Dom, May 01, 2011
Grande es tu Fe
por Luis David Meza
UNOS SANAN OTROS SE MARAVILLAN Esta predicación se llama: Grande es tu fe. Y está diseñada para ayudar a tu fe para que recibas tu milagro. Lucas 11:14 “14 Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló.”
{rokbox title=| Mi boca me Bendecira |} images/servicios/2011/grande_es_tu_fe.jpg{/rokbox}
Orar por milagros es comer un dulce de doble sabor. Un sabor dulce cuando uno escucha que alguien sanó, que alguien fue libre de algún azote como el alcoholismo o la drogadicción, cuando alguien está creyendo por su sanidad, que tienen una batalla contra la enfermedad y cuando le llegan los dolores le hablan al dolor y lo reprenden declarando su Sanidad, y saber que esa fe la ha ganado porque aquí se ora y se cree en los milagros. Ese es un dulce sabor, y ni decir del dulcísimo sabor que tiene la fe en que Jesús lo hará de nuevo. Y uno ora y tiene visiones de que veremos cantidad de hombres y mujeres sanos y dice uno ¿Cuándo será eso Señor?
Pero amargo cuando alguien aún no ha sido sanado. Hemos visto niños que todavía no sanan, aunque Dios nos ha estado hablando de que los veremos sanos alabando a Dios. Cuando vemos gente que sigue esperando su milagro. ¿Me explico este doble sabor?  
Hemos tenido aquí milagros de sanidad sorprendentes, además estamos obligados a seguir orando por milagros pues tenemos profecía por todos lados que habrá milagros en esta iglesia de tal manera que vendrán extranjeros a buscarlos. La iglesia será conocida por los milagros que aquí sucederán, Dios nos ha dicho que nos dará lugar entre los que aquí están por los milagros que vendrán en este lugar.

Nos lo dijo Dios en la Biblia, que al que creyere le seguirían estas señales, en su nombre echaríamos fuera demonios y pondríamos las manos sobre los enfermos y sanarían. Nos lo han dicho profetas, aún antes de que fuéramos pastores. Nos los ha dicho el Señor estando en Guatemala, en una reunión con un siervo que Dios usa maravillosamente para sanidades, que es el pastor Cash Luna. Nos lo dijeron profetas cuando impusieron sus manos en nosotros cuando regresamos a Xalapa para establecer el Modelo de Jesús para la iglesia.  Nos los ha confirmado el Señor, un día mientras dormía la siesta, me dijo levántate y mira, estaban orando porque la gente recibiera la unción de milagros, y me hacía saber: yo te daré esa unción de milagros. Nos escriben profetas para decirnos lo que Dios les está hablando de nosotros, que hay una unción de milagros, que viene un toque divino de Dios sobre nosotros que nos llenará de esa unción de milagros.

Y yo lo creo y por eso oramos por milagros todo el tiempo, y tú no te puedes perder ese día, porque ese día puede ser hoy. Y tú vas a recibir tu milagro. ¿Amén?

Todo es para su gloria y su honra. Él lo va a hacer de nuevo. El va a volver a hacer sanidades.

Si Dios no te sana hoy, Dios te sana mañana, pero nunca jamás, salgas frustrado porque no recibiste tu milagro, si eso pasa, entonces maravíllate porque otros recibieron y estarás más cerca de tu milagro. Mire a veces uno no es sano un día de milagros como hoy, pero debe salir uno maravillado. ¿Correcto?
Vs.15 “15 Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios.”

Otro grupo de personas no se maravillaron, sino buscaron juzgar a Jesús. No vaya usted a ser de este grupo. No entendían cómo funcionaba y se dedicaron a juzgar. El poder de Dios divide.  Algunos les gusta mucho que oremos por milagros y a otros no tanto. El poder de Dios divide a los que creen y esperan de los incrédulos que sólo piensan.
 
NO SE COMO FUNCIONA

No sé cómo funciona esto de los milagros del Señor. Pero no necesito saber cómo funciona. De la misma manera que no sé cómo funciona un avión, una turbina, como se sostiene en el aire, pero me subo y voy y vengo. No se siquiera si el piloto sabe lo que tiene que hacer, pero creo y me subo. Usted no sabe cómo funciona su horno de microondas pero lo usa. Así son los milagros no trate de entenderlos, solo crea en ellos y los verá. El milagro se recibe porque uno cree que Dios es poderoso para hacerlo.

No sé cómo funciona que un tumor canceroso se vaya y una diabetes se vaya, y unas varices se vayan, Dios es el creador del cuerpo, y el sanador del mismo.

Unos decían son maravillas y otros está endemoniado.
Unos decían que palabras tan llenas de gracia y otros decían lo hace por Belcebú
No sé como mi cuerpo en la resurrección de los muertos de las cenizas y del polvo se va aa volver a formar, no sé, pero creo en la resurrección de los muertos.

TU FE PUEDE CRECER EN SEGUNDOS

Mateo 15:21-28 “21Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. 22Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. 23Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. 24El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! 26Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. 27Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.”

            La fe no le decreció sino la fe le aumentó. Jesús pensaba, está mejor que cuando no le contesté, y mejor que cuando le dije que no, que no era su tiempo. Y pasó el último escalón, cuando le dijo no está bien tomar de los milagros que son para los hijos y dárselo a los que no son hijos. No está bien tomar de los milagros que son para los que oran todos los días y dárselos a los que no oran ni un día a la semana., pero todo eso eran obstáculos para probar su fe.

            Tú crees que los obstáculos solo vienen del hombre o del diablo, pero muchas veces los obstáculos te los pone Dios para que tu fe crezca.
            Y cuando esta mujer pasó la tercera prueba, le dijo: oh mujer grande es tu fe. Hágase contigo como quieres, en ese momento pudo aprovechar para pedir no sólo que la sanara, sino también quiero que le des un buen marido, un siervo tuyo, que la provee, dale hijos, porque quiero nietos, es más uno de los que anda contigo, a ese quiero para esposo de mi hija. ¿Me estoy explicando?

Si Dios no te ha hecho tu milagro y tú sigues insistiendo en el, teniendo cada vez mayor fe. Hoy es el día en que Dios te puede decir, hágase como tú quieres, y aprovecha a pedir tu milagro y todo lo que anhelas. Tu fe puede estar creciendo con respecto a la fe con la que llegaste esta mañana.

LOS MILAGROS SON PARA TODOS

Lucas 7:1-3 “1Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. 2Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. 3Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo.”

            Dios quiere hacer milagros no importando su religión, su fe, su nacionalidad, no importa si usted es salvo o todavía no, Dios quiere hacer milagros porque él es misericordioso y Jesús murió en la cruz y su sangre fue derramada por todos nosotros y por su llaga fuimos nosotros curados.

Gálatas 3.2 “2Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?”
 
TODOS DIGNOS DE UN MILAGRO

Lucas 7:3-9 “3Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. 4Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; 5porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. 6Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo; 7por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. 8Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. 9Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. 10Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

Jesús nunca dijo que el centurión no era digno. Lo que si dice la palabra es que él no se sentía digno. Por eso envió a los Judíos, ellos si creían que era digno de ese milagro, y después el envió a sus amigos a decir que no entrara a su casa porque no era digno.

Si alguna mujer de las que está hoy aquí tiene un problema de matriz y quiere un milagro, pero un día en el pasado abortó un bebé, ¿será digna o no? Jesús dice que si es digna, pero la mujer puede no sentirse digna de ese milagro.

Los sentimiento nos pueden engañar y robarnos nuestros milagros, a Jesús no le importa hoy que pecados cometiste en el pasado, o que religión tengas, ÉL te viene a decir hoy que si estás aquí es porque eres digno de un milagro, que él murió por ti en la cruz al igual que lo hizo por mi o por la persona más santa de este planeta.

Muchas veces la culpa te impide que no puedas recibir tu milagro, porque la culpa te acusa todo el tiempo, pero la sangre de Jesús hoy va a hacer un “doble play”, quitará tu pecado y te dará tu milagro. Amén.
 
MILAGROS SIN EVIDENCIA INMEDIATA

Juan 4:46-53 “46Vino, pues, Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo. 47Este, cuando oyó que Jesús había llegado de Judea a Galilea, vino a él y le rogó que descendiese y sanase a su hijo, que estaba a punto de morir. 48Entonces Jesús le dijo: Si no viereis señales y prodigios, no creeréis. 49El oficial del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera. 50Jesús le dijo: Ve, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue. 51Cuando ya él descendía, sus siervos salieron a recibirle, y le dieron nuevas, diciendo: Tu hijo vive. 52Entonces él les preguntó a qué hora había comenzado a estar mejor. Y le dijeron: Ayer a las siete le dejó la fiebre. 53El padre entonces entendió que aquella era la hora en que Jesús le había dicho: Tu hijo vive; y creyó él con toda su casa.”

Hay enfermedades silenciosas y escondidas a la vista, pero tú si la conoces bien porque la sufres, una diabetes, hipertensión, migraña, etc. Es decir, en este momento no se te ve la enfermedad, pero tú sabes que hasta el día de hoy ahí está.

            Jesús puede venir hoy a encontrarse contigo y decirte, confía, ve tu enfermedad se ha ido y tendrás que irte creyendo que si Él te lo dijo, mañana a esta hora o pasado o los días que te haya dicho, se hará evidente en tu vida.
            Los milagros al momento son muy impactantes pero no podemos despreciar los que se hacen en el camino o los que la evidencia vendrá uno o algunos días más adelante. Mantente creyendo.
 
Comience a creer por su milagro.