Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

La semana pasada hablamos de que al ser bautizados en el Espíritu Santo y llenos de su presencia, iniciamos una nueva relación con Él.

Aprendimos que al ser llenos de su Santo Espíritu experimentaremos, en primera persona, una poderosa transformación, y eso nos califica como testigos y nos da el poder de ir hablarle a la gente de Jesús y pasaremos a conquistar los propósitos generacionales que Dios nos ha dado y podremos recibir sus recompensas y no solo conformarnos con sus regalos.

Gloria a Dios por sus regalos, pero Él no quiere que te quedes en el desierto de sus regalos, sino que pases a conquistar la tierra de sus promesas y recompensas.

II       INTRODUCCIÓN

 

Pero la pregunta que sigue es ¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo? ¿Cómo podemos ser inundados de su presencia, de su amor y su poder? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Cómo ser llenos del Espíritu Santo.

 

III      EMPECEMOS POR DÓNDE ORAR

 

Si queremos aprender cómo ser llenos de la presencia del Espíritu Santo, debemos mirar y aprender de como lo hicieron los primeros discípulos de Jesús. Vayamos a la Biblia a descubrir primero dónde orar:

 

Hechos 1:12-1412Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. 13Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. 14Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.”

Una vez que Jesús ascendió a los cielos, ellos regresaron a Jerusalén a esperar por la promesa del Espíritu Santo, y se fueron a un aposento alto. Y todos ellos perseveraban en oración y ruego. Diez días después de la ascensión de Jesús entró un viento recio y fueron bautizados y llenos del Espíritu Santo.

 

La manera como ellos fueron llenos del Espíritu Santo fue en un aposento apartado y en oración.

 

Los discípulos habían sido enseñados por Jesús, y el aposento alto fue el momento de poner en práctica lo enseñado por Jesús:

 

Mateo 6:5-6 "5Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

También hemos enseñado que ser lleno del Espíritu Santo es una búsqueda diaria y no una llenura de un solo día, así que la búsqueda de ser llenos del Espíritu Santo es la oración diaria en un lugar apartado para ti y para él. Tú y Él a solas hablando, orando.

 

Ser llenos del Espíritu Santo hará toda la diferencia en tu vida cristiana, ni Jesús llevó a cabo los propósitos de Dios sin ser lleno del Espíritu Santo, cuanto menos nosotros, si queremos llevar a cabo los propósitos de Dios y no los nuestros.

 

IV      CÓMO ORAR EN BÚSQUEDA DE SER LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO

 

Entonces, ¿Dónde debemos orar? En un lugar apartado y cerrada la puerta.

Ahora pasemos a cómo orar.

El cómo orar lo tenemos en el Salmo 51, David le mostró a Dios en el verso once el verdadero anhelo de su corazón:

Salmo 51:1111 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.”

David no pidió que le dejara su palacio, su poder como rey, sus esposas o sus riquezas, David solo pidió que no le quitara su Santo Espíritu. Ese es el anhelo con el que debemos orar.

Pero antes de llegar a este momento, David entrego su pecado:

Salmo 51:3-53 Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. 4 Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. 5 He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.”

David reconoció su pecado antes de orar para pedir seguir siendo lleno del Espíritu Santo, eso debemos hacer tu y yo al entrar en el aposento para ser llenos cada día, debemos entregar nuestros corazones llenos de pecado, orar para ser limpiados y purificados y reconocer la misericordia de Dios sobre nosotros siempre. David empezó orando así:

Salmo 51:1-21 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.2 Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.”

Entonces, usted se mete a su aposento a solas, reconoce la misericordia de Dios sobre su vida y pide perdón por sus pecados, para ser limpiado y purificado y le muestra a Dios su anhelo por su Santo Espíritu, como lo hizo David.



V       QUÉ DECIRLE AL SEÑOR EN ORACIÓN PARA SER LLENOS

¿Qué debemos orar si queremos ser llenos de la presencia del Espíritu Santo?

Jesús nos enseñó como orar:

Mateo 6:7-117Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. 9Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Jesús enseñó a los discípulos a no usar vanas repeticiones, es decir, que no oráramos pidiendo lo mismo y lo mismo, porque nuestro Padre ya sabe de qué cosas tenemos necesidad antes de que le pidamos.

O sea, que lo de las vanas repeticiones se refiere a no estar pidiendo y pidiendo porque eso significaría que no confías en que tienes un Padre que todo lo sabe. Jesús enseñó a orar bajo el principio del reino de los cielos que es confiar plenamente en Dios como Padre.

Entonces, si no se trata de pedir, ¿Qué voy a orar? ¿de qué se trata el orar? Si la puerta está cerrada y están solos tú y el Padre, de lo que se trata es de tener una relación de intimidad con el Espíritu Santo. De hablarle de amado a amado. Adórelo. Los matrimonios no tienen intimidad para estarse pidiendo los pendientes  uno al otro, no es el momento de pedir para el gasto o recordar los compromisos de pago.

La intimidad es un momento para deleitarse el uno en el otro.

Salmo 37:4-54 Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. 5  Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.”

Si Jesús nos enseñó a tener intimidad con el Padre, no es para pedirle, es para deleitarse con su presencia.

Él Espíritu Santo se debe convertir en lo que más amas.

Él es el Santo Espíritu de Dios y a Él hay que amarlo más que a nadie.

Mateo 5:33Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.”

Un pobre en espíritu siempre necesita todos los días cubrir sus necesidades, no tiene ahorros de espíritu, todos los días se le acaba su provisión de espíritu. Un pobre clama por alimento, igual pobre de espíritu debe clamar por ser lleno de su presencia.

Cambia tu enfoque.

Cuando tú oras y te la pasas pidiendo y pidiendo estás enfocando en el problema, en lo que no tienes, pero cuando tu oras y te deleitas en Dios y su Santo Espíritu, estás enfocando en el que resuelve tus problemas.

 

VI      ¿CÓMO SABER QUE SOY LLENO DE LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU SANTO?

Una pregunta muy buena es y ¿Cómo voy a saber que soy lleno del Espíritu Santo? ¿que evidencia tendré? ¿Una lengua de fuego sobre mi cabeza cada que oro? ¿Temblar, reír, caer, llorar? No, esas pueden ser manifestaciones del Espíritu en una persona, pero no necesariamente implican estar lleno de su presencia.

Ser lleno de su presencia implica vivir así:

Gálatas 5:22-24(a)22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza;”

Aquí no habla de ninguna circunstancia externa, todo es interno, la gente a veces piensa que servir a Dios en una iglesia o dar una gran ofrenda son frutos del Espíritu, y no, esos no son frutos, esos son privilegios y oportunidades que Dios nos da y nosotros las aprovechamos, porque detrás de servir a Dios hay bendiciones exclusivas.

 

Pero el fruto de estar lleno del Espíritu Santo es actuar con amor, vivir con el gozo de la salvación como fuente de la alegría en tu vida, estar en paz en medio de toda circunstancia, tener paciencia con los tiempos, pensar bien de las personas, ser bueno con la gente, tener fe y vivir confiado en que Dios lo sabe todo y lo puede todo para ti, ser manso de corazón y tener dominio propio que es sinónimo de templanza.

 

Pablo lo enseñó de esta forma a Timoteo:

 

2ª Timoteo 1:5-75trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre  Eunice, y estoy seguro que en ti también. 6Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

Pablo le estaba diciendo Timoteo, no temas, vas a poder hacer el propósito generacional que hay en ti, como lo hubo en tus padres y abuelos, porque tienes el don del Espíritu Santo, ese Espíritu de amor, dominio propio y para no repetirle los otros siete elementos del fruto, los resume en poder, porque llenos del Espíritu Santo, daremos este fruto completo y ese es el poder que Jesús tenía para hacer milagros, sanidades, maravillas y señales.

 

VII     CONCLUSIÓN

 

Si quieres ser lleno del Espíritu Santo te aconsejo que te metas a solas en tu aposento todos los días, que ores en modo deleite y no en modo petición, el deleite le dice a Dios que confías en que Él ya sabe de lo que tienes necesidad, si vas a pedir algo, pide al Señor que el Espíritu Santo se convierta en el persona que más anhele tu corazón y serás transformado en una persona llena de amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre y dominio propio, y cuando eso haya pasado, todo lo que emprendas prosperará y verás suceder milagros, prodigios, maravillas y señales a tu alrededor.

     

VIII    MINISTRACIÓN

 

Ora en este momento y pide al Señor Jesús que te llene todos los días de su Espíritu Santo.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved