Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó que le quitamos poder al temor cuando lo enfrentamos, y cuando llevamos ese temor a Jesús para que él nos saque de esa prisión.

Aprendimos que la fe y el temor corren en sentidos diferentes, a mayor fe menos temor.

Hoy Dios nos quiere hablar acerca de que, si ya aprendimos a vencer nuestros temores, ahora lo que nos toca es poner nuestra fe en acción.

Toda nuestra vida dependerá de nuestra fe.

II          INTRODUCCIÓN

 

Vamos a la Biblia por favor:

 

Mateo 9:27-30(a) “27Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! 28Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 29Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. 30Y los ojos de ellos fueron abiertos.”

Este pequeño pasaje está lleno de enseñanzas poderosas acerca de como poner nuestra fe en acción:

 

Primero. – Los ciegos llamaron a Jesús Hijo de David, eso significaba que sabían con certeza que Jesús era el Mesías anunciado en el A.T. como la descendencia de David. Sabían quien era y a qué había venido.

Segundo. – Los hizo esperar, no los sanó de la vista donde lo encontraron, sino que hizo que lo siguieran a su casa. La fe incluye saber esperar y seguir a Jesús.

Tercero. – Los ciegos corrieron el riesgo de que no los sanara y hacer el ridículo ante la gente que los seguía. La fe implica siempre correr riesgos.

Cuarto. – Tuvieron que contestar esta importante pregunta: ¿Creen que puedo hacer esto? En otras palabras ¿Creen que puedo sanarlos? Ellos dijeron: Si, Señor, si creemos que tu puedes sanar nuestra vista, y entonces Jesús les deja un gran principio de la fe, cuando les dice: Conforme a vuestra fe les sea hecho.

Y eso es lo que hoy Dios quiere hablarnos, los milagros llegarán a tu vida conforme a lo que, verdaderamente, creas, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Conforme a tu fe te sea hecho.

 

III         LA FE IMPLICA RIESGOS Y ESPERA

Poner la fe en acción siempre implicará dos cosas, seguro: Riesgos y tiempos de espera. La definición de fe nos lo enseña muy claro:

Hebreos 11:1 “ 1Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

La  certeza de lo que se espera.

La fe es para aquello que estamos esperando, no solo porque tenemos esperanza, sino porque estamos dispuestos a  esperar por ello, como esos ciegos, tuvieron que esperar a llegar a la casa para recibir su milagro. Por eso la fe es la certeza de lo que se espera. Hay que saber esperar.

Este es un principio de la vida cristiana: Siempre hay que tener algo que esperar que suceda, eso nos da vida, por eso la Escritura dice: El justo por su fe vivirá.

La convicción de lo que no se ve.

Pero al esperar algo que no se ve, eso implica riesgos. La certeza está en tu corazón, en tu confianza en Dios, eso es la fe, pero va a llevar todo tipo de riesgos.

Uno de los riesgos que lleva la fe es que buscará confirmar que hayas vencido tus más grandes temores.

De hecho, tus temores ocultan aquellas promesas que Dios te ha dado pero que las tienes que reclamar con tu fe. Por eso los riesgos de poner la fe en acción harán que se aparezcan las sombras de tus temores, como el rechazo, el abuso, las deudas, el qué dirán, hacer el ridículo, etc.

Noe se arriesgó a que no lloviera, hasta ese día, antes del diluvio, nunca había llovido.

Abraham se arriesgó a matar a Isaac y que lo tildaran de loco y asesino, porque a Dios nunca le han agradado los sacrificios humanos. ¿Quién le hubiera creído? Doña Sara lo hubiera mandado a encontrarse con Isaac de inmediato.

David se arriesgó a morir o cuando menos quedar en ridículo ante todo el ejército de Israel y ante sus hermanos que creían que había venido a ver la batalla contra Goliat por morbo. 

La fe sin riesgos no es fe.

Si lo que vas a hacer por fe no lleva riesgos, no es fe. Hay personas que creen que tener fe es hacer lo que es seguro que salga bien, para eso no se necesita la fe.

La fe se necesita para atreverte a caminar sobre el agua, para hacer cosas que nadie en tu familia ha hecho, para hacer cosas por primera vez, porque estás seguro de que Dios te llamó a que las hicieras, como Pedro estaba seguro, cuando dijo:

Mateo 14:28(b)-29 “28…Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29Y él dijo: Ven.”

Esa es la fe, la que implica riesgos de hacer lo que Dios te dijo que hicieras, aunque te hundas lo vas a hacer, porque, aunque te hundas en el proceso, tu fe habrá crecido para lo que Dios te quiere mandar a hacer.

Y si tu fe no incluye saber esperar en paz, tampoco es fe. Si te desesperas al esperar, si te aflige esperar, si te angustia esperar, si te afanas al esperar, entonces no es fe, es tu carne la que lo está intentando.

Te sugiero abortar esa misión, porque solo saldrás lastimado, o si estás seguro de que Dios te llamó a hacerlo, entonces, medítalo, y vive en paz el proceso de la espera, porque habrá de suceder ese milagro que estás esperando.

Esa frase que le dijo Jesús a los discípulos todavía retumba en mi cabeza, espero que igual en la tuya: Conforme a tu fe te sea hecho, así que tenemos lo que hemos creído, y no tenemos todavía lo que no hemos creído.

IV         APRENDAMOS A NO DESPERDICIAR LA FE

Hace unos días vino a mi corazón algo que le dio origen a este mensaje: Dios me dijo: “La gente desperdicia la fe que le he dado.” Y como me habló de desperdicio, fui inmediatamente a la parábola del desperdicio por excelencia, sabiendo que ahí encontraría lo que Dios quería hablarnos:

Es la parábola del hijo pródigo que está narrada en el Evangelio de Lucas capítulo 15 del versículos del 11 al 32. Ahí Jesús narra como un padre tenía dos hijos y el menor le pidió que le diera en vida los bienes de la herencia que le corresponderían, deshonrando al padre, porque la herencia se recibía hasta que el padre moría. Este hijo se fue y dice la Biblia que los desperdició todo.

Lucas 15:14-16 “14Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.

Lo desperdició todo y hasta quiso comer comida para cerdos, cuando los cerdos eran animales inmundos para ellos. Sin lugar a duda, este hijo menor había desperdiciado los bienes materiales que con tanto esfuerzo había ganado su padre, llevándolo a deshonra.

Pero después, sigue narrando la Biblia, que este hijo menor volvió en sí y decidió regresar a la casa de su padre a pedirle perdón por haberse ido a desperdiciar sus bienes y el padre lo recibió con una gran fiesta en su honor, mató, al becerro gordo de la granja e hizo una gran comida y una gran fiesta por su regreso.

Pero ahí no acaba el desperdicio en esta historia, la Biblia sigue narrando más adelante, que el hermano mayor estaba muy enojado por ver como el padre había hecho una fiesta para su hermano menor, el desperdiciador, por eso se llama pródigo, porque pródigo significa desperdiciador. 

Y este hermano mayor se enoja contra el padre y le dice:

Lucas 15:28-30 “28Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.

Este hermano mayor que dice la Escritura que estaba en el campo y siempre le había servido a su padre le reclamó que a él no le había dado nada. ¡Wow! A parte de quejoso, mentiroso. Porque no le dijo no me has dado un cabrito para gozarme con mis amigos, no, le dijo: no me has dado ni un cabrito, o sea, que ni eso.

Deja de quejarte por tu pasado y pon tu fe en acción.

A nosotros nos puede pasar igual, puede ser que tu padre y tu madre no te dieron lo que tu crees que te debieron haber dado en cariño, atenciones, apoyo, educación, una familia funcional, etc., pero ya basta de quejarte ¿no crees?

Tus padres o las personas que debieron haberte dado algo tal vez no te lo dieron, pero Dios si te ha dado todo para que pongas tu fe en acción y que eso no te afecte, para que salgas de ese trauma, enojo o frustración, que solo te sirve como pretexto para no poner tu fe en acción.

Dios te ha dado todo para que no desperdicies ni siquiera tus emociones, tu fe en Dios hace que te levantes de donde sea que te hayan tirado y puedas caminar conforme a la fe en Él.

El mayor desperdicio.

Pero ese no es tampoco el mayor desperdicio de esta historia, ya hablamos de que se desperdiciaron bienes y ahora también se desperdiciaron emociones, pero el mayor desperdicio viene a continuación, cuando el padre de familia se lo hace ver a su hijo mayor cuando le reclama que ni un cabrito le había dado para compartirlo con sus amigos, porque le dice:

Lucas 15:31-32 “31 …Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.”

Los hijos que le sirven al Señor tienen derecho a tomar todo lo que hay en la casa del Padre, con la confianza de que así lo ha dispuesto Dios. Los hijos que desperdician no, ellos tienen que esperar a que el Padre se los dé, porque ellos no tienen la fe de un hijo que le sirve.

A este hijo mayor, el padre le está diciendo: “Tu que siempre estás conmigo, que sabes como soy, que conoces mi corazón, no necesitas ni pedírmelo, solo ve y tómalo, pero a tu hermano que, tan no sabe como soy que creyó que lejos de mí podría irle mejor, que puso su mirada en los bienes y no en mi corazón, a ese, tengo que enseñarle lo que soy capaz de hacer por él, tengo que mostrarle mi corazón.”

¡Wow! Que tremenda enseñanza. No es que no tengas que pedirle al Padre del cielo todo lo que anhelas, eso enseña la Biblia, pero los hijos que le sirven, los que conocen al Padre, van al siguiente nivel de fe, el Padre nos dice: Pasa y tómalo cuando tú quieras.

El hermano mayor estaba desperdiciando el favor de Dios en aquellos que le servimos de continuo al Padre. Este un nivel mayor de fe. ¿Me sigue?

A estos hermanos mayores les aplica literal lo que dice el Salmo 37:4

Salmo 37:4-5 “4 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.”

Pídele al Espíritu Santo que tu fe te permita deleitarte tanto en las cosas de Dios, en su presencia y en su obra, que estés tan confiado que todo lo que quieras de su casa lo puedes tomar, porque todo lo del Padre es tuyo.

 

V          BONUS: NO DESPERDICIE LA FE EN LOS DE SU CASA

Déjame darte otra Escritura para que dejemos de desperdiciar la fe.

(NVI) Mateo 13:53-58 “53 Cuando Jesús terminó de contar estas parábolas, se fue de allí. 54 Al llegar a su tierra, comenzó a enseñar a la gente en la sinagoga. —¿De dónde sacó éste tal sabiduría y tales poderes milagrosos? —decían maravillados—. 55 ¿No es acaso el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María; y no son sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? 56 ¿No están con nosotros todas sus hermanas? ¿Así que de dónde sacó todas estas cosas? 57 Y se escandalizaban a causa de él. Pero Jesús les dijo: —En todas partes se honra a un profeta, menos en su tierra y en su propia casa. 58 Y por la incredulidad de ellos, no hizo allí muchos milagros.”

Jesús no pudo obrar grandes milagros en Nazareth, donde él creció, porque lo conocían, lo habían visto de niño, sabían que sus hermanos y sus hermanas estaban en la sinagoga con ellos, era conocido y por eso Jesús revela un desperdicio muy común: Si lo conozco, entonces no creo.

Si los de tu casa tienen a Jesús en su corazón y miras que ellos ponen su fe en acción, cree más en ellos, cree que Dios los usa, que pueden ser de bendición a tu vida, que todo lo que emprendan les saldrá bien, no porque los conozcas y le conozcas sus errores y sus defectos, desperdicies el favor de milagros que hay en la honra a los de tu casa.

Cuando haces eso por un familiar o por alguien cercano, estás desperdiciando los milagros que Jesús quiere hacer para ti a través de esa persona.

Eso pasa en las iglesias locales, la gente piensa: como conozco al pastor y a los predicadores de años, lo que digan es como X, buena palabra, pero X. Ah, pero si viene un pastor extranjero o un predicador de otro lugar, ese día la iglesia se abarrota, aumenta el nivel de invitaciones porque “otro que no es de esta casa” va a predicar.

No hagamos esto, crea en que la palabra que sale de los predicadores de su iglesia, de sus líderes de sus Grupos de Vida y en toda actividad de la iglesia, es una palabra que traerá milagros para tu vida. Mira a partir de hoy con esta expectativa todo lo que se predica en tu casa y te prometo que verás los mayores milagros de tu vida.

Igual con los de tu hogar, si tu esposo o tu esposa o alguno de tus hijos te da una palabra, cree en que el Señor va a ser milagros por la honra de creer en los de tu casa y romper este principio maligno de desperdiciar lo que sale de tu propia casa y de la gente que te es común.

 

VI         MINISTRACIÓN

La frase que identifica a este año 2020 en nuestra iglesia es: Mi presencia irá contigo y no te será común.

Honra al Señor conociendo su naturaleza dadora, que sus milagros sobrenaturales sean naturales en tu vida con él, honra a tus pastores y a tus líderes creyendo en la palabra que Dios nos da para tu vida.

Honra a los de tu casa en todo, pero en especial, cuando se trata de los que sirven al Señor y Dios les da su palabra. Hónralos creyendo y te aseguró que los milagros que nos has visto, los verás.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved