Predicaciones

Últimos sermones de este predicador

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada aprendimos que el mejor fruto que podemos comer son los frutos que provee el Espíritu Santo, entre ellos está la fe.
Dios nos sirvió un platón lleno de fe para entender, cuando menos, cinco cosas o cinco conceptos:
1) Que no se trata de pedir más fe, sino de usar la fe que ya te dio,
2) que a todos nos ha dado la misma medida de fe, pero no todos la usamos como la usa el grano de mostaza.
3) Que para usar la fe debemos hablarles a las cosas que nos estorban y ordenarle que se desarraiguen de nuestras vidas,
4) que no podemos ir por la vida pidiendo lo que nuestras emociones o nuestras ganas quieran, sino que debemos tener una relación tal con el Espíritu Santo que nos permita saber lo que ya Dios nos ha concedido y entonces estar listos para pedirlo y Dios lo hará.
5) Que para darle victorias a su pueblo, Dios siempre les ha pedido hacer “locuras” que manifiesten una plena confianza en Él


¿Recuerda? A Moisés le pidió que le hablara a la peña para que saliera agua, a Josué le pidió que rodeará los muros y les gritaran para que se cayeran, a Gedeón lo mandó con trescientos soldados a pelear contra un ejército de ciento treinta y cinco mil soldados madianitas, sin armas, con unas antorchas, teteras y trompetas, a Abraham le pidió que saliera de su tierra de comodidad y de su parentela, pero no le dijo a donde lo llevaría, y a David lo llamó al campo de batalla a pelear contra un guerrero experimentado de casi tres metros, cubierto con armadura, con solo una piedra y una honda.
Pareciera que Dios creo ese meme que dice: “De todas maneras te van a criticar, haz esa “locura” que yo te mando."
Luis David Meza

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada hablamos de que Dios anhela en su corazón que sus hijos demos buenos frutos. Y comprendimos que para poder dar buenos frutos debemos oír y, sobre todo, entender la palabra de Dios para poderla poner por obra.
Aprendimos que la savia que nos puede hacer dar buenos frutos es un verdadero arrepentimiento, y eso comienza con el entendimiento de lo que significa arrepentirse y bautizarse, que es estar bien claros de lo que es nuestra condición y que nos merecemos el infierno, pero gracias al sacrificio de Cristo por nosotros es que podemos arrepentirnos y estar en condiciones de accesar a la vida eterna y en la tierra tener una nueva vida.
Por eso si has entendido del sacrificio de Cristo lo que sigue es bautizarte.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
Hemos hablado en las últimas semanas de como derrotar a 4 de nuestros peores enemigos íntimos: El temor, la confusión, la amargura y el rechazo.
Estuvimos mirando hacia adentro, pero hoy vamos a volver a mirar hacia adelante

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
Hemos hablado de como vencer al temor, la confusión y la amargura, pues si no los vencemos, ellos son capaces de apartarte de lograr los propósitos de Dios en tu vida y en la de tus generaciones.

Luis David Meza

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

Las últimas dos semanas hemos hablamos de como derrotar a dos adversarios que pretenden no dejarnos avanzar hacia el logro de los propósitos de Dios en nuestras vidas y en las de nuestras generaciones: Uno de ellos fue el temor, que es un sentimiento que esclaviza y el segundo fue la confusión, que pretende hacernos perder la confianza en Dios para que tomemos malas decisiones y desviar nuestros caminos.

Luis David Meza

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

Nosotros anhelamos en nuestro corazón que cada uno de ustedes cumpla el propósito de Dios en sus vidas y que nada los detenga y la semana pasada compartimos como el temor puede ser una emoción, que si no se aprende a manejar, puede esclavizar a la gente y no dejarla avanzar hacia sus propósitos.

Aprendimos que el temor es fe, pero negativa u oscura, pero funciona como la fe, si crees que te va a pasar lo bueno eso vendrá, y si crees que te va a pasar lo que temes, eso te pasará.

Job 3:25 " 25 Porque el temor que me espantaba me ha venido, Y me ha acontecido lo que yo temía."

Luis David Meza

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

En las últimas semanas hemos hablado acerca de la gracia y hemos entendido que nuestra salvación y los dones o habilidades que tenemos los hemos recibido por su gracia. Es un regalo que no nos merecemos, pero Dios en su inmenso amor y gracia por nosotros, nos los ha dado para ponerlos al servicio de Él y de la gente.

Aprendimos que debemos esforzarnos en utilizar nuestros dones, que no porque sean un regalo los podemos desperdiciar, al contrario, es porque valoramos y agradecemos su gracia que los ponemos al servicio de su iglesia y de la gente a donde quiera que vayamos.

Por último, quiero recordar que podemos y debemos crecer en la gracia, que, si ponemos nuestros dones, talentos y recursos para bendecir al prójimo, el Padre nos dará aún más de lo que damos, por eso dice la Escritura que más bienaventurado es dar que recibir.

Luis David Meza

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

La semana pasada continuamos nuestro viaje al centro del corazón de Dios y viajamos al centro de la gracia para entender que la gracia es un regalo inmerecido, no hicimos nada para ganarla y además no somos merecedores de ella.

Entendimos que la gracia nació en la cruz, por el sacrificio de nuestro Señor Jesús. Ahí se derramó la gracia para todos nosotros.

El apóstol Pablo nos enseñó cómo debemos manejar la gracia:

1ª Corintios 15:10 “10Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.

Aprendimos que todo lo que tenemos y lo que somos es por su gracia y para que esa gracia no sea en vano, debemos poner a trabajar todos nuestros dones y habilidades para Dios.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
En los últimos mensajes podemos decir que hemos explorado el centro del corazón de Dios.
Y vino a mi mente esa novela de Julio Verne “Viaje al centro de la tierra”, donde un grupo de personas encontraron una entrada en una montaña que los llevó al centro de la tierra y ahí descubrieron cosas maravillosas, plantas exóticas, animales de la prehistoria, un océano entero, etc.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved