Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

Todos de una forma u otra pasamos por tiempos de tormentas en nuestras vidas.

Las tormentas son esos tiempos difíciles, con situaciones o circunstancias complicadas.

De hecho, estoy seguro de que vienes saliendo de una tormenta, o estás en medio de una tormenta o en algún punto del futuro vas a entrar en una tormenta.

Porque Jesús dijo:

Juan 16:33(b) “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Hoy Dios quiere hablarnos de cómo pasar por en medio de las tormentas de nuestra vida.

 

II          INTRODUCCIÓN

En este versículo Jesús nos da la advertencia de que, en el mundo, o sea, en la vida, pasaremos por tiempos difíciles, “tiempos de tormentas”, para que no nos extrañen, ni nos agarren por sorpresa las tormentas, ni hagamos dramas, ¿Cierto?

Pero al mismo tiempo nos dice que él ya las ha vencido todas y nos dice cómo las venció:

El mismo verso 33 completo dice:

Juan 16:33 “  33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Jesús nos está diciendo que las tormentas de nuestra vida él ya las venció para nosotros por medio de su paz.

Ojo a esto: La paz no es la ausencia de problemas, la paz es ese sentimiento de tranquilidad y calma, aún cuando estemos en medio de nuestras tormentas, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: En medio de la tormenta (El descanso de los muy amados).

 

III         LA PAZ COMO LA DA JESÚS NO LA DEL MUNDO

Jesús dijo en Juan 14:27:

Juan 14:27 “ 27La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

La paz que debemos buscar para poder atravesar las tormentas de la vida es la paz que Jesús da, porque él no nos la da como la da el mundo, el da una paz muy especial.

La paz del mundo.

El mundo define la paz como la armonía y la tranquilidad basándose en el reino sensorial de nuestros cinco sentidos.

Si la representáramos con una pintura sería más o menos así: Un hombre en una hamaca colgada entre dos palmeras, en las playas de Cancún, rozando la arena blanca con sus pies, con música instrumental de fondo y olas cálidas y azules rompiendo suavemente a la orilla del mar. ¿Cierto?

El mundo dice que eso es paz, hasta que golpea nuestra realidad.

La gente pasa todo el año sin poder atravesar las tormentas de su vida esperando esa semana en la que se irá de vacaciones y también provocando tormentas casi todos los días en su vida para tener la dicha de una semana al año en Cancún y encontrarse con esta paz que el mundo le ha hecho creer.

Historia del concurso de representar la paz.

Hubo una vez un concurso de arte en el que el tema era la paz. El artista que mejor lo representara sería el ganador.

Muchos artistas se inscribieron, y cuando llegó el momento de elegir al ganador, los jueces comenzaron a recorrer el salón mirando toda clase de obras de arte.

Los jueces se sorprendieron de la gran cantidad de escenas de tranquilidad ilustradas por los artistas.

Había una con un sol brillante en medio de exuberantes pastos verdes, otra que reflejaba un campo sereno con la luz de la luna cayendo sobre él, otra más donde un hombre caminaba apacible en medio de un arrozal.

Y así, había docenas de pinturas, pero les llamó la atención una de ellas, donde se reflejaba una gran tormenta golpeando con grandes olas un faro, que reflejaba lo fuerte de los vientos, y en una fisura de un acantilado estaba una mamá águila recibiendo esos fuertes vientos toda mojada, haciendo un gran esfuerzo por no ser empujada por la tormenta, pero lo que realmente llamó su atención, e hizo que se decidieran por unanimidad, que esta sería la pintura ganadora, fue que detrás de la mamá águila estaban tres pichones de águila con una expresión de total paz bajo las alas de su madre, ajenos a la tormenta, sabiendo que su madre los estaba protegiendo de la dura tormenta.

Esa es la paz que Jesús nos da, la de los pichones de águila que se saben tan protegidos que hasta ajenos a la tormenta parecen.

Por eso la Biblia dice:

(NVI) Salmos 91: 1 y 4  “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte”

Podrás estar en medio de cualquier tormenta que el Señor te cuidará bajo sus alas. ¿Amén?

Mira las tormentas que dice el salmista que te librará:

Salmo 91:5-7 y 10-115 No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, 6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. 7 Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. 10 No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. 11Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.”

Tengamos paz como esos pichones, sabiendo que Él está al frente de todas nuestras tormentas.

 

IV         SU PAZ COMIENZA CON TU CONFIANZA

(NVI) Salmos 57:1 “Ten compasión de mí, oh, Dios; ten compasión de mí, que en ti confío. A la sombra de tus alas me refugiaré, hasta que haya pasado el peligro.”

David venía huyendo de una de las persecuciones de Saúl cuando escribió este salmo.

Esa era una terrible tormenta porque Saúl era su rey, al que Él había servido matando a Goliat y dentro de sus ejércitos y en el palacio, además era su suegro, Saúl era alguien muy cercano que lo quería matar, por eso lo perseguía.

En medio de ese tiempo de tormenta, refugiado momentáneamente en una cueva, David oró al Señor y escribió este Salmo.

Si estás en medio de una tormenta, lea este Salmo completo y hágalo su oración, eso lo llenará de confianza en el Señor y le dará paz “de pichón de águila” en medio de la tormenta. ¿Amén?

 

V       EL “SHALOM” DEL SEÑOR

(NVI) Juan 14:27 “ 27 La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”

La palabra paz que usaba Jesús en hebreo era la palabra Shalom.

Shalom es una palabra muy cargada de significado que el español no puede traducir fácilmente, por eso lo traducen solo como paz, pero según uno de los mejores diccionarios hebreos que usan los teólogos y estudiosos de la Biblia, dice que Shalom significa: Seguridad, bienestar, salud, prosperidad, paz, silencio, tranquilidad, satisfacción, paz en las relaciones humanas, paz para con Dios y paz en la guerra.

¡Wow! Todo esto es lo que Jesús tiene reservado para los muy amados cuando te dice: Shalom les dejo, mi Shalom les doy. Yo no la doy como el mundo la da, por medio de circunstancias externas, yo se las doy desde su interior, porque ustedes son mis muy amados y para eso también morí en la cruz, dice Jesús. ¡Aleluya!

El castigo de nuestra paz.

Isaías 53:5 “5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Nuestra paz cayó como castigo para él en la cruz. Su paz forma parte de su favor inmerecido consumado por Jesús en la cruz. ¡Aleluya!

Recibe la paz de los muy amados, recibe su Shalom y atraviesa cualquier tiempo de dificultad porque él ya atravesó la cruz y la muerte, pero resucitó y ganó para ti lo que dice Filipenses 4:7

(NVI) Filipenses 4:7 “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Esta es la paz que Jesús nos da, no la que tú consigues con yoga, meditación o vacaciones en Cancún, no, sino una paz duradera que viene desde tu interior donde habita Jesús en ti.

 

VI         CUIDEMOS LO QUE ENTRAN EN NUESTROS CORAZONES

(NTV) Proverbios 4:20-22 “20 Hijo mío, presta atención a lo que te digo. Escucha atentamente mis palabras. 21 No las pierdas de vista. Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, 22 pues traen vida a quienes las encuentran y dan salud a todo el cuerpo.”

Dios nos está aconsejando que cuidemos lo que vemos, escuchamos y lo que dejamos entrar en nuestros corazones.

Debemos ser conscientes de lo que dejamos entrar a diario por nuestros cinco sentidos.

Las noticias y el dormir.

Si usted es de los que se acuestan con noticieros, que todo el tiempo está al pendiente de las “noticias” lo más probable es que usted tenga problemas para dormir.

La palabra evangelio significa en español “Buenas Noticias”. En español la palabra “Noticiero” significa para los medios de comunicación: “tiempo de malas noticias”.

Por su naturaleza caída el hombre siempre está buscando “las malas noticias” y le cuesta trabajo recibir “las buenas noticias”.

Usted no ve a la gente en los cafés o en sus conversaciones poniéndose al día de las buenas noticias de ellos y de los demás.

Los chismes que están contando en todos los cafés y restaurantes del planeta en esta misma hora, no son chismes de lo bueno que le está pasando a fulanito o a menganito, no, más bien están hablando en un 99.9% de las “malas noticias” de ellos y de los demás.

Porque esa es la naturaleza caída del hombre que tenemos que vencer. ¿Por qué cree que le cuesta tanto trabajo a la gente pasar tiempo delante de “las buenas noticias? Porque su carne se resiste.

Antes había que sentarse a leer el periódico o escuchar o ver los noticieros, ahora no, cada celular es una entrada de “malas noticias”.

Lo triste es que las empresas de noticias saben que las buenas noticias “no venden”, a prácticamente nadie le importan las buenas noticias de los demás. Por el contrario, saben que “lo que vende” son las malas noticias, por eso vivimos “bombardeados de malas noticias”.

Pero es tu responsabilidad, como dice este proverbio, cuidar lo que ves, lo que oyes y lo que dejas entrar en tu corazón.

Insomnio provocado.

Muchas personas padecen de insomnio provocado, esto es, no pueden dormir bien por todo lo que dejan entrar por la vista, por el oído y lo que guardan en sus corazones.

Aun las noticias financieras, de enfermedades y tragedias en otras partes lejanas de ti, provocan un estrés que no te dejará dormir plácidamente, sino poco y mal, con un sueño todo cortado, piense y piense, etc.

Pero mire lo que dice la Escritura:

(NVI) Salmos 127:2 “En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas, porque Dios concede el sueño a sus amados.”

Vamos por partes: ¿A quién le pertenece nuestros sueño? Al Señor, y ¿A quién le concede el sueño? A sus amados.

Eso es lo que usted tiene que pensar y recordar que en el favor inmerecido está el dormir plácidamente en medio de cualquier tormenta, porque el buen sueño no llega por estar fatigados o cansados, o por hacer ejercicio en las noches o por hacer las cosas correctas, sino por sabernos amados y que es Dios quien nos concede el sueño porque somos sus amados.

Mira como lo dice la versión DHH:

(DHH) Salmos 127:2 “2 De nada sirve trabajar de sol a sol y comer un pan ganado con dolor, cuando Dios lo da a sus amigos mientras duermen.”

Ese es el descanso de los muy amados, aún en medio de las tormentas.

Mientras Dios te da el sueño, junto con el sueño te da toda la prosperidad por la que los demás trabajan de sol a sol fregándose el lomo.

No significa que seas flojo y en vez de trabajar duermas, no, lo que dice es que trabajes lleno de la paz del Señor, porque así Él te dará el sueño y mientras duermes prosperará todo lo que hayas trabajado durante el día. ¿Amén? 

El señor te dará todo su Shalom mientras tu duermes en sus brazos.

Terminamos con el mismo versículo de la semana pasada:

(NVI) Isaías 54:9-10 “Para mí es como en los días de Noé, cuando juré que las aguas del diluvio no volverían a cubrir la tierra. Así he jurado no enojarme más contigo, ni volver a reprenderte. 10 Aunque cambien de lugar las montañas y se tambaleen las colinas, no cambiará mi fiel amor por ti ni vacilará mi pacto de paz, —dice el Señor, que de ti se compadece—.

Dios hizo pacto de paz con sus amados desde la cruz de Jesús, y cuando Jesús dijo: Consumado es, ahí se estaba consumando ese pacto que te hará pasar por todas las tormentas de tu vida con una paz increíble que sobre pasa todo entendimiento.

Cree y recibe esa paz consumada en la obra de la cruz y siente la diferencia contra estar buscando la paz en las circunstancias externas.

Tu paz viene de adentro porque ahí está Cristo unido a ti.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved