Predicaciones

Janeth Meza
Visto por: 66
I.             Mi Historia
 
A los 6 años Jesús entró en mi corazón y con los años ha puesto en mi corazón la pasión por hablar de Él y contar mis historias y lo que Él me ha enseñado en diferentes procesos de mi vida. Hay algo de lo que Él me ha estado hablando en los últimos 4 meses que mi corazón late por compartir.
 

En diciembre 2016 empecé a aplicar a varias universidades confiando en que Dios me iba a guiar a la indicada. En enero/febrero recibí las cartas de aceptación y empezó otro proceso de buscar becas, pero el más difícil era decidir a cuál irme. Yo quería que Dios me dijera así con voz audible a cuál para no equivocarme, y me daban nervios elegir la incorrecta. Un día un predicador vino a la iglesia y me dijo, “Janeth, Dios quiere que tú escojas, porque a donde tú escojas Él va contigo”. Elegí la universidad y Dios nos dio paz como familia de que esa era la correcta. Las becas necesarias llegaron como caídas del cielo. En agosto llegue a la universidad confiada de que Dios me iba a ayudar, de que yo iba a sacar buenas calificaciones y todo iba a ser perfecto, pero nunca imagine todo lo que Dios me podía enseñar en 4 meses.
 
Este semestre tuve una clase súper difícil que era Microeconomía, con un profesor un poco difícil. Pero yo decía que todo iba a estar bien, llego mi primer examen y la calificación que tuve no fue la mejor. Para el segundo examen me prepare muchísimo, fui a todas las tutorías, grupos de estudio, a la oficina de los asistentes, hice todo lo que pude para prepararme para el examen y sobre todo eso se lo entregué a Dios, le pedí que Él fuera el que me ayudara en el examen. Llego el día del examen y yo estaba súper emocionada, era la única loca sonriendo antes y durante el examen. Sentía una paz impresionante, salí de ahí y dije ahora si me saqué una súper calificación. Llego el día en donde el profesor iba a regresar calificaciones, tome mi examen, lo voltee, vi la calificación y no era nada de lo que yo tenía pensado. Durante ese día en la clase, me sentí frustrada, confundida, y en cuanto terminó la clase me metí al baño y me puse a llorar. Lloré y lloré y le decía a Dios que por qué, si yo me había preparado, si yo sentí su presencia conmigo durante el examen, si yo estaba lista no había sacado una buena calificación. Y cuando dejé de hablar sentí a Dios decirme “Y qué te preocupa?” y me llevo a reflexionar en porque es que los estudiantes de universidad se preocupan por sus calificaciones y dije “porque depende de la calificación que saquen en los exámenes será la calificación final y de eso depende el trabajo que van a tener en un futuro” y Dios me contestó, “entonces tu trabajo te lo da tus calificaciones o Yo?” y entendí que mi trabajo y mi futuro no están asegurados por las buenas o malas calificaciones que yo saque sino por el gran amor que mi Dios me tiene, por la confianza que yo tengo que mi Dios, mi Padre tiene el control de cada detalle de mi vida. Antes de salir a la siguiente clase escuché a Dios decirme “Tú haz tu mejor esfuerzo, que los resultados te los doy yo.”
 
Y de eso quiero hablar hoy, de las consecuencias que hay en tu vida cuando confías plenamente en la identidad que Dios te dio

 
II.          Aceptando Quienes Somos
 
Dios nos dejó bien claro en su Palabra quienes somos.  
 
Romanos 8:16-1816 El Espíritu mismo da juntamente testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
 
Eres hijo de Dios y tienes un propósito. No solamente eres hijo, sino heredero de lo que es de tu Padre, y tu Padre es Quien creó los cielos y la tierra. Tu Padre es dueño de todo. Tienes que adueñarte de esa identidad. Él ya nos la dio, solo falta que la aceptemos y nos la creamos. Él tiene perfecto cuidado de ti. Y hoy te quiere hacer la pregunta "de qué te preocupas?"
 
Algo que sé que Dios necesita de nosotros es que nos quitemos esa idea, especialmente como jóvenes, de que Dios nos ama de acuerdo a que tan bien nos portamos. En Romanos 8:39 dice que nada nos podrá separar del amor de Dios. Pero es tan común entre nosotros sentir a Dios lejos o sentir que Dios a ti no te ama porque te equivocaste muy feo en tu pasado. Pero déjame decirte algo, no hay Nada que te pueda alejar del amor de Dios. Ni lo que has hecho, oído o visto van a hacer que Dios te amé menos. Dios te sigue considerando su hijo(a). Es como con tus padres, nada de lo que hagas te hace más o menos hijo de ellos. As mismo es con Dios.
.
 
III.        Tenemos Propósito
 
Pero Dios no solamente te creó para decirte que te ama, dejar que pases por el mundo y ya. Él tiene un plan para tu vida. Nuestro Dios es un Dios que planea, ha planeado algo tan especial para la vida de cada uno de nosotros y su anhelo es que aprendamos a confiar en el plan que Él tiene.
 
Aunque te sientas la cosa más pequeñita o insignificante tienes un propósito. Ejemplo del Plancton. Son una pequeña cosa, pero forman parte de la creación de Dios y les dio un gran propósito. Ellos están en las profundidades del mar, y su función es subir hasta la superficie a recibir luz y vuelven a bajar hasta lo más profundo a producir el 90% del proceso de fotosíntesis en el mar y el 50% del oxígeno que tú y yo respiramos cada segundo. ¿Y sabes por qué el plancton produce el 50% del oxígeno que necesitamos? Porque fueron creados por Dios y Dios todo lo crea con propósito. Aun siendo pequeñitos y aun rodeados de depredadores ellos completan el propósito que Dios les dio
 
Así que no importa cuán pequeño o poca cosa te sientas, tienes un gran propósito y no hay nada que puedas hacer que Dios quite su propósito de tu vida. No hay nada, absolutamente nada que te pueda alejar del amor de Dios. Aunque te sientas rodeado de mil problemas u obstáculos Dios te ha dado un gran propósito porque eres hijo.
 
No importa en qué etapa de tu vida estés. Si estas en la etapa en donde tienes que ir al baño a llorar porque no sacaste la calificación que quieres o estas pegando de brincos porque conseguiste el trabajo de tus sueños TEN PAZ, Dios tiene un gran plan para tu vida. Pero necesita que confiemos en ese plan, que vivamos confiados en que Él ya lo tiene todo planeado, solo necesitamos confiar.

 
IV.        Caminando en la Fe de Hijos
 
Así como en mi examen, Dios quiere que entendamos que no es el resultado que vemos con nuestros ojos naturales, es lo que los ojos de nuestro Dios ven.
 
Todos los hombres y mujeres que han llevado a cabo el plan que Dios tenía para sus vidas necesitaron fe.
 
Ejemplo de Noé: el hizo su máximo esfuerzo natural y Dios le dio el resultado sobrenatural. Nunca antes había llovido de esa manera en la tierra. Pero Noé confió, dependió de Dios y sucedió lo que nunca antes, lo que ojo no había visto, ni oído había escuchado, ni había subido en corazón de hombre, fue lo que Dios hizo con Noé porque confió ciegamente en su Dios.
 
Hebreos 11 Es por la FE.Si vemos en cada uno de estos versículos todos empiezan con la misma frase “Por la fe.” Es la FE la que podrá hacer que los planes de Dios y tus sueños sean una realidad en tu vida.
 
Sé que hoy el corazón de Dios quiere que podamos caminar por la vida sin estresarnos ni un solo día, confiando en que El todo lo tiene arreglado. A nosotros nos toca hacer nuestro máximo esfuerzo y los resultados impresionantes nos los da El.
 
Esto fue lo que paso con Noé. Algo que el jamás se había imaginado que podía pasar pasó porque confió en su Dios.
 
Historia Rebecca
 
Cosas que nadie ha visto, ni oído, ni aun hemos pensado, son las que Dios tiene preparadas para esta generación y sé que está esperando a que sus hijos le digan “sí” y caminen en la autoridad que Él nos ha dado.
 
Efesios 3:2020 Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros,”
 
No se trata de cuan grandes cosas TÚ puedas hacer. Se trata de escuchar la voz de Dios y cuando sigas la voz de Dios lo único que vas a poder hacer son cosas grandes porque nuestro Dios es grande

 
V.           Camina confiado en tu identidad
 
Dios espera que sueñes sueños grandes. No te conformes, ni te desilusiones con lo que está pasando en tu vida en este momento. Dios ya te prometió que junto con su Hijo te va a dar TODAS las cosas porque ya eres heredero. No te va a hacer heredero mañana, Él te hizo heredero desde antes de que fundara este mundo.
 
No camines en miedo.
 
Cuando yo aplique a la universidad en la que hoy estoy, sabía que esa era la que mi corazón anhelaba más que cualquier otra, y sabía que era una buena universidad, pero no tenía idea de todo lo que Dios tenía planeado para mí en este primer semestre. Durante el tiempo de espera en lo que llegaban las cartas de aceptación y las becas que necesitaba, Dios me hizo estar en paz y nunca preocuparme por qué iba a ser de mi futuro y cada día El me aseguraba de que yo era Su hija. Y cuando llegue allá Dios me hizo saber que esa era mi tierra prometida y era gracias a El que hoy podía caminar en mi promesa de la universidad. Pero conforme el semestre pasaba y me pasaban cosas como las del examen de economía y llorar en el baño entendí que Dios no solamente quería que tuviera paz antes de entrar a mis sueños, sino que aun mientras camino en mis sueños vivir en completa paz de saber que todo lo que me pase está perfectamente calculado por el Dios en quien yo confío.
 
Dios quiere que entendamos eso. El ser hijos nos da el privilegio de vivir en una paz que no se entiende, que aun cuando las cosas no están saliendo como tu planeas puedas confiar que tu Dios tiene perfecto cuidado de ti. Y aun cuando logres tus metas y llegues a ese lugar que tienes pensado sigas caminando en la paz que solo tu Padre Dios te puede dar.
 
Camina confiado que en donde Dios te ha puesto vas a brillar y hacer cosas tan grandes que ni tú te imaginas hoy. Tu futuro es algo tan increíble porque viene del corazón de Dios si confías en la autoridad que tienes de hijo.
 

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved