer, porque ya no sería sólo Israel su pueblo, sino que se extendería hacia todos los pueblos gentiles que creeríamos en su Cristo, le está hablando a la nación de Cristo, al pueblo de Dios ya no sólo sería un país, Israel, sino que su pueblo heredaría muchas naciones, y ahí aparece México como nación heredada a los hijos de Dios.

 

Una herencia profética.

 

Y eso te está diciendo a ti esta mañana como algo profético: Vas a crecer, vas a dejar de solo sobrevivir y vas a comenzar a vivir en un lugar donde los frutos, como estaba planeado desde un principio, frutos tan grandes que los tienen que cargar entre dos personas, vas a dar mucho fruto.

 

Dios te está diciendo que vas a crecer, que vas a conquistar por herencia las promesas que Él haya puesto en tu corazón.

 

 

IV         ENSANCHA TUS PENSAMIENTOS

 

En el verso anterior, el verso dos, Dios les dice qué es lo que tienen que hacer para poder recibir todas esas promesas:

Isaías 54:2 “2Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas.”

Aquí les está diciendo que deben “abrir espacio” para que llegue lo que el tiene preparado para ellos. Haz más grande tu tienda, porque lo que yo tengo para ti no cabe en el tamaño actual de tu tienda, de tu casa. En aquel tiempo vivían en tiendas. 

La tienda representa tu mente, tus pensamientos.

Hoy entendemos que la gente vive según lo que piensa o ha pensado, por eso dice la Escritura:

Proverbios 23:7 "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él."

Somos lo que pensamos, tenemos la vida que, de una forma u otra, hemos pensado tener, por eso el Señor dice: El justo por su fe vivirá, quiere decir que el justo vivirá según su fe, según lo que crea o según lo que piense con certeza que va a sucederle, ¿me sigue? Ya expliqué lo de la certeza la semana pasada.

Jesús dijo: “Al que cree, todo le es posible.” También dijo: “No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios.” Hebreos 11:6, dice:

(NTV) Hebreos 11:6 “ De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.”

Nuestra vida es la recompensa de Dios por nuestra fe mostrada, y la fe se refiere a nuestros pensamientos de certeza de lo que Dios quiere darnos.

Por eso hoy te está diciendo: Empieza por ensanchar tus tiendas y extender tus habitaciones, ensancha tus pensamientos, ensancha tus sueños, agrándalos, para que quepa lo que Yo tengo para ti, dice el Señor. ¡Aleluya!

Muchas veces no llegan a tu vida las bendiciones de Dios porque todo lo que él tiene para ti no cabe en la tienda de tus pensamientos , de tus sueños, de tus anhelos.

No seas escaso, tienes un Dios grande.

Después Dios sigue diciendo: “No seas escaso y agranda tu tienda mucho”, no pienses por un poco más, piensa por mucho más.

Estás diseñado para crecer todo el tiempo. No te conformes con lo bueno que hay en tu vida ahora, ni siquiera con lo muy bueno, agradécelo siempre, pero no te detengas así, sino siempre sigue pensando por lo mejor, así viven los justos.

Cree en ti, sueña cosas grandes. Es correcto que anheles las cosas mejores. Dios te quiere ver crecer. Quiere que tú seas el que cambie a tus generaciones.

Salmo 126:1-3“ 1Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan. 2 Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza;”

Entra al aposento.

Entra al aposento, no solo a hablar y escuchar, a visualizar o imaginar, como te he enseñado en las semanas anteriores, también entra a soñar, a pensar en cosas grandes para ti y los tuyos, para tu iglesia, tu ciudad y tu nación. Medita, reflexiona, piensa, imagina, visualiza, sueña, pero todo eso en grande, no pienses con escasez.

Pensando cosas grandes con Janeth.

Con Janeth, nuestra hija, siempre hemos pensado para ella cosas grandes, los colegios nacieron en junio 2011 por ella, para que tuviera la mejor educación posible en el carácter de Cristo. Y eso la llevo a creer por más, y al terminar el bachillerato soñamos en ir a universidad en Estados Unidos, y Dios se lo concedió, y soñamos en que Dios lo pagaría y le dieron las becas necesarias para empezar, nos dieron el 40% pero había que creer por el resto, y así ha sido, cada año, Dios ha dado más becas y ha puesto los recursos para el resto. Todo lo hace Él. Un día me dijo que Él lo pagaría todo y les dijes que cuando eso sucediera les daría testimonio, bueno, pues, este último año Dios le dio beca del 90% y el restante 10% Dios le consiguió su internado en uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grandes del mundo . Ese internado era remunerado y con lo que le pagaron se cubrió el 10% restante, como Dios lo prometió.

Pero ahí no acaba la historia, ahora Janeth empezó a creer por más, empezó a creer por qué después de su internado le ofrecieran trabajo para el próximo año, al salir de la universidad. Déjeme decirle que Janeth desde el primer semestre que conoció a esta empresa, soñaba con trabajar ahí, y bueno, al finalizar el internado, que duró un mes, le ofrecieron trabajo y ya firmó su contrato, párala gloria de Dios. Sueña sueños del tamaño de tu Padre celestial, no de tu tamaño.

 

V                ÉRAMOS ESTÉRILES, PERO TENDREMOS MÁS

En el verso tres le habla a su pueblo de nuestro futuro y en el dos, de que debe hacer su pueblo para heredar ese futuro, ahora en el verso uno le habla de su condición actual:

Isaías 54:1 “1Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová.”

En aquel tiempo no tener hijos era una vergüenza, además de que una afrenta financiera, pues eran los hijos los que ayudaban al padre de familia a las labores del campo para llevar comida a casa, y sin hijos, ese matrimonio tendría muchos problemas económicos, sin contar que, generalmente, la mujer estéril era desechada por su marido.

Así estaba el pueblo de Israel, desechado por Dios porque no había dado frutos, ya llevaba setecientos años de haber entrado a la tierra de Canaán y seguía adorando dioses ajenos y no creía en el Dios todo poderoso que los había sacado de Egipto, pero les da la noticia y les dice que se alegren, que den voces de júbilo, porque aunque han tenido poco, como una estéril desechada, ahora tendrían más que lo que tienen las casadas, más hijos, más riquezas, más de todo, y para eso les dice, en el verso dos que ya vimos: Ensancha tus tiendas para creer por más.

No importa lo seca o lo estéril que haya estado tu situación, en alguna área de tu vida, viene el tiempo de tener mucho más ahí, pero debes comenzar a creer por más, por mucho más, piensa en grande sueña en grande.

 

VI      PRIMERO ENTREGÓ A SU HIJO

Pero siguiendo esta manera de predicar de hoy, enseñando los versículos de adelante para atrás, vayamos un poco más atrás, al último versículo del capítulo anterior, el capítulo 53:

Isaías 53:12 “12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.”

En el capítulo 53, Dios le está mostrando a Isaías a Cristo, en el verso tres y cuatro es donde dice: que él se llevó nuestras enfermedades y por su llaga fuimos nosotros curados, y al final del capítulo dice que él repartirá por cuanto derramó su vida para que nosotros tuviéramos vida eterna y vida en abundancia y después, en el 54, nos dice el futuro que tendremos, que siendo como estériles y despreciados, vendremos a tener más de lo que tiene la casada, y por eso te digo que es tiempo de creer por mucho más.

Por eso la Escritura dice, en Romanos 8:31-32.

Romanos 8:31-32 “31¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

Imagínate: Dios primero te entregó a Su Hijo, lo dio para que tus pecados fueran perdonados, para rescatarte de la muerte y para que tuvieras vida eterna y vida en abundancia aquí en la tierra. Y después te dice: Canta, da voces de júbilo porque, si no has dado frutos, ahora viene tu tiempo, vas a dar más frutos que las personas que a ti te parece que si han dado frutos en cualquier área que lo pienses.

           

VII        MINISTRACIÓN

Si Dios nos ha enseñado como llegar al fondo del corazón de su Hijo, es para que sepamos todo lo que eso significa. Significa vida eterna y vida en abundancia aquí en la tierra. Comienza por hacer crecer tus sueños y tus anhelos aquí en tu mente.

 

Que eso que estás esperando que suceda por fe sean cosas grandes, del tamaño de tu Dios y Padre, no del tamaño de tu presente, sino del tamaño de tu futuro, según Dios. Amén.

 

 

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved