Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada conocimos como manejar nuestras finanzas como ricos, nos enteramos de que, somos ricos, usted entró con mentalidad de pobre o de escasez y salió con la mente de alguien que se sabe rico en el reino de Dios.
En resumen, hemos enseñado que las riquezas deben ser un esclavo nuestro, que estén a nuestro servicio, pero no un Señor que nos de órdenes y menos que domine nuestros tiempos, nuestras emociones y por ende nuestra vida.
II          INTRODUCCIÓN
 
Así que, tengo claro que, ya habiendo ubicado a las riquezas en su lugar correcto, no debemos ignorarlas, sino debemos aprender a administrarlas.
           
No podemos ignorar al dinero porque la Biblia dice en Eclesiastés 12 que el dinero es un escudo. 
 
Eclesiastés 7:12 “12Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores.
Aquí está diciendo que el dinero te protegerá de muchas cosas, pero es mejor tener sabiduría, porque la sabiduría te hará tener dinero y una buena vida, pero el dinero no te dará sabiduría y el dinero sin sabiduría no te dará una buena vida.
 
Jesús enseñó en más de la mitad de sus parábolas acerca de cómo administrar las riquezas, sabiendo que las riquezas son una fuente de caos, cuando se tiene, la gente se puede llenar de avaricia y hasta pelear o matar por ellas, y cuando no se tiene, la gente se siente tan desprotegida que se estresa y aumentan los problemas.
 
Cuando en una familia escasean las finanzas aumenta el estrés y los problemas. La mayoría de los divorcios ocurren por asuntos de dinero y Jesús quiere tengamos una relación sana y saludable con el dinero, así que esta será una de las prédicas más espirituales que hayas escuchado, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Administrando mis riquezas.
 
 
III         TODO LO QUE TIENES PROVIENE DE DIOS
 
Hoy quiero compartirte cuatro principios para ser un mejor administrador del dinero.
El primer principio para administrar correctamente el dinero es saber que todo lo que tienes proviene de Dios.
 
Santiago 1:17 “17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces,”
Toda buena dádiva, todo lo que tenemos proviene de Dios. Mucha gente llega a decir: lo que tengo me lo he ganado a pulso, nadie me regaló nada, todo esto me ha costado, pero no debe ser así, debemos entender que todo lo que tenemos proviene de Dios.
 
Este es un principio muy sencillo, pero básico para tener una correcta relación con el dinero.
 
 
IV         APRENDER A VIVIR CON LA PROVISIÓN DE LA TEMPORADA
 
El segundo principio es aprender a vivir con la provisión de Dios para cada temporada.
 
La vida se vive por temporadas y en cada temporada hay una provisión y una manera diferentes de usar esa provisión.
 
No siempre nos va igual, hay temporada de solteros, temporada de estudi-hambres, temporada de soltero que trabaja, siempre le alcanza el dinero, temporada de recién casados, ya no le alcanza el dinero, temporada de pañales, temporada de mamuts adolescentes, temporada de 30 años de casados, temporada de retiro, etc.
 
Los empresarios saben que los negocios tienen temporadas, temporada de invertir, temporada de retirar utilidades, temporada de reinvertir utilidades, temporada de pérdidas y hasta temporada de vender la empresa e iniciar otra.
 
Salomón nos habló en Eclesiastés acerca de 28 temporadas diferentes: Tiempo de plantar, tiempo de arrancar lo plantado, tiempo reír y tiempo de llorar, tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse de abrazar, y nosotros queremos vivir como si la vida fuera una misma temporada y no es así.
 
Filipenses 4:12-13 “12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.  13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”
Pablo decía que sabía vivir según la temporada del dinero que tuviera, si tenía poco o escaso o si tenía mucho en abundancia.
 
¿Cómo saber si estás viviendo de acuerdo a la temporada?
 
Uno debe aprender a vivir con lo que tiene y la manera de saber si estás viviendo de acuerdo con la temporada es no tener deudas que te ahoguen.
 
Cuando la gente vive endeudada, lo que le está diciendo a Dios es que la provisión que le está enviando desde los cielos no es la correcta porque no le alcanza y necesita comprar más cosas de las que puede pagar.
 
Dios mandó el maná del día cuando el pueblo caminaba por el desierto, y le dijo que solo podía recoger lo de un día, solo el viernes podía recoger el doble para no hacerlo en sábado, pero los hizo aprender a vivir con la provisión del cielo. Nosotros no queremos vivir con la provisión del cielo, queremos vivir con la provisión de nuestros gustos.
 
Hay que distinguir en endeudarse por fe, porque emprendes un negocio que Dios te dijo, o por una necesidad básica, como endeudarse con el de la tienda, o endeudarse por atender los dientes de tus hijos o sus estudios y hacer mil malabares, a endeudarse porque quieres que tus hijos vistan la ropa de marca, tener el televisor más grande, tener todos los gadgets de moda o viajar a lugares exóticos, cuando no es temporada de abundancia.
 
Las deudas esclavizan.
 
(NVI) Proverbios 22:7 “Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.”
Vivir endeudado te hace esclavo de quien te prestó, el banco, las tiendas departamentales o peor, el agiotista.
Una economía que rebote implica ahorrar.
Debemos aprender a vivir con la provisión de la temporada y siempre es mejor ahorrar para cuando cambie la temporada.
 
(NVI) Proverbios 6:6-11 “¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría! No tiene quien la mande, ni quien la vigile ni gobierne; con todo, en el verano almacena provisiones y durante la cosecha recoge alimentos. Perezoso, ¿cuánto tiempo más seguirás acostado? ¿Cuándo despertarás de tu sueño? 10 Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos...11 ¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez como un hombre armado!
La palabra perezoso en el original significa una persona vacilante, negligente, lento para entender y lento para aprender, además de alguien literalmente flojo.   proverbio nos habla que, si somos flojos o lentos para aprender como manejar nuestras riquezas, y no aprendemos a vivir con la provisión de la temporada y a ahorrar en las buenas temporadas, la pobreza nos asaltará como bandido y la escasez como hombre armado.
 
V          HONRA A DIOS CON EL DIEZMO
 
El tercer principio es honrar a Dios con el diezmo.
 
(NVI) Proverbios 3:9-10 “     Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. 10 Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo.”
El diezmo es la primicia de cada mes. No se como pasa, pero si se que pasa cuando le das el diezmo al Señor: Dios promete que te hará sobreabundar en tus finanzas.
(NVI) Malaquías 3:10 “10 Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.”
 
Dios no tiene problemas en decir que su obra necesita del diezmo de su pueblo para que se lleve a cabo. Y a cambio de tu fe en Él y tu confianza en Él, Dios promete derramar bendiciones sobre ti hasta que te sobreabunden.
Los locos del diezmo.
Imagina a dos locos platicando acerca de cómo administran el dinero: El loco 1 le dice al loco 2 que para poder llegar de A hasta B necesita del 100% del dinero que gana. El loco 2 le dice al lo o 1, pues yo prefiero confiar en Dios y caminar de A hasta B con el 90% de lo que gano y darle el 10% a la obra de Dios. El loco 1 le dice al loco 2, estás loco, matemáticamente es imposible llegar de A hasta B con el 90%, porque matemáticamente se necesita el 100%. Pero el loco 2 le responde, probablemente tengas razón, pero yo prefiero incluir a Dios en mi camino de A hasta B, y darle a Él el 10% y caminar con el otro 90%, confiando en que Él no solo me hará llegar de A hasta B, sino que me hará extenderme hasta C, donde está lo sobrenatural, un lugar, mi querido loco 1, al que tú nunca llegarás, porque matemáticamente es imposible. Pero si yo involucro a Dios, él me promete hacerme caminar en la provisión sobre natural que es sobre abundante.
La abundancia está entre B y C, nunca entre A y B, ¿Me expliqué? ¿Cuál de los dos locos quieres ser tú? Al loco 1 le llamaremos “el loco matemático” y al loco 2 le llamaremos “el loco diezmado”, y tú ¿Cuál prefieres ser? Yo siempre he preferido ser el loco 2 y hemos podido caminar en lo sobrenatural de Dios.
El diezmo no es una obligación, es una oportunidad. Darle tus ofrendas y tus diezmos a la obra del Señor no es una obligación, es una hermosa oportunidad de que nuestras finanzas sean bien administradas.
 
VI         COMPARTE LO QUE TIENES CON SACRIFICIO
El cuarto y último principio para ser buenos administradores de las riquezas es compartir constantemente, con sacrificio, de lo que Dios nos da.
(NVI) Proverbios 28:7 “27 El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido.”
Quieres salir de esa situación de escasez, da de tu escasez. El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza.
(NVI) Proverbios 19:17 “17 Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones.”
No hay mejor “negocio” que prestarle dinero a Dios porque él lo pagará al treinta, sesenta y ciento por uno, esto es salir de la escasez y entrar en la abundancia.
(NTV) Mateo 13:8-9 "8pero otras semillas cayeron en tierra fértil, ¡y produjeron una cosecha que fue treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado! 9El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda."
Cree y confía que tus ofrendas, diezmos y ayuda a los más necesitados te producirán una cosecha 30, 60 y hasta 100 veces más de lo que hayas sembrado.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved