Dom, Ago 22, 2021
Irremediablemente bendecidos
Numbers 23:19 por Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Dios nos ha estado hablando de la importancia de poner en nuestra mente y nuestro corazón las creencias correctas acerca de su palabra.

Para esto necesitamos estar atentos y reconocer cuales creencias que tenemos almacenadas en nuestra mente son erróneas e incorrectas para quitarlas y por otro lado, conocer y entender su palabra para convertirla en las creencias correctas y verdaderas e instalarlas en nuestra mente y corazón.

Serie: AÑO 2021 “Y RESPONDERÁ DIOS Y SERÁ AÑO DE RESTITUCIÓN

Hoy Dios nos va a hablar, a través de su palabra, de una las creencias verdaderas y correctas más importantes que debemos tener y que, con toda seguridad, va a cambiar nuestra manera de ver la vida y por ende nuestro caminar cristiano.

 

II          INTRODUCCIÓN

(NTV) Gálatas 3:6-9 “Del mismo modo, Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe. Así que los verdaderos hijos de Abraham son los que ponen su fe en Dios. Es más, las Escrituras previeron este tiempo en el que Dios haría justos a sus ojos a los gentiles por causa de su fe. Dios anunció esa Buena Noticia a Abraham hace tiempo, cuando le dijo: Todas las naciones serán bendecidas por medio de ti. Así que todos los que ponen su fe en Cristo participan de la misma bendición que recibió Abraham por causa de su fe.”

¿Cuáles es esa misma bendición que recibió Abraham la que podemos recibir los que ponemos nuestra fe en Cristo? Que Dios nos considera justos, igual que consideró justo a Abraham, nos considera justos por fe, por creer en que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador.

Ahora, la palabra de Dios dice acerca de los justos:

Salmos 5:12 “ 12 Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Como con un escudo lo rodearás de tu favor.”

Aquí dice que los justos son bendecidos. Hay más de cincuenta Salmos y setenta Proverbios acerca de las diferentes bendiciones de los justos.

Debemos sabernos muy bendecidos en todo tiempo, no por nuestras obras, sino porque nuestra fe nos hace justos y Dios bendice sí o sí a sus justos y, escuche esto: No hay nada ni nadie que puedaquitarte o robarte las bendiciones que Dios ya ha establecido para los que se saben justos por la fe que es en Cristo Jesús, ¿Lo cree?

De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Irremediablemente bendecidos.

 

II       SE HA DADO LA ORDEN DE SOLO BENDECIRNOS

Vamos a conocer la historia de Balac y Balam para que nos quede bien sellado en el corazón que somos irremediablemente bendecidos.

Israel había vagado ya cuarenta años en el desierto y estaba listo para entrar a la Tierra prometida, pero debía pasar por Moab, que estaba al este del río Jordán, cuyo rey era un hombre llamado Balac.

Balac vio que el pueblo de Israel era grande y tuvo miedo y mandó a llamar a Balam, que era un hechicero, para que maldijera a Israel. Balam tenía buena fama de que a quien el maldecía era maldecido. 

Números 22:5-6 “5Por tanto, (Balac) envió mensajeros a Balaam hijo de Beor, en Petor, que está junto al río en la tierra de los hijos de su pueblo, para que lo llamasen, diciendo: Un pueblo ha salido de Egipto, y he aquí cubre la faz de la tierra, y habita delante de mí. 6Ven pues, ahora, te ruego, maldíceme este pueblo, porque es más fuerte que yo; quizá yo pueda herirlo y echarlo de la tierra; pues yo sé que el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito.”

Balam no servía a Dios pero si lo conocía, y Dios habló con Él:

Números 22:12, 18 y 20 “12Entonces dijo Dios a Balaam: No vayas con ellos, ni maldigas al pueblo, porque bendito es.18Y Balaam respondió y dijo a los siervos de Balac: Aunque Balac me diese su casa llena de plata y oro, no puedo traspasar la palabra de Jehová mi Dios para hacer cosa chica ni grande. 20Y vino Dios a Balaam de noche, y le dijo: Si vinieron para llamarte estos hombres, levántate y vete con ellos; pero harás lo que yo te diga.”

Dios cambió el plan con Balaam y ahora lo va a utilizar:

Primer intento de maldecir a Israel.

Balac subió a Balam a un monte alto para que pudiera mirar al pueblo de Israel desde arriba y pudiera maldecirlo por completo. Esto fue lo que pasó:

(NVI) Números 23:5-11 “Entonces el Señor puso su palabra en boca de Balán, y le dijo: —Vuelve adonde está Balac, y repítele lo que te voy a decir. Balán regresó y encontró a Balac de pie, al lado de su holocausto, en compañía de todos los jefes de Moab. Y Balán pronunció su oráculo: De Aram, de las montañas de Oriente, me trajo Balac, el rey de Moab. Ven —me dijo—, maldice por mí a Jacob; ven, deséale el mal a Israel. ¿Pero cómo podré echar maldiciones sobre quien Dios no ha maldecido? ¿Cómo podré desearle el mal a quien el Señor no se lo desea? Desde la cima de las peñas lo veo; desde las colinas lo contemplo: es un pueblo que vive apartado, que no se cuenta entre las naciones. 10 ¿Quién puede calcular la descendencia de Jacob, tan numerosa como el polvo, o contar siquiera la cuarta parte de Israel? ¡Sea mi muerte como la del justo! ¡Sea mi fin semejante al suyo! 11 Entonces Balac le reclamó a Balán: —¿Qué me has hecho? Te traje para que lanzaras una maldición sobre mis enemigos, ¡y resulta que no has hecho más que bendecirlos!”

El hechicero Balam no pudo maldecir a Israel (Jacob) porque Dios ya lo había bendecido.

Cuando Dios bendice, grábatelo bien en tu corazón, no hay hechicero, ni brujo, ni fetiche, ni genealogía, ni ADN, ni tu pasado, ni tu circunstancia, ni nada, ni nadie que te pueda quitar, robar, limitar, minimizar, y ni siquiera retrasar, tu bendición, nada, nadie, ni tu suegra siquiera para que me entiendas (jaja). ¿Alguien está creyendo esta poderosa palabra de Dios? ¡Aleluya! 

Segundo intento de maldecir a Israel.

Pero Balac siguió en el intento de maldecir a Israel:

Números 23:13,16, 18-20 “13Y dijo Balac: Te ruego que vengas conmigo a otro lugar desde el cual los veas; solamente los más cercanos verás, y no los verás todos; y desde allí me los maldecirás. 16Y Jehová salió al encuentro de Balaam, y puso palabra en su boca, y le dijo: Vuelve a Balac, y dile así. 18Entonces él tomó su parábola, y dijo: Balac, levántate y oye; Escucha mis palabras, hijo de Zipor: 19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? 20 He aquí, he recibido orden de bendecir; El dio bendición, y no podré revocarla.” 

 ¿Te queda claro? Lo que Dios bendijo, ni el mismo diablo puede revocarlo ¿Amén?

Mira lo que sigue diciendo el hechicero Balaam de parte de Dios:

Números 23:21-23 y 25-26 “21 No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel. Jehová su Dios está con él, Y júbilo de rey en él. 22 Dios los ha sacado de Egipto; Tiene fuerzas como de búfalo. 23 Porque contra Jacob no hay agüero, Ni adivinación contra Israel. Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ¡Lo que ha hecho Dios! 25Entonces Balac dijo a Balaam: Ya que no lo maldices, tampoco lo bendigas. 26Balaam respondió y dijo a Balac: ¿No te he dicho que todo lo que Jehová me diga, eso tengo que hacer?

Así dirán de ti: ¡Lo que ha hecho Dios contigo!

 

IV         LO QUE TODO EL QUE QUIERA HACERTE MAL MIRARÁ

Tercer intento de maldecir a Israel.

Así que el rey Balac sigue en su intento y por tercera vez sube hasta lo más alto de un monte a Balaam para que desde arriba maldiga al pueblo de Dios, y esto es lo que pasó:

Números 24:1-8 y 10 “1Cuando vio Balaam que parecía bien a Jehová que él bendijese a Israel, no fue, como la primera y segunda vez, en busca de agüero, sino que puso su rostro hacia el desierto; 2y alzando sus ojos, vio a Israel alojado por sus tribus; y el Espíritu de Dios vino sobre él. 3Entonces tomó su parábola, y dijo: Dijo Balaam hijo de Beor, Y dijo el varón de ojos abiertos;4 Dijo el que oyó los dichos de Dios, El que vio la visión del Omnipotente; Caído, pero abiertos los ojos: 5 ¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob, Tus habitaciones, oh Israel! 6 Como arroyos están extendidas, Como huertos junto al río, Como áloes plantados por Jehová, Como cedros junto a las aguas.7 De sus manos destilarán aguas, Y su descendencia será en muchas aguas; Enaltecerá su rey más que Agag, Y su reino será engrandecido. 10Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam, y batiendo sus manos le dijo: Para maldecir a mis enemigos te he llamado, y he aquí los has bendecido ya tres veces.

Balaam subió a la parte más alta y confirmó por tercera vez que el pueblo de Dios está irremediablemente Bendecido, nada ni nadie puede maldecirlo porque Dios ya lo ha declarado:  ¡I R R E M E D I A B L E M E N T E   B E N D E C I D O!

 

Lo que vio Balaam de las tiendas de Israel.

 

¿Quieres saber que vio Balaam desde las alturas para que no le quedara ninguna duda que el pueblo de Dios es un pueblo siempre bendecido y nunca maldecido?

El Libro de Números 2, del verso 1 al 32, nos dice como debían acampar las doce tribus de Israel. Dios no deja nada al azar y no los dejó acomodarse como quisieran, sino que los acomodó y eso fue lo que vio Balaam, como estaban acomodadas las doce tribus de Israel alrededor del tabernáculo de reunión.

 

 

Esto es lo que vio Balaam desde la cima de la montaña, vio la cruz, y claro que ni él ni el rey Balac sabían lo que esa cruz significaba, ni las doce tribus sabían como los había acomodado Dios, pero nosotros sí sabemos, y sabemos que la Cruz es la razón por la que somos irremediablemente bendecidos, irrenunciablemente bendecidos, irrevocablemente bendecidos.

A la derecha del tabernáculo había tres tribus con el 26% del total de hombres que salieron de Egipto (Recuerde que sólo se contaba a los hombres, sin contar mujeres y niños), a la izquierda un 25% (prácticamente igual que a la derecha), arriba un 18% y abajo, al este, al oriente un 31% del total. Esas cantidades de personas asentadas alrededor del tabernáculo formaban una cruz.

Y esa cruz fue la que vio Balaam que lo hizo darse cuenta que el pueblo de Dios estaba irremediablemente bendecido.

 

V          LA RAZÓN DE NUESTRA BENDICIÓN PERMANENTE

El Arca de la Alianza, el Arca del Pacto.

Ellos acamparon en forma de cruz al rededor del Tabernáculo. Usted sabe que en el tabernáculo, al igual que en el Templo, había tres espacios principales, el Atrio de los sacerdotes, el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Y usted sabe que en Lugar Santísimo estaba el Arca del Pacto, el Arca de la Alianza, que representaba la presencia de Dios, ¿Cierto?

Quiero enseñarle algo acerca del Arca que le sorprenderá seguramente.

Sabemos que el Arca era una especie de caja rectangular hecha de madera de acacia forrada de oro puro por dentro y por fuera. Y arriba en el propiciatorio tenía dos querubines, uno frente a otro, y adentro contenía tres cosas: La vara de Aarón, las Tablas de los diez mandamientos, representando a la Ley y una olla conteniendo algo del maná que cayó del cielo y los alimentó.

El Arca se veía algo similar a esto:

 

 

Ahí se ve el Arca forrada de oro puro, las varas de madera cubiertas de oro para cargarla y no tocarla, que fue lo que le pasó a Uza y al tocarla murió, las tablas de los diez mandamientos, la vara de Aarón reverdecida y una olla con el maná.

Pero quiero que vea lo qué pasa si el Arca se abriera y se desdoblara:

 

Esto es lo que se ve con el Arca del Pacto si la desdoblamos y la miramos desde arriba: ¡Exacto, la Cruz! Y esta es también la verdadera razón de porque somos irremediablemente bendecidos y protegidos.

Balaam se lo dijo a Balac, volvamos a la Biblia:

Números 23:21 “ 21 No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel. Jehová su Dios está con él, Y júbilo de rey en él.”

No dice que no tenemos pecado, dice que Dios no lo ve, y ¿Por qué? Porque la sangre de Jesús derramada en la obra consumada de la cruz no lo deja ver nuestro pecado ni nuestra iniquidad, por eso también es que somos irremediablemente protegidos y bendecidos.

 

VI      EL PRIMER DÍA EN EL CIELO

Si ya entendimos que somos muy bendecidos y que nada ni nadie puede evitar eso porque Dios ya lo dispuso así para su pueblo que entienda como opera su amor y su gracia derramada en la cruz, qué le parece si nos comportamos como bendecidos todo el tiempo.

Qué le parece, para empezar, si dejamos de perder el tiempo pensando en todo lo que aún no tenemos y comenzamos a disfrutar lo que sí tenemos.

Hemos dejado de admirar y agradecer las pequeñas cosas que si tenemos, que dormimos bajo un techo que nos mantiene calientitos, en una cama o colchón que nos evita dormir en el suelo, que abrimos los ojos cada mañana, que podemos bañarnos, tener agua corriente, una escuela donde estudiar, a donde mandar a nuestros hijos, comida todos los días, puede ser todo esto sencillo, sin lujos, pero lo tenemos cuando muchos no lo tienen.

En el mundo existen 2,500 millones de personas en extrema pobreza que viven con menos del equivalente a 2,000 pesos al mes y 3,500 millones viven con menos de 3,500 pesos al mes.

Dejemos de quejarnos y comencemos a vivir conforme a esta verdad: que somos irreversible e irremediablemente bendecidos.

#AbrazaMásYQuéjateMenos.

En la semana me topé con un video de una jovencita de unos trece años que concursaba en un programa de concursos que se llama America´s Got Talent, y empezó a cantar y la gente se puso de pie de lo bien que cantaba, la audiencia estaba sorprendida que de esa pequeña jovencita saliera esa hermosa voz, y cuando terminó y le dieron los votos los jueces, tocaron el botón dorado que es el más alto galardón camino a la gran final del concurso, y me impresionó que se puso a llorar de la emoción y salió corriendo a buscar a su papá que estaba, literalmente, tras bambalinas.

El padre vino a su encuentro y ella se le colgó literalmente del cuello y los dos lloraban de la emoción.

Y el Espíritu Santo me llevó a pensar que cuando tenemos una gran emoción de celebración tendemos a abrazar con mucho sentimiento a algún ser querido que sea parte de esa emoción o que comparta nuestra emoción, ¿cierto?

Y lo mismo pasa con las emociones tristes, cuando algo nos produce dolor o tristeza, de igual manera, buscamos abrazar con mucho sentimiento a alguien que sea parte de esa emoción o que sabemos que comparte con nosotros esa emoción.

Y enseguida el Espíritu Santo me recordó esa pintura que sirvió de imagen para este mensaje:

 

        

Esta pintura o dibujo se llama: El primer día en el cielo, su autor es desconocido, pero quien sea que haya sido quien la pintó o dibujó, logró captar muy bien lo que será nuestro primer día en el cielo cuando Dios nos llame a su presencia ¿No les parece?

En la pintura se ve a esta niña corriendo a abrazar a Jesús al saberse en la eternidad, pero Dios ponía en mí dos pensamientos acerca de esto:

1.- El primero, que me encantaría que alguien pintara esta misma escena pero desde el otro ángulo, el de la cara de Jesús, seguro estoy que tendría una expresión aun mayor de emoción que la que tiene la niña.

¿Por qué lo sé? Me lo dice Jesús en el padre del hijo pródigo:

(TLA) Lucas 15:20 “20 Entonces regresó a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre corrió hacia él lleno de amor, y lo recibió con abrazos y besos.”

2.- El segundo, que el primer día en el cielo o en la eternidad no es cuando mueres, es cuando recibes a Jesús como tu Señor y Salvador. El primer día en el cielo es cuando naces de nuevo, porque Jesús vino a unir los cielos y la tierra.

Por eso Jesús nos enseñó a orar el Padre Nuestro:

Mateo 6:10 “10Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.”

Su reino vino sobre nosotros y su amor y su gracia nos rodearon y es por eso que su voluntad se hace en nuestras vidas en la tierra, de la misma forma que en los cielo, porque cielo y tierra quedaron unidos.

Tu vida eterna comienza cuando naces de nuevo y no morirás, sino vivirás, dice su palabra.

 

VII     MINISTRACIÓN

Así que hoy quiero dejarte un desafió: Si entiendes que eres un bendecido irremediable y que tú ya estás viviendo el cielo en la tierra, te invito a vivir con la emoción de este cuadro llamado el primer día en el cielo.


Abraza con esa emoción a Jesús y déjate abrazar por Jesús, pon en tu mente este mismo cuadro pero desde el otro ángulo y mira como Jesús se deleita en ti y te llena de amor, de besos y abrazos.

Salmos 3:8 “8 La salvación es de Jehová; Sobre tu pueblo sea tu bendición.”

Comportémonos como bendecidos.

Por qué no empezamos a comportarnos como irremediablemente bendecidos y abrazamos más a Jesús como en la pintura desde ahora y no esperas a morir y comienzas a vivir en plenitud por su gracia y su presencia.

Y si esto es real para ti, si este mensaje es una verdad absoluta por qué no comenzamos por abrazar más así a nuestros seres queridos de esta manera, te desafío en el Señor a que abraces más a tu esposa o esposo, a tus hijos y a tus padres de esta manera, en vez de quejarte por lo que no tienes o por lo que no te dan, si entiendes y crees que Jesús ya te lo ha dado todo y eres IRREMEDIABLEMENTE BENDECIDO.

Te invito a que ahí donde estás mirando este mensaje, te pongas de pie y si estás con algún ser querido a tu lado o algunos de tus seres queridos están contigo, los abraces, se abracen mientras me permiten orar por ustedes.

Zacarías 3:9(a) “9Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué; sobre esta única piedra hay siete ojos; he aquí yo grabaré su escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado de la tierra en un día.”

Esto es su gracia y su amor sobre nosotros. Él prometió quitar el pecado en un día, y ese día es este. Quitará el pecado de tus ojos para que puedas ver como sobreabunda su gracia.

Malaquías 4:6(a) “6El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres,”

Esto sigue siendo gracia mis amados.

Abrace fuerte a su ser amado y si estás solo o no hay un ser amado al que quisieras abrazar contigo hoy, cierra los ojos y piensa en él o ella y Dios abrirá las puertas para que a partir de hoy lo puedas abrazar como en la pintura, por el único motivo de que tú ya vives el cielo en la tierra por el amor y la gracia de Jesús.

Mientras escuchas esta canción, cierra tus ojos (Suena Solo me imagino y después en instrumental), y siéntete como lo que eres: Un hijo de Dios Irremediablemente bendecido.

Amén.