Dom, Sep 26, 2021
¿Maldecidos o bendecidos?
Jeremiah 17:5 por Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Cuando se aprende algo siempre hay fundamentos que necesitan establecerse para poder seguir adelante. En matemáticas, por ejemplo, se debe aprender la suma antes de pasar a aprender la multiplicación. En español, primero debemos aprender los sonidos de las letras y sílabas, antes de aprender a leer.

Serie: AÑO 2021 “Y RESPONDERÁ DIOS Y SERÁ AÑO DE RESTITUCIÓN

De manera similar, si queremos profundizar en la palabra de Dios, primero debemos establecernos en la verdad de que ahora estamos bajo el nuevo pacto de la gracia.

Así, toda revelación en la palabra de Dios se fundamenta en la revelación de la obra consumada de la cruz por nuestro Señor Jesús, y desde ahí, hoy Dios quiere asegurarse que entendemos la diferencia sustancial y precisa entre cómo ser personas bendecidas o maldecidas.

 

II          INTRODUCCIÓN

La Biblia explica de manera impresionantemente clara como puedes ser una persona maldecida, pero también explica, por si te interesa, como puedes ser una persona bendecida.

Así que vamos a la Biblia:

(NVI) Jeremías 17:5-8 “ Así dice el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor! Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien.  Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita.7Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.”

La maldición viene al hombre cuando pasan dos cosas: Cuando confía en otras personas y cuando confía en él mismo y en sus propias fuerzas, para tener éxito. Pero ¿Por qué esto maldice al hombre? Dice el final del verso 5, “porque han apartado su confianza del Señor para confiar en esfuerzos humanos”.

Por otro lado, el verso 7 dice que la bendición viene al hombre cuando confía en el Señor y pone su confianza en él y no en otros hombres ni en sus propias fuerzas para obtener el buen éxito.  

Esta es la manera más clara que tiene la Biblia para distinguir como una persona puede ser bendecida o maldecida.

En otras palabras, lo que está diciendo el profeta Jeremías es que el hombre se hace maldito cuando vive bajo la ley, creyendo que serán sus esfuerzos los que lo bendecirán o se hace bendito cuando vive bajo el nuevo pacto de la gracia, creyendo que es la obra consumada de Cristo en la cruz la que lo bendice.

Y tú, ¿qué tipo de persona quieres ser: ¿Maldecida o bendecida? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título la pregunta: ¿Maldecidos o bendecidos? Y no por el pecado.

 

III         LAS ÚNICAS DOS FORMAS DE VIVIR LA VIDA

Solo hay dos formas de vivir la vida: La primera es depender de nuestros esfuerzos, y esforzarnos y fatigarnos por el éxito, y la segunda es depender y confiar plenamente en el favor inmerecido del Señor.

Proverbios 10:22 “22 La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella.”

Dios nunca nos dará un éxito que nos cueste nuestro matrimonio, nuestra familia o nuestra salud.

El tipo de éxito que Dios brinda es completo, total y cubre todas las facetas de nuestra vida: Espíritu, alma y cuerpo.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Por eso la Escritura dice así:

(NVI) 3 Juan 1:2 “Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente.”

Tu prosperidad en todos tus asuntos y en la salud es un asunto espiritual. En la medida en que prosperas y creces espiritualmente, te irá bien en todo y tendrás salud.

Es decir, que tu prosperidad depende de lo que crees espiritualmente no de lo que haces físicamente. ¿Me sigue?

Por eso, cuando entiendes la obra consumada de Jesús en la cruz y recibes todo su amor, su gracia y su favor inmerecido, todo en tu vida comienza a prosperar y hasta tu salud es restaurada. ¿Cuantos lo creen? Escriba Amén.

 

IV         LA IMAGEN DE LA MALDICIÓN Y LA BENDICIÓN

El hombre maldecido.

Recordemos la imagen de un hombre maldecido que dice Jeremías:

(NVI) Jeremías 17:5-6 “Así dice el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza y aparta su corazón del Señor! Será como una zarza en el desierto: no se dará cuenta cuando llegue el bien.  Morará en la sequedad del desierto, en tierras de sal, donde nadie habita.”

La imagen que da Jeremías de una persona maldecida que cree en la ley y en los esfuerzos de hombre antes que, en la gracia y el favor inmerecido de Dios, es de una arbusto seco como una zarza, sola, como en el desierto, sufriendo las inclemencia del desierto, calor excesivo de día y frío bajo cero por las noches.

El desierto es una representación de las duras pruebas por las que pasa un hombre maldecido por sus creencias erróneas.

Pero, además, lo más grave es que no se dará cuenta cuando le llegue la bendición, dice: cuando le llegue el bien.

Ojo a esto, no es que al hombre que confía en sus propios esfuerzos para alcanzar el éxito no le sucedan cosas buenas, no, sí le suceden, lo trágico es que no las puede ver, esa es parte de su maldición.

No hace caso de advertencias, no sigue buenos consejos, se aleja de gente útil y se junta con gente que lo dañará, etc.

La ley nos maldice.

Que triste imagen, y todo por querer seguir confiando en enseñanzas basadas en una ley obsoleta y maldita, como dice el apóstol Pablo en el Libro de Gálatas:

(NVI) Gálatas 3:10-12 “ 10 Todos los que viven por las obras que demanda la ley están bajo maldición, porque está escrito: Maldito sea quien no practique fielmente todo lo que está escrito en el libro de la ley. 11 Ahora bien, es evidente que por la ley nadie es justificado delante de Dios, porque el justo vivirá por la fe. 12 La ley no se basa en la fe; por el contrario, quien practique estas cosas vivirá por ellas.”

Está más que claro, ¿cierto? Seguir confiando en las obras de lo que tengo que hacer o que dejar de hacer para alcanzar el éxito es entrar en la maldición de la ley, por eso el Señor nos ha estado insistiendo en cambiar nuestras creencias.

El hombre bendecido.

Ahora, recordemos la Imagen de un hombre bendecido según Jeremías:

(NVI) Jeremías 17:7-8 “7Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.”

Dice, bendito el hombre que confía en el Señor, en su favor inmerecido. No será como un arbusto seco en el desierto, sino será como un árbol plantado junto al agua que sus raíces están de continúo absorbiendo de esa agua y sus hojas estarán siempre verdes. En el otoño y en el invierno sus hojas seguirán verdes.

Y al revés que el hombre maldecido que no se dará cuenta cuando le llegue el bien, el hombre bendecido no teme que llegue el calor y en época de sequía no se angustia, no le preocupan los problemas que puedan venir y no se angustia porque sabe que Dios lo bendecirá con su favor inmerecido. ¿Amén?

Cristo nos rescató de la maldición.

Veamos cómo Cristo nos rescató de la maldición de la ley.

(NVI) Gálatas 3:13-14 “13 Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: Maldito todo el que es colgado de un madero. 14 Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa.”

Cristo, con su gracia consumada en la cruz, nos rescató de la ley y alcanzó para nosotros la bendición de Abraham y para que por la fe recibiéramos el Espíritu Santo. (La próxima semana te enseñaré cual es la bendición de Abraham).

 

V          IMAGEN DE UN HOMBRE PRÓSPERO

¿Cuál es para ti la imagen de un hombre prospero? ¿Un hombre que tiene mucho dinero en el banco, pero está enfermo o un hombre que no tenga tanto dinero en el banco pero que disfruta de una salud excelente?

La salud y la totalidad de tu cuerpo son parte de las bendiciones de Dios.

No debemos ocupar nuestra salud para ir tras las riquezas solo para después tener que utilizar nuestras riquezas para recuperar la salud.

Si en el trabajo o negocio estás sometido a un estrés terrible y a jornadas largas de trabajo, sentado o parado, eso te robará la salud. En cambio, el buen éxito del Señor te renueva tu salud.

Esfuerzo vs favor inmerecido.

Cuando dependes de tus esfuerzos puedes luchar por años y podrás alcanzar un cierto grado de éxito. Con el favor inmerecido del Señor, en un solo momento puedes experimentar bendiciones aceleradas y ascensos que años de esfuerzo y lucha nunca lograrían.

José era un pobre prisionero, pero en una reunión de menos de una hora con Faraón, fue ascendido a la posición más alta del imperio egipcio después del Faraón.

José estaba deprimido porque el copero, que había sido enviado a la cárcel con él, y a quien le había revelado un sueño que le aseguraba departe de Dios que volvería al lado de Faraón a ser su copero, se olvidó de él al salir, cuando le había prometido que le recordaría a Faraón que estaba allí en la cárcel por ya varios años.

En ese momento de depresión, Dios le reveló los sueños del Faraón y su significado y lo demás es historia, ¿me explico?

Si fuera por esfuerzo, José ya no habría tenido fuerzas propias ni siquiera para salir de la cárcel, mucho menos para alcanzar una posición cercana a Faraón, pero con la fe en el favor inmerecido de Dios, llegó hasta lo más alto.

 

VI         EL PECADO NO PROVOCA MALDICIÓN, LA LEY SÍ

La mayoría de la gente, creyentes y no creyentes cree que será maldecido cuando pequen, pero eso no es lo que dice la palabra, la palabra dice que el hombre será maldecido cuando crea en las obras que demanda la ley, no cuando pequen.

Cristo tuvo que morir en la cruz para redimirnos de la maldición de la ley, no de la maldición del pecado.

De modo que cuando fallas y pecas, la ley no te puede condenar porque estás perdonado y justificado por la obra consumada de Jesús en la cruz.

Por eso el pecado ya no es un problema para el hombre porque Jesús se hizo cargo del pecado con su sangre derramada en la cruz, la maldición viene cuando el hombre insiste en confiar en su propio esfuerzo.

Definición de hombre bendecido del rey David:

(NVI) Romanos 4:6-8 “David dice lo mismo cuando habla de la dicha de aquel a quien Dios le atribuye justicia sin la mediación de las obras: ¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados! ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta!”

¿Puedes ver la bendición de este hombre? La Biblia no dice que este hombre no peca, dice, que a pesar de que su pecado no le es tomado en cuenta, ni le implicará ningún castigo o maldición, porque ¡todos sus pecados fueron ya juzgados y castigados en el cuerpo de Cristo en la cruz!

Este sí que es un hombre bendecido ¿No cree?

El significado de pecado.

Ahora, ¿estamos diciendo que el que cree en la gracia puede pecar?

¡Claro que no!, Pero déjame primero explicar esto: En el Nuevo Testamento la palabra pecado es la palabra griega Hamartia que significa, básicamente: Errar el blanco.

Entonces la pregunta sería: ¿Los que creen en la gracia puede errar en el blanco con sus acciones? La respuesta es obvia, ¡claro que sí! Todos podemos errar en el blanco por nuestra condición humana, ¿ok?

Entonces, entendiendo el significado de la palabra pecado, este versículo quedaría así y lo podremos entender mejor: 

(NVI) Romanos 4:7-8 (Modificado)“¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones (en caso de errar el blanco) y se les cubren los pecados ¡Dichoso aquel cuyo pecado (por errar el blanco), el Señor no tomará en cuenta!”

Amén.

Ahora, al saber que el Señor no juzga ni condena tu pecado cuando yerras el blanco ¿deseas salir a pecar? ¡De ninguna manera! Su favor inmerecido te transforma, llena tu corazón de amor y agradecimiento a Él y de una manera sobrenatural ya no quieres pecar.

Estar mirando todo el tiempo el pecado de la gente o el tuyo, a través de los ojos de la ley, de lo que es bueno y malo, la Escritura dice eso es lo que le da poder al pecado y por eso se hace tan difícil para el hombre dejar de pecar, en cambio, cuando el hombre recibe la gracia y el favor inmerecido de que su pecado no le sea tomado en cuenta, ese amor derramado en la cruz pudre todo yugo de pecado y lo que llevaba años de lastimarte, de repente, va perdiendo fuerza hasta desaparecer de tu vida.

 

VII        MINISTRACIÓN

Así que si estás recibiendo esta palabra hoy: Te declaro, en el nombre de Cristo, un hombre, una mujer, un joven, bendecido, que eres un árbol fuerte, robusto, plantado junto a un río que expande sus raíces al agua, porque confía en el Señor y no temerás cuando venga el calor de las pruebas, no tendrás angustia en tiempos de sequía y tus hojas estarán verdes en todo tiempo y darás fruto también en todo tiempo.

¡Te encontrarás experimentando las circunstancias de ser una persona bendecida en todas las áreas de tu vida, por confiar en la gracia y el favor inmerecido de Dios por la obra consumada de Cristo en la cruz y no en tus esfuerzos!

Amén.