Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

La semana pasada continuamos nuestro viaje al centro del corazón de Dios y viajamos al centro de la gracia para entender que la gracia es un regalo inmerecido, no hicimos nada para ganarla y además no somos merecedores de ella.

Entendimos que la gracia nació en la cruz, por el sacrificio de nuestro Señor Jesús. Ahí se derramó la gracia para todos nosotros.

El apóstol Pablo nos enseñó cómo debemos manejar la gracia:

1ª Corintios 15:10 “10Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.

Aprendimos que todo lo que tenemos y lo que somos es por su gracia y para que esa gracia no sea en vano, debemos poner a trabajar todos nuestros dones y habilidades para Dios.

 

II       INTRODUCCIÓN

Quiero complementar este viaje al centro de la gracia con el mensaje de hoy:

Lucas 2:52 “52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.

Jesús tenía doce años en este pasaje y él iba creciendo de tamaño, pasando de niño a joven y a la par crecía en sabiduría, pero también iba creciendo en gracia para con Dios y para con los hombres.

Esto quiere decir que la gracia que recibimos de Dios no es estática, puede crecer en la medida que nosotros crecemos en sabiduría. Gracia y favor son sinónimos, ¿Recuerda? Así que el favor de Dios sobre tu vida no es estático, puede ser aumentado.

2ª Pedro 3:18 “18Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.”

El apóstol Pedro nos anima a que debemos crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesús, así que podemos concluir que, en la gracia, no solo se puede crecer, sino se debe crecer, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Creciendo en gracia.

 

III      HALLANDO CADA VEZ MÁS GRACIA

Hoy se trata de aprender cómo es que podemos crecer en gracia delante de Dios y por consecuencia también delante de los hombres. Veamos tres aspectos que nos ayudaran a crecer en su gracia.

  • Nunca nos apartemos de su palabra.

Proverbios 22:3-4 “3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón;4 Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.”

Que nunca se aparte la verdad significa que nunca se aparte de ti la palabra de Dios, pues eso te hará hallar gracia delante de Dios y delante de la gente. Hallar gracia delante de los hombres es que la gente tenga una buena opinión de ti.  

  • Oremos confiadamente.

Hebreos 4:16 “16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Lo segundo que nos hará hallar gracia es acercarnos al trono de Dios confiadamente, esto es orando confiados en que Dios nos oye, aunque no suceda de pronto lo que pedimos.

  • Seamos humildes.

Proverbios 3:34 “ 34 Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia.”

 

Dios le da gracia a los humildes.

El diccionario define a alguien humilde como la persona que no presume de sus logros, que reconoce sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo.

Como nos puede ir bien.

Todos queremos tener éxito en lo que hacemos y queremos que nuestros hijos tengan éxito en lo que hagan, entonces enseñémoslos a ser humildes:

Santiago 4:2-6 y 10 “2Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.”

El mundo enseña a ser egoísta, por eso los hijos de Dios no nos parecemos al mundo, porque estamos hechos para dar a los demás de lo que nos ha sido dado.

Hay que reconocer que todo lo que somos y lo que hacemos es por la gracia de Dios, nos hace humildes delante de Dios y Él nos exaltará.

¿Pero cuándo pasara eso?

1ª Pedro 5:6-7 “6Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Si nos humillamos y confiamos en su gracia sobre nosotros, iremos creciendo en ella y a su tiempo Dios nos exaltará. Pero debemos echar toda nuestra ansiedad, todas nuestras ganas de que el éxito llegue ya sobre él, porque debemos confiar y creer que Dios tiene cuidado de nosotros.

 

IV      CONSIDERACIONES ACERCA DE LA GRACIA    

Vemos tres consideraciones importantes acerca de la gracia.

  • La gracia también opera en las aflicciones, enfermedades, incapacidades y debilidades.

2ª Corintios 12:7-10 “ 7Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”

Cuando reconocemos que aun las debilidades o incapacidades la gracia de Dios está operando, nos hacemos fuertes.

  • La envidia es enemiga de la gracia.

Hebreos 12:15 “15Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;

La amargura que viene del griego Prikia significa: envidia, rencor o despecho. Esto te impide alcanzar toda la gracia a la que estás llamado. Si tienes envidia por lo que tienen otros es como estar negando la gracia de Dios en ellos o negar la gracia en tus aflicciones, eso nos hace soberbios como vimos hace un momento.

  • No abusemos de la gracia pecando.

Romanos 5:20 “20Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;

Romanos 6:1 “1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2En ninguna manera.”

No podemos abusar de la gracia, por gracia nuestro pecado es perdonado, pero no implica que podamos pecar al cabo su gracia nos perdona, no, nos tiene que doler el pecado, nos tiene que avergonzar ofender a Dios.

 

V       PONGAMOS NUESTROS DONES AL SERVICIO DE DIOS

Entendamos que una vez salvo, de esto se trata la vida cristiana:

(TLA) 1ª Pedro 4:10-11 “10 Cada uno de ustedes ha recibido de Dios alguna capacidad especial. Úsela bien en el servicio a los demás. 11 Si alguno sabe hablar bien, que anuncie el mensaje de Dios. Si alguno sabe cómo ayudar a los demás, que lo haga con la fuerza que Dios le da para hacerlo. De este modo, todo lo que ustedes hagan servirá para que los demás alaben a Dios por medio de Jesucristo, que es maravilloso y poderoso para siempre. Amén.”

No sé cuándo venga el Señor por segunda vez, pero mientras que llega o nos alcanza la muerte, que Jesús nos halle trabajando con gran esfuerzo creciendo en la gracia, poniendo a su servicio todos los dones, habilidades y recursos que Él nos ha dado.

Hechos 20:33-35 “33Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. 35En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

Bienaventurado significa: muy bendecido, dichoso y feliz. Dar es una mayor bendición que cuando la recibes. Estamos hechos para repartir nuestra bendición no para quedárnosla y apropiárnosla. Bendecir a otros multiplica tus bendiciones.

 

VI      LA GRACIA ES PARA SALVACIÓN Y TRANSFORMACIÓN

Tengamos esto muy presente, la gracia tiene un propósito principal: La salvación.

Tito 2:11 “11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,”

La gracia que nació en la cruz se manifestó para salvación de todos, para que todo aquel que crea en Jesús sea salvo.

La gracia opera en nuestra transformación.

1a Timoteo 1:12 "12Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. 14Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús."

No importa quién fuiste o que hiciste en tu pasado, si tú pones tu fe en su gracias, su gracia puede tomarte hoy, si tú lo quieres, y cambiarte por completo, sanarte y transformarte para que vayas a hacer tu propósito generacional.

 

VII     MINISTRACIÓN

Crezcamos en la gracia, reconociendo que todo lo que somos y lo que tenemos nos ha sido dado por gracia, entonces pongamos con humildad todo al servicio de Dios, confiando que al darle a los demás nuestros talentos y habilidades, estaremos sirviendo a Dios y seremos muy bendecidos en añadidura.

Cuando entendemos que Jesús se entregó en la cruz y ahí derramó toda su gracia para contigo, para limpiarte, transformarte y usarte para que seas bendición para otros nuestra vida toma un nuevo sentido, un nuevo rumbo, el de su voluntad.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved